Estabilidad laboral y buen sueldo: claves para reconvertirse y trabajar en la economía digital

Lo primero que hay que saber es qué puestos son los más demandados, y reconocer qué perfiles se crean en la economía 4.0 para formarse en ese sentido
Por Marysol Antón
17/01/2022 - 06,55hs
Estabilidad laboral y buen sueldo: claves para reconvertirse y trabajar en la economía digital

La automatización y la digitalización crecientes obligan a muchas empresas a repensar sus estructuras internas de talentos. Al mismo tiempo, le abre a los colaboradores la posibilidad de reconvertirse en su carrera profesional, ya sea apuntando a formarse en disciplinas nuevas o en otras que se complementan con la suya de base.

En este escenario, hay que saber que del "41% de las compañías que automatizarán tareas en los próximos 2 años, el 25% creará más puestos de trabajo, 9 puntos porcentuales más que las que no planean automatizar tareas", indica el informe Revolución de las habilidades 4.0, elaborador por ManpowerGroup.

Según esta consultora, la actualización de habilidades está en alza, justamente porque la economía 4.0 genera más puestos de trabajo de los que se perderán. El detalle es estar entre quienes pueden desempeñarse en esos nuevos perfiles.

"Dado que la escasez mundial de talento está en el nivel más alto de los últimos 12 años y que las habilidades nuevas aparecen tan rápido como desaparecen las viejas, son cada vez más las compañías que planean construir talento, y se espera que esta tendencia aumentará", sostiene el informe.

El upskilling es una práctica cada vez más frecuente.

¿Hacia dónde moverse? "Dependiendo de cuál sea la profesión desde la cual se desarrolla el puesto, puede resultar más fácil uno u otro. Por ejemplo, los programadores son los trabajadores que más se necesitan en cantidad, lo que indica que puede haber más oportunidades para esta actividad. Por otra parte, si el perfil viene con una base de estadísticas o conocimiento profundo del negocio de un sector, inclinarse por el análisis de datos es una excelente opción", describe María Laura Palacios, CEO G&L Group.

Cursos y formación constante

"Está en el imaginario que, partiendo de una carrera de base, con un curso de tres meses es posible adquirir las capacidades de algunos de los puestos más buscados hoy, como el de analista de datos. Probablemente así sea, pero si bien esas capacidades pueden ser muy valoradas en el propio equipo, no lo serán para insertarse en un equipo de desarrollo de software, por ejemplo", observa Ernesto Mislej, socio fundador de 7Puentes.

Para este experto, "la sintaxis de un lenguaje de programación, incluso los fundamentos del pensamiento computacional, se pueden adquirir en algunos pocos meses. Esas tareas son más propias de un programador. Lo más difícil es adquirir criterio, reconocer qué es lo importante, lo riesgoso de cada proyecto".

Y agrega lo que para él es fundamental: "poder defender una idea, evaluar escenarios y proponer una línea de acción. Tareas que aparecen más frecuentemente en los proyectos de análisis".

Reconvertirse en programadores es uno de los cambios más habituales de carrera.

En este sentido, Fernando Waisman, socio fundador de Nahual IT, también resalta como la formación de programadores es una de las puntas que más puertas abre. "Por ejemplo, los que son testers más técnicos por lo general se perfilan para el lado de programación, los que tienen un perfil más funcional por lo general se perfilan para posiciones de liderazgo o de análisis funcional", dice.

Y amplía: "el tester técnico suele tener conocimientos de programación, por eso es un perfil que, en general, estudió o proviene de carreras de Sistemas. Es alguien que sabe de código y esto se adquiere a través del estudio, se necesita tener conocimientos base de lógica, por ejemplo, para sumergirse en el mundo de la programación, no basta con la experiencia. La formación educativa es relevante para convertirse en desarrollador, y el tester técnico suele tener ese perfil, por eso su reconversión profesional es mucho más factible que en el caso del tester funcional".

En cambio, el "tester funcional es una posición más que relevante, ya que es quien define las pruebas que harán los automatizadores, además de realizar las pruebas manuales. Estos perfiles suelen mantenerse en esa especialidad ya que, en general, no cuentan con formación en sistemas".

Mientras el mercado siga creciendo y cambiando, los colaboradores deberán estar más abiertos a la adaptación constante.

Temas relacionados