¿Qué es la salud mental?: señales para tener en cuenta

Es un tema al cual se le presta cada vez más atención y es clave para que las personas, a través de la salud mental, puedan mejorar su bienestar
Por iProfesional
07/02/2021 - 17,49hs
¿Qué es la salud mental?: señales para tener en cuenta

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud mental es el bienestar que una persona experimenta como resultado de su buen funcionamiento en los aspectos cognoscitivos, afectivos y conductuales y, en última instancia, el despliegue óptimo de sus potencialidades individuales para la convivencia, el trabajo y la recreación.

Dentro de las necesidades básicas del ser humano se encuentra la salud. Por eso, los gobiernos, comunidades, familias y personas se deben preocupar siempre por conservar niveles óptimos.

Factores determinantes

La salud mental está determinada por factores tanto sociales, como ambientales, biológicos y psicológicos e incluye padecimientos como la depresión, la ansiedad, la epilepsia, las demencias, la esquizofrenia y los trastornos del desarrollo en la infancia, algunos de los cuales se han agravado en los últimos años.

La relación entre la salud física y la salud mental es muy estrecha, ya que existe una gran variedad de enfermedades que dan como resultado trastornos mentales claramente identificados y a los que se han denominado como trastornos de carácter secundarios, entre las que predominan las endocrinológicas, las cardiopatías, las inmunológicas y las neurológicas.

Un ejemplo de esto son los pacientes que padecen enfermedades como la diabetes, padecimiento que tiene una prevalecía del 10% en la población y que provoca trastornos depresivos y cambios de personalidad secundarios. También más del 50 por ciento de los pacientes con Enfermedad Vascular Cerebral (EVC) presentan trastornos mentales, principalmente alteraciones del estado de ánimo.

La salud mental es clave para el bienestar de las personas.
Es clave entender qué es la salud mental para ocuparse de ella

Calidad de vida, autodeterminación y salud mental

La calidad de vida y autodeterminación son dos conceptos que en los últimos años han sido objeto de estudios para encontrar la relación que guardan entre sí con el fin de mejorar las condiciones de vida de las personas que padecen alguna enfermedad mental y sus familiares.

Calidad de vida es un estado de satisfacción general, derivado de la realización de las potencialidades de la persona. Es una sensación subjetiva de bienestar físico, psicológico y social. Incluye como aspectos subjetivos la intimidad, la expresión emocional, la seguridad percibida, la productividad personal y la salud objetiva. Como aspectos objetivos, el bienestar material, las relaciones armónicas con el ambiente físico y social y con la comunidad y la salud objetivamente percibida.

Un aspecto relevante es la evaluación de los factores psicológicos, que se han convertido en una característica clave de las medidas de calidad de vida. La salud es uno de los componentes principales ya que influye de forma directa puesto que las actividades cotidianas que realiza el ser humano dependen del estado de salud, y de forma indirecta, porque afecta otros aspectos presentes en la calidad de vida de las personas, como las relaciones sociales, el ocio y la autonomía.

Salud mental: las enfermedades mentales

Dentro del ámbito de lo que se considera la salud mental, uno de los temas más importantes es qué son las enfermedades mentales. Se trata de afecciones graves que pueden afectar la manera de pensar, humor y comportamiento. En algunos casos pueden ser ocasionales, mientras que en otros pueden ser de larga duración. Pueden afectar la capacidad de relacionarse con los demás y funcionar cada día de una forma diferente, afectando tanto el estado de ánimo de las personas como la forma de relacionarse que tienen con los demás.

La salud mental influye en la felicidad de las personas.
La salud mental influye en la felicidad de las personas

Los problemas mentales, sin embargo, son considerados como comunes. Más allá de eso, hay tratamientos disponibles que ayudan a lograr un bienestar y salir adelante. Las personas con trastornos de salud mental pueden mejorar y muchas de ellas se recuperan por completo.

¿Por qué es importante la salud mental?

La salud mental es importante porque puede ayudar a:

  • Enfrentar el estrés de la vida
  • Estar físicamente saludable
  • Tener relaciones sanas
  • Contribuir en forma significativa a la comunidad
  • Trabajar productivamente
  • Alcanzar el completo potencial

La salud mental también es importante porque puede afectar la salud física. Por ejemplo, los trastornos mentales pueden aumentar el riesgo de problemas de salud física, como accidente cerebrovascular, diabetes tipo 2 y enfermedades cardíacas.

¿Qué puede afectar mi salud mental?

Hay muchos factores diferentes que pueden afectar su salud mental, incluyendo:

  • Factores biológicos, como los genes o la química del cerebro
  • Experiencias de vida, como trauma o abuso
  • Antecedentes familiares de problemas de salud mental
  • El estilo de vida, como la dieta, actividad física y consumo de sustancias

También puede modificar su salud mental tomando medidas para mejorarla, como hacer meditación, usar técnicas de relajación y ser agradecido.

Cambios de la salud mental

Con el tiempo, su salud mental puede cambiar. Por ejemplo, puede estar enfrentando una situación difícil, como tratar de controlar una enfermedad crónica, cuidar a un pariente enfermo o tener problemas de dinero. La situación puede agotarle y abrumar su capacidad de lidiar con ella. Esto puede empeorar su salud mental. Por otro lado, recibir terapia puede mejorarla.

Señales de tener un problema de salud mental

Cuando se trata de sus emociones, puede ser difícil saber qué es normal y qué no. Pero los problema de salud mental tienen signos de advertencia, como:

  • Cambios en sus hábitos alimenticios o de sueño
  • Aislarse de las personas y actividades que disfruta
  • Tener nada o poca energía
  • Sentirse vacío o como si nada importara
  • Tener dolores y molestias inexplicables
  • Sentirse impotente o sin esperanza
  • Fumar, beber o usar drogas más de lo habitual
  • Sentirse inusualmente confundido, olvidadizo, enojado, molesto, preocupado o asustado
  • Tener cambios de humor severos que causen problemas en sus relaciones
  • Tener pensamientos y recuerdos que no puede sacar de su cabeza
  • Escuchar voces o creer cosas que no son ciertas
  • Pensar en lastimarse a sí mismo o a otros
  • No poder realizar tareas diarias como cuidar a sus hijos o ir al trabajo o la escuela

¿Qué hacer si creo que tengo un problema de salud mental?

Si cree que puede tener un problema de salud mental, busque ayuda. La terapia de conversación y / o los medicamentos pueden tratar los trastornos mentales. Si no sabe por dónde comenzar, hable con su profesional de la salud.

Salud mental: más estudios

El concepto de salud mental presenta mucha controversia en cuanto a su definición y a su campo de acción. Son muchas las áreas científicas que se refieren a él y tratan de definirlo de la mejor manera.

La medicina y dentro de ella la psiquiatría es la rama que más se ha ocupado de éste. Sin embargo, su abordaje ha sido hasta no hace mucho, reducido a los criterios médicos y cuando se refería a salud mental, terminaba hablando enfermedad mental. La prevención y la promoción de la salud mental también estaban dirigidas a evitar problemas de enfermedad mental antes que a incentivar la mejora en la calidad de vida de las personas.

Por este motivo existe interés en recuperar el concepto de salud mental planteado por la psicología humanista existencial, que además de estar lejos de considerar a la salud mental como la ausencia de síntomas o enfermedades, la plantea como una necesidad de todas las personas, sin importar el nivel al que llegan sus capacidades, ya que todo ser humano se puede realizar en la medida de sus potencialidades y posibilidades.

Es importante que sigan los estudios sobre la salud mental.
Es importante que sigan los estudios y entender qué es la salud mental

Para lograr esto de una manera sistemática y objetiva se decidió hacer un análisis crítico y comparativo entre los planteamientos de salud mental desde la óptica fenomenológica, humanista y existencial, para luego llegar a un concepto que los englobe como psicología humanista –existencial, posteriormente hacer lo mismo respecto a los planteamientos de la Organización Mundial de la Salud- de tal modo que se pueda ver en que divergen y en que convergen.

La salud no es solamente la ausencia de enfermedades sino la resultante de un complejo proceso donde interactúan factores biológicos, económicos, sociales, políticos y ambientales en la generación de las condiciones que permiten el desarrollo pleno de las capacidades y potencialidades humanas, entendiendo al hombre como un ser individual y social.

La atención de la salud se ha centrado más en la recuperación y/o rehabilitación de la enfermedad, que en la prevención de los factores de riesgo y la promoción de conocimientos, hábitos y estilos de vida que permitan y condicionen un desarrollo más saludable de las personas.

Por ello se llegó a considerar que una respuesta integral a los problemas de salud debe ser transdisciplinaria, haciendo una autoevaluación de sus enfrentamientos; esto porque se toma a la salud como consecuencia condicionante del desarrollo integral.

En cuanto al tema de salud mental, presenta gran polémica respecto a su conceptualización. Se habla de salud mental en los ámbitos clínicos, sociales, culturales.

Culturalmente se habla de la salud mental en términos de tradiciones arraigadas a una nación, tradiciones en las que se incluyen los curanderos, brujos, yatiris, etc.; a fin de proporcionar y velar por la salud mental de su población.

La OMS sugiere que cada país establezca políticas y programas de salud mental fomentando la aplicación de conocimientos de salud mental en la asistencia sanitaria general, el desarrollo social y el mejoramiento de la calidad de vida; estimulando la participación de la comunidad en el desarrollo de servicios de salud mental y fomentando el espíritu de autoayuda.

La política definida de salud mental debe tener tres componentes esenciales: opciones y orientaciones establecidas según prioridades; adopción de estrategias orientadas al logro de objetivos aceptados de común acuerdo y renovación continua de dicha política de acuerdo a los resultados obtenidos, las modificaciones en el contexto social y los nuevos conocimientos.

Las estrategias de un plan de salud mental deben incluir: creación de indicadores propios de salud mental; respeto e integración de la medicina tradicional: programas educativos en salud mental; regionalización y priorización de áreas y grupos con base en diagnósticos regionales; promoción de la conciencia social para identificar problemas, plantear soluciones y tomar decisiones contextualizadas; formación de recursos humanos.

Así llegan a considerar que la salud mental es la capacidad del individuo de adaptarse al ambiente en que vive, así como la capacidad de participar y contribuir en forma constructiva a las modificaciones del ambiente físico y social y conseguir una expresión armoniosa en la realización de sus potencialidades susceptibles de encontrarse en conflicto (Abuzzese, De la Quintana y Bejarano,1989).

Por otro lado consideran que las personas mentalmente sanas generalmente se caracterizan por:

  • Estar satisfechas consigo mismas;
  • Se sienten a gusto con otras personas;
  • Enfrentan los problemas a media que se van presentando.

También se define a la salud mental dentro en la medicina y la psiquiatría como el estado de equilibrio y adaptación activa y suficiente que permite al individuo interactuar con su medio, de manera creativa, propiciando no solo su crecimiento y bienestar individual, sino el de su ambiente social cercano y lejano, buscando mejorar las condiciones de vida de la población conforme a sus particularidades.

Tomando en cuenta esto el Plan Nacional de Salud Mental establece lineamientos para ofrecer a las poblaciones servicios integrados en la Atención Primaria, siendo uno de ellos la salud mental cuya importancia en la atención nace a la realidad asistencial, ya que el 20% de los pacientes que visitan los centros presentan problemas psiquiátricos o psicológicos significativos.

El Manual de Atención Primaria en Salud dirigida a médicos dan prioridad a las poblaciones rurales y urbanas periféricas, a las familias en alto riesgo y a los trabajadores; desarrollando actividades de promoción, prevención, tratamiento y rehabilitación (Manual de Atención Primaria en Salud Mental Para Médicos, 1989).

Para llevar a cabo la atención a esta población están elaboradas estrategias de acuerdo a cinco programas: de alcoholismo y drogadicción, de epilepsia y enfermedades neurológicas, trastornos mentales avanzados, Salud Mental Infantil, Adolescencia y Salud Mental del Trabajador.

El que la persona propicie su auto-bienestar físico y mental es un índice que reporta salud mental adecuadamente orientada, de la que se espera su proyección en la búsqueda de bienestar y crecimiento de su medio ambiente y luego de su entorno social (Dávila, 1994).

Las políticas que busquen la salud mental de la comunidad orientarán sus esfuerzos hacia el logro de la participación comprometida del grupo social objetivo, sin perder de vista la importancia de la individualidad, de esta manera se irá cumpliendo el ideal una salud mental con todos y para todos.