Precio del dólar 2022: experto advierte que ya "no hay margen" para que pierda contra la inflación

El economista Roberto Geretto, portfolio manager de Fundcorp, realizó un análisis sobre qué puede pasar con el dólar e inflación para todo 2022. Escenarios
Por Mariano Jaimovich
11/01/2022 - 06,31hs
Precio del dólar 2022: experto advierte que ya "no hay margen" para que pierda contra la inflación

La elevada inflación y el precio del dólar planchado, en un contexto electoral, caracterizaron al año pasado. Por eso los desafíos para este 2022 son varios, y los analistas apuntan a esclarecer qué puede pasar en los próximos meses.

Al respecto, iProfesional consultó al economista Roberto Geretto, portfolio manager de Fundcorp, para conocer cuáles son sus proyecciones en materia de actividad, precio del dólar e inflación.

"Más allá de hacer un balance del año que pasó, explicando el porqué de las diferencias que hubo respecto a las estimaciones iniciales, intento trazar algunas proyecciones para el año que está comenzando", introduce a este medio el experto.

Nivel de actividad

Sin dudas, la primera y positiva sorpresa para el 2022 fue el nivel de actividad alentador con el que cerró el año pasado.

Después de un muy malo 2020, con una caída del PBI de casi 10%, el rebote en el 2021 estuvo cerrando en torno a dicha cifra también, por lo que se recuperó casi todo lo perdido por la pandemia, incluida la cuarentena estricta.

Varios factores contribuyeron a obtener un cierre de año mejor a lo esperado, como el fin de la cuarentena que recuperó la normalidad económica y el atraso del tipo de cambio oficial, que permitió expandir la economía en el corto plazo.

"Para el 2022, las proyecciones iniciales indican una expansión del PBI del 2,5%, donde casi todo se explicará por el arrastre estadístico que deja el 2021. Mucho dependerá del acuerdo con el FMI y la reconfiguración macro que esto implique", indica Geretto.

Los factores al alza para que se registre más actividad son "la confianza" que el acuerdo con el Fondo pueda traer, y el precio de la soja, el cual a finales de diciembre llegó a u$s500 la tonelada.

En tanto, para la baja de esta perspectiva, principalmente, puede tenerse en cuenta una mala cosecha, un salto del tipo de cambio oficial e inflación.

"Una suba de tasas afectaría, pero en menor medida que las otras variables, dado el bajo apalancamiento de la economía local y tamaño del sistema financiero", completa este analista.

El precio del dólar, según economistas, subiría durante 2022 por encima de la inflación.
El precio del dólar, según economistas, subiría durante 2022 por encima de la inflación, porque el año pasado estuvo contenido.

Dólar

El dólar fue otro elemento "sorpresa" para los analistas durante el año pasado, ya que la variación que tuvo el tipo de cambio oficial de 22% en dicho período fue una cifra menor a la esperada.

En ello contribuyó la histórica liquidación de divisas del sector agroexportador, las cuales llegaron a los u$s33 mil millones en el año. También ayudó la relativa austeridad del fisco en el primer semestre, y la distribución de DEGs por parte del FMI, que ayudó a pagar los vencimientos de deuda.

"A futuro, se podría decir que el salto del dólar que esperaba el mercado para el verano 2021 se trasladó para el 2022. Principalmente, una brecha en torno al 100% ejerce una permanente presión en el mercado de cambios oficial, donde también la alta inflación y monetización del déficit son factores adicionales que influyen", afirma Geretto.

Además, acota que un acuerdo con el FMI que implique una meta de acumulación de reservas, posiblemente, podría implicar un dólar oficial "algo más atractivo" para los exportadores.

Es que el atraso acumulado en el 2021 llevó a que el tipo de cambio real multilateral esté en el "mismo nivel que el que tenía Macri cuando salió del cepo, que está en línea con el promedio histórico post-convertibilidad, aunque ahora hay más desequilibrios", agrega este economista.

"De mínima, el 2022 es muy probable que comience con un mayor crawling (deslizamiento) del dólar oficial, donde el cepo se irá ajustando de manera endógena en función a la evolución del mercado de cambios y de cuánto el Banco Central compre o venda en el mercado", detalla Geretto.

Igual opina que, en el "punta a punta" de 2022, "no hay mayor margen" para que pierda con la inflación y se siga atrasando el tipo de cambio.

En la práctica, el analista sostiene que un acuerdo con el FMI es "muy probable que restringa" esta especie de cepo variable que hay en la plaza, pasando el ajuste a ser más por precio de dólar que por cantidad (cepo).

Los precios de la economía tienen más posibilidades se aumentar más que el año pasado.
Los precios de la economía tienen más posibilidades se aumentar en 2020 más que el año pasado, por la inercia inflacionaria..

Inflación

La inflación del 2021 se calcula que fue algo más del 50%. Un nivel que, para la deteriorada macroeconomía local, "es un mal tan necesario como inevitable", sostiene Geretto.

"Es un mal porque, sin duda, perjudica toda planificación a largo plazo, pone un techo al nivel de actividad dificultando inversiones y licuando el salario real", describe.

De igual manera, también es necesario porque una alta inflación "licúa todos los pasivos monetarios" del Banco Central y los no indexados del Tesoro, por lo que, de otra manera, serían una "bola de nieve". A la vez, mejora la recaudación del fisco.

Y, finalmente, acota que es "inevitable" estos niveles de precios por la alta inercia inflacionaria local, el alto nivel de monetización del déficit y la alta brecha cambiaria, donde varios valores se fijan a dólar libre.

"Para el 2022, el escenario dista de ser mejor, donde el 50% anual de inflación se considera un ´piso´, teniendo en cuanta que el nivel del 2021 se logró a costa de tarifas casi congeladas y un tipo de cambio oficial viajando la mayor parte del año al 1% mensual. Ambos hechos insostenibles en un mediano plazo. Y todo lo anterior es sin contemplar un salto discreto del dólar oficial, lo cual haría que la inflación sea mayor", resume Geretto.

En cuanto a las posibilidades de que sea más baja la inflación, esta "sorpresa positiva" podría venir del lado de una menor monetización del déficit, junto con tasas reales positivas. Y, además, un acuerdo con el FMI que traiga confianza, y así una mayor demanda de dinero.

"Considerando todos los factores, hay muchas probabilidades de ajustar el 50% al alza que a la baja", concluye Geretto.