Cuál es el país latinoamericano que aplicará una cuarta dosis de la vacuna contra el Covid-19

A partir de este lunes, la nación comenzará a dar las cuartas dosis de la vacuna contra el coronavirus; será la primera de la región en hacerlo
Por iProfesional
10/01/2022 - 19,08hs
Cuál es el país latinoamericano que aplicará una cuarta dosis de la vacuna contra el Covid-19

Desde este lunes, Chile comenzó a aplicar la cuarta dosis de la vacuna contra el coronavirus, convirtiéndose en el primer país de América Latina en hacerlo y el segundo en el mundo, después de Israel.

Esta nueva campaña de vacunación, que consiste en una segunda dosis de refuerzo, comenzó a aplicarse a personas inmunocomprometidas de 12 años en adelante, que recibieron su tercera dosis de la vacuna contra el covid-19 hasta el 12 de septiembre pasado, es decir, cuatro meses atrás.

"Esta vacuna, esta cuarta dosis o segunda dosis de refuerzo va a estar disponible para todos. Partimos hoy día con las personas inmunocomprometidas y vamos a seguir con la máxima velocidad", afirmó el presidente de Chile, Sebastián Piñera, quien estuvo presente en el inicio de este nuevo proceso de vacunación, que se llevó a cabo en el Hospital de la Fuerza Aérea de Chile, situado en la comuna Las Condes, en Santiago.

A partir del 7 de febrero, la aplicación de este nuevo refuerzo se extiende a la población en general, aunque se empezará con los adultos de 55 años en adelante.

"Vamos a continuar con todos porque queremos que todos y cada uno de los chilenos estén bien protegidos. Porque mientras no estemos todos protegidos, nadie va a estar realmente protegido", agregó Piñera.

dd
En Chile comenzarán a aplicar la cuarta dosis de la vacuna contra el Covid-19

Estos son los datos de la campaña de vacunación en Chile

Chile comenzó la vacunación contra el covid-19 el 24 de diciembre de 2020. La tercera dosis o dosis de refuerzo se empezó a aplicar apenas ocho meses después, concretamente el 11 de agosto de 2021.

A la fecha, de acuerdo con los datos del Ministerio de Salud, 14.031.389 personas, que representan el 92,3 % de la población objetivo, tienen el esquema completo de vacunación (dos dosis).

Entretanto, 11.632.205 personas, de 12 años en adelante, ya cuentan con la tercera dosis o primera dosis de refuerzo.

Este lunes, la subsecretaria de Salud Pública, María Teresa Valenzuela, informó que hasta ahora se han confirmado en el país 1.046 casos de la variante ómicron del coronavirus: 944 son viajeros, 18 son contactos estrechos de estos y 84 son casos comunitarios.

Ómicron: Pfizer tendrá lista en marzo vacuna contra esta variante

La farmacéutica estadounidense Pfizer dijo este lunes que espera tener en marzo una nueva vacuna contra el Covid-19 que mejore la protección contra la variante Ómicron.

El CEO de la empresa, Albert Bourla, explicó que aún no está claro si este nuevo producto será necesario, pero dijo que su compañía ya está comenzando a fabricar las primeras dosis dado que algunos países quieren disponer de ellas cuanto antes.

La nueva versión seguiría ofreciendo protección ante otras variantes.

"La esperanza es que logremos algo que tenga una protección mucho mejor, en particular contra las infecciones, porque la protección contra hospitalizaciones y enfermedad grave ahora mismo es razonable con las vacunas actuales, siempre que se haya administrado la tercera dosis", dijo Bourla al canal de televisión CNBC.

El máximo ejecutivo de Pfizer explicó que la nueva versión busca una mayor inmunidad ante Ómicron, pero seguiría ofreciendo protección ante otras variantes.

Aunque el producto estará listo en marzo, Bourla dejó claro que aún no sabe si será necesaria su utilización, unas dudas que extendió al uso de una cuarta dosis de la vacuna actual, que ya han empezado a probar países como Israel.

"No sé si hay necesidad de una cuarta dosis de refuerzo, pero tiene que probarse. Nosotros haremos experimentos", dijo.

El CEO de la empresa dijo que su compañía ya está comenzando a fabricar las primeras dosis

Moderna también moverá ficha contra Ómicron

Mientras, la compañía Moderna espera tener disponible para los próximos meses una nueva dosis de refuerzo de su vacuna diseñada de forma específica para combatir la variante ómicron, según dijo este lunes su director, Stephane Bancel, también entrevistado por CNBC.

Bancel explicó que la empresa está en conversaciones con las autoridades sanitarias de todo el mundo para decidir la mejor estrategia de cara a administrar esta posible dosis en el otoño del hemisferio norte (la primavera en Latinoamérica).

"Hay discusiones a diario. Queremos estar listos con el mejor producto posible para el otoño de 2022", recalcó el ejecutivo.

En diciembre, cuando anunció que iba a empezar estudios clínicos a comienzos de este año para la nueva dosis de refuerzo, Moderna ya advirtió de que, en caso de que éstos fuesen exitosos, aún harían falta meses para que el producto esté disponible.

Ómicron: ¿por qué las personas vacunadas se contagian?

En el mundo se está observando un nuevo crecimiento de los casos de coronavirus. La llegada de las nuevas variantes ha acelerado el contagio, de tal modo que la cantidad de personas infectadas con el virus es mayor. 

Países como Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Brasil y muchos otros están viendo cómo las cifras de contagio de la enfermedad rompen récords debido a la conjunción de las variantes Delta y Ómicron.

No obstante, la comunidad de científicos, médicos y las instituciones sanitarias aún confían en el poder de las vacunas probadas y aprobadas en varias partes del mundo.

Dadas las noticias y los registros diarios de nuevos casos de Covid-19 en países como Estados Unidos, Francia y Reino Unido, la efectividad de las vacunas se ha convertido nuevamente en un tema de discusión en las redes sociales.

Las vacunas no previenen por completo el contagio de la enfermedad, pero sí reducen el impacto del coronavirus en los pacientes
Las vacunas no previenen por completo el contagio de la enfermedad, pero sí reducen su impacto en los pacientes

Mientras algunas personas critican las medidas impuestas por diferentes autoridades para incentivar la inoculación, otros denuncian los potenciales efectos secundarios de las vacunas.

Hasta el momento, los principales efectos secundarios observados son leves, desaparecen naturalmente después de unos días y se dan también luego de la aplicación de otras vacunas ya utilizadas en el mundo, como la de la gripe o la de la fiebre amarilla. Entre las principales molestias que se han detectado se destacan las siguientes: dolor y enrojecimiento en el lugar del pinchazo, fiebre, dolor de cabeza, cansancio, dolores musculares, escalofríos y náuseas.

Los efectos adversos más graves, como anafilaxia, trombosis, pericarditis y miocarditis (inflamación del corazón), son considerados raros por las autoridades y por los expertos. Además, los beneficios de aplicarse las dosis superan con creces los riesgos observados, aseguran las agencias.

En cuanto a la discusión sobre la eficacia y el hecho de que los individuos vacunados se contagien y transmitan el coronavirus, el pediatra y especialista en enfermedades infecciosas Renato Kfouri explicó a BBC Brasil que la primera ola de vacunas contra el Covid-19, que incluye CoronaVac y los productos desarrollados por Pfizer, AstraZeneca, Janssen, entre otros, tiene como objetivo reducir el riesgo de desarrollar las formas más graves de la enfermedad, que están relacionadas con hospitalizaciones y muertes.

"Las vacunas protegen mucho mejor contra formas más graves que contra formas moderadas, leves o asintomáticas de covid. Cuanto más severo es el resultado, mayor es su efectividad", resume Kfouri, director de la Sociedad Brasileña de Inmunizaciones (SBIm).

El objetivo principal de kas vacunas, por lo tanto, nunca fue detener la infección en sí, sino hacer que la invasión de coronavirus fuera menos perjudicial para el organismo y ya no se posicionara como una amenaza de para la vida del individuo.

Este mismo razonamiento se aplica a la vacuna contra la gripe, que ha estado disponible durante décadas.

La dosis, que se ofrece todos los años, no necesariamente previene la infección por el virus de la influenza, pero evita las frecuentes complicaciones en los grupos más vulnerables, como los niños, las mujeres embarazadas y los ancianos.

Cuando se mira escenario más amplio, esta protección contra las formas más severas tiene un impacto directo en todo el sistema de salud: reducir la severidad de las infecciones respiratorias es sinónimo de salas de emergencias menos concurridas, mayor disponibilidad de camas en las salas o unidades de cuidados intensivos y, por supuesto, más tiempo para que el equipo de atención médica trate a los pacientes adecuadamente.

Así, los datos muestran que las vacunas están jugando muy bien ese papel: según el Commonwealth Fund, la aplicación de dosis contra el coronavirus evitó, hasta noviembre de 2021, un total de 1,1 millones de muertes y 10,3 millones de hospitalizaciones solo en Estados Unidos.

Las vacunas han contribuido a
Las vacunas han contribuido a descomprimir los servicios de terapia intensiva a nivel mundial

El Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) estiman que se ha salvado la vida de 470.000 personas mayores de 60 años en 33 países del continente americano desde que comenzó la vacunación contra la enfermedad.

¿Cómo se explica la situación actual?

Frente a la información sobre el papel principal de los inmunizadores, es imposible negar que la frecuencia de reinfecciones o diagnósticos positivos entre las personas vacunadas ha aumentado en los últimos tiempos. Esto se puede explicar a través del análisis de tres factores.

El primero es simple: el mundo acaba de salir del período de Navidad y Año Nuevo, cuando la gente se reúne y festeja. Esto, en sí mismo, aumenta el riesgo de transmisión del coronavirus.

En segundo lugar, casi un año después de que las dosis estuvieran disponibles en algunas partes del mundo, los expertos han aprendido que la inmunidad contra el Covid después de la vacunación no dura para siempre.

"Con el tiempo, hemos visto que el nivel de protección cae. Esta caída será mayor o menor según el tipo de vacuna y la edad de cada individuo", señala el experto. 

"Esto puso en evidencia la necesidad de aplicar una tercera dosis, primero para los ancianos e inmunosuprimidos, luego para toda la población adulta", agrega. 

El tercer factor tiene que ver con la llegada de la variante Ómicron, que es más transmisible y tiene la capacidad de evitar la inmunidad obtenida con las vacunas o con una condición previa de covid.

"Ante esto, la infección en los vacunados debe verse como algo absolutamente común y tendremos que aprender a vivir con esta situación", considera el profesional. 

"Afortunadamente, este aumento reciente en los casos de covid se ha traducido en una menor tasa de hospitalizaciones y muertes, especialmente entre las personas que ya han sido vacunadas", indica a continuación. En otras palabras: "la vacuna sigue protegiendo frente a las formas más graves, como se esperaba ", concluye.

Temas relacionados