Más artículos

Ayuno intermitente: advierten que podría aumentar el riesgo de diabetes

Ayuno intermitente: advierten que podría aumentar el riesgo de diabetes
El ayuno intermitente es un plan de alimentación que intercala períodos donde no se ingiere ningún tipo de alimentos y períodos donde se puede comer
Por iProfesional
27.04.2020 14.47hs Health & Tech

Los planes de alimentación que existen actualmente son muchos. De acuerdo a los objetivos y a las necesidades de cada persona se puede elegir el que mejor se adapte a ellas, incluso se puede modificar la misma dieta para distintos individuos. Si bien la cantidad de información que se encuentra disponible es mucha, es necesario hacer hincapié en la importancia de la ayuda profesional. Esto significa que cualquier cambio en la dieta se debe realizar de la mano de un especialista en nutrición, que indique cuál es la mejor opción en cada caso, según las características de cada persona. En este sentido, se desaconseja hacer modificaciones o cambios en la alimentación -sobre todo cuando son significativos- a partir de información que se ha leído o que se conoce por un amigo, familiar o compañero de gimnasio.

El ayuno intermitente es una de las dietas de las que se habla actualmente y que ha crecido mucho en popularidad. Precisamente, se trata de un plan de alimentación que se rige por ciclos de ayuno y ciclos donde se puede comer. Si bien se suele acompañar de comidas saludables y con una gran cantidad de nutrientes, no está asociado a qué se come sino a cómo se come. Es decir que es una dieta "permisiva" en relación a la calidad de los alimentos y restrictiva en relación a los tiempos en que se ingieren esos alimentos.

La preparación de las comidas puede ayudar a cumplir el ayuno intermitente
La preparación de las comidas puede ayudar a cumplir el ayuno intermitente

Distintos tipos de ayuno

No todos los planes de alimentación de ayuno intermitente son iguales. Hay distintos tipos y se suelen aplicar de acuerdo a las necesidades de la persona.

El método 16/8

Se conoce como el método "Leangains"; permite comer durante 8 horas y se debe ayunar durante las otras 16, entre las que se cuentan las horas de sueño. Al comenzar el día la persona debe ayunar hasta cumplir las 16 horas y luego puede comer normalmente durante las siguientes 8.

Dieta 5:2

La idea de este plan es que durante dos días a la semana se reduzca la ingesta de calorías a un máximo de 500-600 calorías al día; esos días no tienen que ser consecutivos, deben estar separados entre sí. Durante los otros cinco días de la semana se puede comer todo lo que se desee.

El ayuno intermitente no restringe qué comidas se pueden ingerir
El ayuno intermitente no restringe qué comidas se pueden ingerir

Comer, parar, comer

Este tipo de ayuno intermitente alterna días de ayuno con días de comer. Comes lo que quieras durante 24 horas y luego te tomas un descanso total de comida el día siguiente. Tienes que repetir este patrón una o dos veces a la semana. Las bebidas sin calorías (como el café solo, el té sin azúcar, etc.) están permitidas.

¿Cómo afecta al cuerpo?

El ayuno intermitente hace mucho más que solo restringir la ingesta de calorías. Tiene un impacto en todo el funcionamiento del organismo, sobre todo cuando se sostiene en el tiempo y se le da tiempo al cuerpo de generar un nuevo hábito de ingesta de comidas. Estos son los cambios que se producen a partir del ayuno intermitente

El ayuno intermitente mejora la sensibilidad a la insulina, sobre todo en combinación con ejercicio. Esto es muy importante para la gente que tiene problemas de peso porque los niveles de insulina bajos se relacionan con una mejor quema de grasa.

Lo contrario es la resistencia a la insulina. Algunos estudios han demostrado que un aumento de peso puede interferir con la capacidad de la insulina de reducir los niveles de azúcar en sangre, resultando en más insulina. Así se favorece el almacenamiento de grasa.

La secreción de la hormona del crecimiento aumenta, acelerando la síntesis de proteína y haciendo que la grasa esté disponible como fuente de energía. Esto quiere decir, en pocas palabras, que se quema grasa y se construye músculo más rápidamente. Por eso la hormona del crecimiento se toma en grandes cantidades en el culturismo como agente dopante.

Además, según los estudios, el ayuno activa la autofagia, que elimina células dañadas, contribuye a la reparación y ayuda al proceso de regeneración del cuerpo.

¿Cualquier persona puede hacer ayuno intermitente?

Tal como se mencionó anteriormente, siempre que se quiera modificar el plan de alimentación que se lleva se debe hacer una consulta con un profesional de la nutrición. Será el especialista quien pueda determinar si la persona es apta o no para llevar un plan de ayuno intermitente, dado que cada cuerpo puede tener condiciones particulares que se lo permitan o no.

Sin embargo, hay grupos de personas a las que se les desaconseja seguir este modelo, por las características que tiene, casi todas ellas asociadas a patologías de base. Quienes padecen diabetes u otro tipo de trastorno metabólico, quienes tienen enfermedades cardiovasculares o algunos tipos de cáncer, no deberían implementar este hábito en su vida.

El ayuno intermitente no es para cualquiera
El ayuno intermitente no es para cualquiera

A su vez, no es un plan apropiado para niños, mujeres embarazadas o en período de lactancia, personas de edad avanzada o quienes tengan antecedentes de trastornos de la conducta alimentaria.

¿Puede tener efectos negativos en el cuerpo?

Si bien se dice que son muchos los efectos positivos que puede tener el ayuno intermitente, hay estudios que indican que esto no sería así, es decir, que este modelo de alimentación podría tener consecuencias en el cuerpo.

Una nueva investigación presentada en la Reunión Anual de la Sociedad Europea de Endocrinología en Barcelona habría encontrado un posible efecto adverso.

Así, el ayuno interminente provocaría daños en el páncreas y aumento del riesgo de diabetes tipo 2. Esta sería una de las primeras investigaciones que va totalmente en contra de multitud de estudios que habrían señalado los variados beneficios derivados del ayuno intermitente, por lo que sus autores aconsejan tratar estos datos con cierta precaución.

En este nuevo trabajo, realizado en ratas adultas durante tres meses por parte de investigadores de la Universidad de Sao Paulo en Brasil, se pretendía investigar qué efectos reales tiene el ayuno intermitente tanto en el peso corporal, como en los niveles de radicales libres y el funcionamiento de la insulina.

Durante el período de estudio, los roedores fueron sometidos a un ayuno intermitente de 24 horas cada dos días, también conocido como Eat Stop Eat, mediante el cual se logró una pérdida de peso total al finalizar el experimento, pero a su vez se detectó un aumento de la grasa abdominal. Cabe destacar que este es el tipo de ayuno intermitente más popular entre los seres humanos, y el más estudiado, aunque no se recomienda realizarlo más de dos veces a la semana.

Paradójicamente, y en contraposición al resto de estudios anteriores al respecto, en esta ocasión se descubrió que tras los tres meses de ayuno intermitente, las células productoras de insulina del páncreas de los roedores mostraban daños. Asimismo, también se identificaron marcadores de resistencia a la insulina, algo que llegó a los autores a concluir que este tipo de dieta podría conducir a sufrir diabetes y otros problemas de salud graves.