iProfesional

Cuál es la condición del FMI para acelerar el "crawling peg" sin una devaluación abrupta, como quieren Guzmán y Pesce

Martín Guzmán y Miguel Pesce quieren evitar un salto devaluatorio abrupto a toda costa. ¿Podrán lograrlo más allá de las exigencias del FMI?
Por Claudio Zlotnik
06/12/2021 - 09,29hs
Cuál es la condición del FMI para acelerar el "crawling peg" sin una devaluación abrupta, como quieren Guzmán y Pesce

Se sabe: Martín Guzmán y Miguel Pesce quieren evitar un salto devaluatorio abrupto a toda costa. El ministro y el presidente del Banco Central reconocen que ese escenario sería muy complicado de sobrellevar, en la Argentina con una inflación por encima del 50% anual y un índice de pobreza arriba del 40%.

¿Y entonces? La propuesta de ambos funcionarios para salir del atraso cambiario de los últimos meses, y así ya lo admitió el propio jefe del BCRA en público, sería a través de una aceleración del "crawling peg", las minidevaluaciones diarias que aplica la autoridad monetaria.

Guzmán confió a su equipo de colaboradores que la fórmula sería con una actualización cambiaria que vaya en línea con la inflación mensual, ahora en torno al 3%. "No se va a recuperar la apreciación de este año", dice el titular del Palacio de Hacienda.

Todavía no está dicha la última palabra entre el Gobierno y el FMI, con una negociación técnica que se retomará hoy mismo en Washington entre ambos equipos técnicos.

Para el Fondo, la única manera de aplicar esa estrategia sería si, en simultáneo, el Gobierno aplica una suba de la tasa de interés, algo que hasta ahora vino resistiendo para no lesionar la actividad económica.

Y, también, para no empeorar "la bola de Leliq", que se agrandaría notablemente en caso de subir el costo del dinero.

Martín Guzmán y Miguel Pesce quieren evitar un salto devaluatorio abrupto a toda costa
Martín Guzmán y Miguel Pesce quieren evitar un salto devaluatorio abrupto a toda costa

Los detalles

La consultora Equilibra -que dirige el economista Martín Rapetti- le puso números a ese costo. En su último reporte semanal para clientes, la consultora dice: "Un incremento de sólo un punto porcentual de la tasa anual que paga el Central implica, según el stock actual, el pago adicional de $50.000 millones en concepto de intereses. Llevar la tasa ponderada hasta 50% anual implicaría una suba de más de seis puntos de estas tasas, con un costo cuasi-fiscal adicional de $300.000 millones".

En el informe, no obstante, Equilibra sostiene que la estrategia para acompañar una aceleración del "crawling" sería con una suba de la tasa.

"Para ser exitosa, esta estrategia requiere de una suba de la tasa de interés por dos motivos: si la tasa de interés activa es menor al ritmo de depreciación del tipo de cambio, a los agentes económicos les conviene endeudarse en pesos para posponer exportaciones y/o adelantar importaciones, comportamiento que agudiza la escasez de divisas en el mercado oficial; una tasa de interés pasiva que se ubique por encima de las expectativas de devaluación incentivaría la demanda de pesos".

Luego concluye: "Para que los bancos puedan ofrecer mayores tasas por las colocaciones en pesos de los ahorristas, deben recibir un mayor interés por sus tenencias de letras".

Por su parte, el último informe de la consultora PxQ, del economista Emmanuel Álvarez Agis, le pone reparos a esa estrategia.

Cuál es la condición del FMI para acelerar el
Cuál es la condición del FMI para acelerar el "crawling peg" sin una devaluación abrupta

"El acuerdo en sí mismo no es suficiente para que se incremente la demanda de pesos de igual manera que un incremento en la tasa de interés no constituirá una solución per se, dada la baja elasticidad-tasa de interés de la demanda de pesos (baja, pero no nula, cabe destacar)".

De todas formas, Álvarez Agis le da chances de éxito a esta estrategia a condición de que sea coordinada con un plan creíble con el Fondo. Lo plantea así: 

"Si la suba de la tasa de interés se da en conjunto con un acuerdo con el FMI que se perciba como sostenible y que no frene la recuperación de la actividad económica, esto podría apalancar aún más la demanda de pesos y contribuir a la reducción de los pasivos remunerados. El costo potencial por mayor carga de intereses se vería compensado por la estabilización de las variables macro".

En las próximas semanas quedará en claro la implementación de la nueva estrategia.

Mientras tanto, el riesgo es otro: que los exportadores dejen de liquidar sus divisas en la ventanilla del BCRA, a la espera de que la cotización del dólar comience a despegar.