Sin Presupuesto: cómo afectará el traspié del Gobierno a la negociación con el FMI, según economistas

Tras el rechazo en el Congreso al proyecto de ley de Presupuesto 2022, analistas anticipan cuáles pueden ser la consecuencias en la relación con el Fondo
Por Mariano Jaimovich
18/12/2021 - 06,20hs
Sin Presupuesto: cómo afectará el traspié del Gobierno a la negociación con el FMI, según economistas

El rechazo en el Congreso al proyecto de ley de Presupuesto 2022 deja una serie de secuelas para el Gobierno, no sólo porque es un tema central para conocer cómo se va a administrar el país el año que viene, sino que también impacta desde lo político, debido a que exhibe una marcada debilidad del oficialismo.

Esto es algo que también puede repercutir en otro de los temas claves a los que debe apuntar la actual gestión, que es intentar realizar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional para renegociar la deuda que debe cancelar Argentina en los próximos años. De hecho, en lo inmediato, de enero a marzo, se tienen que pagar alrededor de u$s3.000 millones.

De hecho, se sostiene que, bajo este escenario, la negociación con el FMI será "más difícil" en el corto plazo.

Esto se desprende del último informe que acaba de publicar la consultora económica LCG, cuyo fundador es Martín Lousteau.

Respecto al rechazo del proyecto de Presupuesto este viernes en el Congreso, afirma que "tenía muchas falencias", resaltando que la discusión pasó, principalmente, por la pauta inflacionaria del 33% para 2022 y las fuentes de financiamiento de la brecha fiscal.

"Supuestos irrealistas que invalidaban todas las partidas que, además, eran inconsistentes con las proyecciones macroeconómicas generales", sentencian estos economistas.

Y agregan: "Si bien es relevante, desde un punto de vista económico, estar a menos de 10 días hábiles de empezar el ejercicio sin el presupuesto, es más importante el impacto político. Con esto, finalmente, se materializaron las dificultades del oficialismo para gobernar sin mayorías en las cámaras".

En especial, este hecho lo traslada a la perspectiva de que el mismo Congreso será el encargado de aprobar el acuerdo con el FMI.

El revés que tuvo el oficialismo en el Congreso, puede dificultar un acuerdo con el FMI en el corto plazo.
El revés que tuvo el oficialismo en el Congreso puede dificultar un acuerdo con el FMI en el corto plazo.

Por lo tanto, desde LCG consideran que si fue "imposible" de negociar una ley (por el presupuesto) para un solo año, un proyecto que involucre varios años de compromiso "será imposible".

"Así, la negociación con el FMI queda cada vez más difícil de ser resuelta en el corto plazo. Más aún si se suman las declaraciones de Gerry Rice (vocero del FMI), acerca de la necesidad de seguir profundizando el intercambio entre el país y el organismo", detallan desde la consultora cuyo director ejecutivo es el economista Guido Lorenzo.

Es decir, la conclusión es que ahora no se sabe el estado de situación de la negociación, pero, por los hechos sucedidos, todo parece que no terminará pronto.

"El FMI no va a ceder tan fácilmente a aceptar un programa que pueda poner en riesgo la estabilidad económica y política de Argentina", advierten desde LCG.

Por eso, opina que si la evaluación que efectúa el FMI se ubica entre firmar un acuerdo para que Argentina no ingrese en default o no firmar, a la espera de armar un plan sostenible, "lo más probable es que prime lo último".

"Hoy al FMI le sale más caro el costo reputacional de mostrar un nuevo fracaso con el país, que los casi u$s3.000 millones que Argentina debe pagarle en marzo", enfatizan los economistas de esta consultora.

De hecho, el propio ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó que el revés en el Congreso "afecta las negociaciones" con el Fondo.

Temas de fondo

De acuerdo a la visión de LCG, la discusión del presupuesto parece ser la primera de muchas peleas que se darán en el Congreso, y "empieza a mostrar que los próximos dos años de gobierno del oficialismo se pueden transformar en un calvario para la coalición gobernante".

Al respecto, detalla que la falta de diálogo y la vocación sobre el final de la jornada por parte de oficialismo (Máximo Kirchner) y oposición, "empieza a hacer perder esperanzas sobre la idea original de un gobierno peronista dialoguista de Alberto Fernández, uno de los principales atractivos del dispositivo electoral que ganó en 2019".

Y acota: "El Gobierno, además, sigue empecinado en mostrar victorias pírricas: una inflación (engañosa) del 2,5% en noviembre, una actividad que crecería doble dígito, pero con pobreza, indigencia, desempleo y precariedad que no entusiasman a nadie".

Esto, finalizan los economistas, en medio del "clima de desencanto", donde el Presidente está con un discurso "alejado de la realidad", ya en una situación donde Cristina Fernández, supuestamente, le dio el "visto bueno" para que avance con la gestión.

"De la economía de la no planificación a la promesa de planes quinquenales muestran las pocas convicciones del ejecutivo, la falta de una mirada estratégica y, de a poco, desnudan el mayor de los temores del peronismo: perder la presidencia en 2023. Falta mucho dicen los analistas políticos, pero lo importante es la tendencia", concluyen desde LCG.

El escenario para el 2022 se torna complicado sin un presupuesto acorde a las proyecciones reales y a la necesidad de acordar con el FMI para no entrar en default.
El escenario para el 2022 se torna complicado sin un presupuesto acorde a las proyecciones reales y a la necesidad de acordar con el FMI para no entrar en default.

Para agregar que, en este clima, cualquier aspiración a que este gobierno reelija son "falsas esperanzas".

Es decir, sostienen los analistas que en lugar de que se empiece a ver un proceso de ajuste y diálogo para encontrar consensos, se está optando por el "saraseo y la dilatación en el tiempo" de las definiciones importantes para el futuro cercano del país.

Por lo que finaliza que el "fracaso de la política empieza a ser cada vez más visible".

"Si bien el surgimiento de nuevas figuras y el rebalanceo de poder a favor de la UCR son novedades, no logran revertir un humor social apagado. Algo que no puede generar expectativas sólidas sobre un destino próspero en los próximos lustros. Basta con ver los precios de los activos argentinos para notar esa falta de confianza", concluyen los economistas de LCG.

Temas relacionados