Más artículos

Tres preguntas que pueden hacerse las Pyme para transformar la pandemia en oportunidad

Tres preguntas que pueden hacerse las Pyme para transformar la pandemia en oportunidad
La formación profesional puede ayudar a los empresarios Pyme a resolver los interrogantes de corto y largo plazo
Por Oscar Faranda*
22.05.2020 11.36hs Management

Hoy estamos viviendo algo inimaginable tanto a nivel mundial como en Argentina, ya que el Covid-19 vino a golpear la salud y sacudir el futuro de todas las economías. No quedan dudas de que la pandemia representa un antes y un después para el mundo de los negocios.

A los pequeños y medianos empresarios el corto plazo los invade con interrogantes sobre cómo pagar los sueldos y las deudas. Pero abundan también incógnitas a futuro: ¿Qué sucederá después? ¿El comportamiento del mercado y de los clientes cambiará?

En definitiva, esta crisis se presenta como una gran oportunidad para revisar y ordenar algunos aspectos que son comunes a todas las pymes y empresas familiares.

Resulta necesario realizar un adecuado diagnóstico de situación, lo cual implica una revisión de los negocios y los accionistas o familiares involucrados.

Distinguir lo urgente de lo importante

Los empresarios Pyme aprovechan la oportunidad para revisar los drivers de su negocio
Los empresarios Pyme aprovechan la oportunidad para revisar los drivers de su negocio

Primero hay que lidiar con el cortísimo plazo: enfrentar la crisis comercial y financiera, y negociar antes de bajar los brazos.

Puede resultar necesario acordar con obreros, delegados -si hubiera- y plantearles muy francamente la situación, inclusive la posibilidad de no sobrevivir, lo que no le conviene a ninguna de las partes.

Los drivers tienen que ser actores con cualidad de resiliencia a las dificultades para llevar a cabo la gestión empresarial. Por ello, es el momento de revisar nuestra competitividad, entendiendo que es posible que haya que sacrificar activos.

¿Y qué sucede con el largo plazo? Es el momento de construir un plan de negocios y aunarlo con el plan personal de los accionistas.

Además, se debe identificar quién siente pasión por el hacer y acepta el desafío.

En esta instancia, son útiles tres preguntas básicas que desarrolló Arnoldo Hax, docente de la Sloan School of Management del Massachusetts Institute of Technology (MIT):

- ¿En qué negocio estoy y tengo que seguir invirtiendo? Es clave salir de la zona de confort, dejar de lado la comodidad de seguir haciendo lo mismo, e investigar hábitos y consumos que probablemente se modifiquen. Porque al haberlos probado por necesidad, es muy factible que se queden acomodados a circunstancias más normales. Por ejemplo, el home office, el delivery, las compras virtuales, e-learning, entretenimientos diferentes, etc.

- ¿En qué negocio estoy y tengo que desinvertir? En este caso se requiere abandonar la nostalgia familiar y ser realista porque significa que no se pudieron afrontar los cambios tecnológicos, de hábitos y de negocios, que surgieron en este tiempo.

- ¿Cómo me reinvento? Buscar en forma anticipada con inteligencia estratégica (como bien lo define Michael Porter) e intuir el contexto futuro, traerlo al presente y decidir antes que nuestro competidor, efectuando la oferta al mercado.

Estas tres preguntas se resuelven con formación, información y pasión para afrontar un desafío.

Con gestionar no alcanza

Empresarios Pyme necesitan asistencia del Estado para cumplir con los compromisos
Empresarios Pyme necesitan asistencia del Estado para cumplir con los compromisos

Finalizada la descripción del rol del empresario Pyme, no podríamos olvidarnos del Estado, quien debe asistir a las empresas en esta crisis y en todas las que avecinen.

Porque no hay que ignorar los grandes obstáculos que deben lidiar nuestras organizaciones, tales como la alta carga impositiva, escasa flexibilidad laboral, y la inconsistencia de políticas públicas en el tiempo, entre tantas otras.

Este panorama puede tomar otro color siempre y cuando se emprenda una visión pro-desarrollo, con medidas concretas que allanen el camino, generen competitividad y potencien la decisión final de invertir, independientemente del gobernante de turno.

Argentina necesita un pensamiento sistémico de largo plazo y ese es un trabajo de más de una generación en el que todos estamos involucrados. Llegó el momento de construirlo de manera solida y despaciosamente haciendo camino al andar.

* Oscar Faranda es Director de la Diplomatura en Alta Dirección para Pymes y Empresas Familiares del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA).

La Diplomatura en Alta Dirección para Pymes y Empresas familiares del ITBA tiene como objetivo formar profesionales en el dominio de las competencias y aptitudes necesarias para encarar la problemática de la gestión y emprendimientos de negocios.

Para los interesados, se realizará una reunión informativa online el miércoles 27 de mayo a las 18.30 hs. Las consultas e inscripción pueden realizarse por email ([email protected])

Temas relacionados
Management en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído