"El que apuesta al dólar pierde": ¿por qué este año se cumple aquella antigua profecía?

Para muchos argentinos, comprar dólares en el mercado marginal es una práctica habitual que se asocia a la idea que nunca se va a perder dinero
Por Ruben Ramallo
14/12/2021 - 18,40hs
"El que apuesta al dólar pierde": ¿por qué este año se cumple aquella antigua profecía?

El día hábil previo a las elecciones legislativas el dólar blue tocó los $206,50 y nadie se aventuraba a pronosticar como evolucionaría su cotización en el corto plazo, más aun ante la incertidumbre de deparaba el resultado de las urnas.

Cabe recordar que en las semanas anteriores el blue había acumulado una suba del orden del 12%, pues partió de un piso de 186 pesos.

Pero una vez conocido el veredicto de las urnas, el precio mostró cierto relajamiento, pues se estabilizó unos 5 pesos por debajo, a $201 por unidad, prácticamente hasta la primera semana de diciembre.

A partir de ese momento ingresó en una especie de tobogán que lo llevó a cotizar en la actualidad alrededor de los $196.

A simple vista, con esta cotización estarían enfrentando un quebranto quienes estarían dispuestos a vender al tipo de cambio comprador, es decir a $191,50 por unidad, si compraron entre septiembre y octubre de este año.

Evolución del precio del dólar blue hasta fin de noviembre de este año.
Evolución del precio comprador del dólar blue hasta la actualidad.

Pero si se introduce el ajuste por inflación la cuestión cambia radicalmente, pues todos aquellos que compraron dólares blue desde marzo del año pasado a la actualidad, salvo quienes lo hicieron en igual mes de este año, van perdiendo plata en diferentes magnitudes.

Sin duda que la peor parte la llevan quienes lo hicieron allá por la tercera semana de octubre del año pasado, cuando el precio tocó por ese entonces su máximo histórico cuando cotizó a $195. Si el objetivo fuera recuperar el dinero invertido, uno deberá armarse de paciencia, pues el blue debería subir nada menos que un 63 por ciento, pues el precio actualizado por inflación supera los 311 pesos.

El dólar blue no fue negocio este año: ¿por qué?
El dólar blue no fue negocio este año: ¿por qué?

Si bien este es un caso excepcional por la magnitud de la pérdida, para el resto de los meses el resultado también se tiñe de rojo, con un promedio que es del orden del 10 por ciento. En este contexto, la peor parte la llevan quienes compraron entre julio y diciembre de 2020, pues la media de la pérdida es del 20%.

En cuanto a los resultados de este año, salvo para los compradores de marzo, que pueden lucir orgullosos una ganancia del 3%, para los meses siguientes los resultados también fueron marcadamente negativos, pues las caídas van del 3,6% en julio al 7,7% en octubre pasado.

El precio del blue, ajustado en relación a la inflación.
El precio del blue, ajustado en relación a la inflación.

En definitiva, por primera vez en muchos años se cumplió la promesa de aquel ministro de Economía, que a principios de los 80 afirmó que "el que apuesta al dólar pierde".

Dólar blue vs. Plazo fijo

Una vez conocidos estos resultados, podría plantearse como le hubiera ido al ahorrista que en vez de comprar dólares en el mercado marginal hubiera invertido su capital en un plazo fijo en pesos.

Pese a que las tasas de interés que pagan los bancos por este tipo de depósitos son marcadamente inferiores a la variación mensual de los precios minoristas, con esta opción se hubiese obtenido una rentabilidad que según el caso hubiese permitido comprar una cantidad de dólares en la actualidad mayor a la que se podría haber hecho en cada momento.

Así por ejemplo, para el segundo semestre del año pasado y a excepción de octubre, esta alternativa arrojaría una ganancia del orden del 12% al 15%, mientras que en el caso extremo de octubre ese porcentaje se acercaría al 50 por ciento.

En cuanto al año 2021, salvo el período febrero-mayo, los plazos fijos arrojaron una ganancia en dólares que va del 1 a más del 5 por ciento.

Los motivos del sube y baja

Explicar la suba del blue es mucho más sencilla que la baja. Puede mencionarse el bajo stock de reservas del Banco Central, la incertidumbre pre electoral, las idas y venidas en relación al acuerdo con el FMI, etc.

Pero tratar de encontrar los motivos que impulsen la baja del precio es más complejo. En primer lugar, se puede mencionar la clásica estacionalidad de diciembre, ante la necesidad de las empresas de contar con pesos para enfrentar los pagos propios del mes como el medio aguinaldo, adelanto de vacaciones, etc. y también de las personas, en vísperas de la temporada estival.

A ello se suma la demanda de pesos por parte del campo para enfrentar sus pagos en el inicio de la nueva campaña agrícola.

Otro motivo no menor es que la demanda encontró un techo, pues en los meses anteriores se registró una sobredolarización, a través de los diferentes segmentos del mercado cambiario.

"Durante estos años de elecciones, el que pudo se llenó de dólares. Pero pasadas las legislativas, el mundo siguió. Ahora tienen que pagar cosas y para eso venden dólares, lo que ayuda a bajar al blue", explicó Camilo Tiscornia, de C&T Asesores Económicos.

Temas relacionados