Insatisfacción laboral: ¿Qué camino tomar cuando el trabajo genera descontento?

Durante la pandemia muchos trabajadores se replantearon sus prioridades. ¿Qué hacer ante una crisis laboral y cómo transformarla en una oportunidad?
Por Fabiana Mejalelaty*
14/03/2022 - 07,24hs
Insatisfacción laboral: ¿Qué camino tomar cuando el trabajo genera descontento?

Enero y febrero suelen ser meses en que la vida laboral se pone en pausa, para tomar vacaciones o para hacer un balance. En cambio, en marzo con la vorágine del día a día la realidad toma otro color y caemos en la cuenta de que arrastramos la misma insatisfacción laboral del año pasado.

Hay muchos motivos para sentirnos así: no nos gusta la empresa; no estamos contentos con nuestro jefe; no tenemos la remuneración que deseamos; tampoco las perspectivas de crecimiento ni la libertad que quisiéramos.

También podemos estar descontentos porque soñamos con emprender; o dedicarnos a otra cosa para la cuál aún no tenemos formación; o preferimos seguir en la modalidad home office pero en la empresa quieren que continuemos trabajando de manera presencial. La lista puede hacerse interminable.

Insatisfacción laboral: ¿Qué no hacer?

La primera clave es no quejarnos. Si bien cuando lo hacemos, parece que cambiáramos la situación, en realidad no estamos haciendo nada.

Hablamos de lo malo que nos pasa y dedicamos muchísima energía a ello. Pero ese relato es un discurso descriptivo de un status quo que creemos que no se puede modificar, como si el cambio no dependiera de nosotros.

Si el trabajo te agobia, podés aceptarlo o ser protagonista del cambio
Si el trabajo te agobia, podés aceptarlo o ser protagonista del cambio

Lo segundo que no tenemos que hacer es pensarnos como víctimas, atrapadas en un lugar donde no queremos estar.

Es verdad, hay realidades que son muy difíciles de cambiar. Si por ejemplo una persona vive en un pueblo minero en el cual todos trabajan en minería y su familia es de allí y no quiere alejarse de su familia, es muy difícil que pueda trabajar fuera de la industria minera. En este caso, la idea es dejar de sentirse víctima de esa situación, aceptarla como algo que no se puede cambiar.

La tercera clave es no idealizar situaciones. De forma sistemática, aparecen "románticos" artículos en la prensa cuyo título es: "Empezó con $100 pesos y logró un imperio que factura $10.000.000". Creer esos títulos al pie de la letra es como creer en hadas madrinas.

Esos titulares omiten muchísima información que tienen que ver con el recorrido que esa persona transitó para pasar de una situación a la otra. Ese recorrido no es todo color de rosa.

Insatisfacción laboral: ¿Qué hacer?

El anti-héroe de la víctima y del quejoso es el protagonista. Los diseñadores de vida somos protagonistas. Nos hacemos cargo, entendemos qué nos tiene insatisfechos y ocupamos nuestra energía y nuestra mirada en diseñar posibles caminos para avanzar y luego pasar a la acción.

A veces la solución para la insatisfacción laboral es emprender
A veces la solución para la insatisfacción laboral es emprender

Tenemos que encontrar cuál es la causa de nuestra insatisfacción, y una vez entendida, determinar si es accionable o si requiere aceptación. Por ejemplo, sí querés llegar a gerente general como un anhelo en tu carrera, pero trabajás en una empresa familiar en la que tan sólo los miembros del clan llegan a esa posición, "no vale" que sufras porque no vas a llegar a ese puesto.

Si te quedas en esa empresa, esa imposibilidad requiere aceptación. Es un problema no accionable. Y debes aceptarlo como una realidad.

Respecto de las idealizaciones, mi recomendación es bajarlas a tierra y ver su factibilidad. Pasamos horas soñando con en esa cuenta de Instagram en la que venderemos cursos online en forma automatizada o con abrir un café dónde hornear deliciosas tortas. Y ese sueño, en muchos sentidos nos tortura y en otros nos protege. Nos protege de la posibilidad del fracaso.

Ponerlos en blanco y negro implementarlos siempre implica el riesgo de fracasar. Sin embargo, el único fracaso es el de no intentarlo.

Si tenés un sueño, el único fracaso es no intentarlo
Si tenés un sueño, el único fracaso es no intentarlo

Si probamos (con el conocimiento y planificación necesaria, usando la tecnología de negocios adecuada) y no funciona, habremos tenido grandes aprendizajes. Si bien el 75% de los emprendimientos no funcionan, el 98% de los emprendedores piensan que su emprendimiento será parte del 25% de los que sí lo logran.

¿Por dónde empezar?

Se puede empezar por el antiguo mandato: "Conócete a ti mismo".

5 grandes claves para el autoconocimiento:

  • Conocer mis valores: aquellas máximas con las que debo estar alineado para ser feliz, que si transgredo, me colocan fuera de eje y armonía.
  • Conocer mis fortalezas: aquellas preferencias que me permiten estar en mi zona de confort, que me energizan.
5 caminos para el autoconocimiento
5 caminos para el autoconocimiento
  • Conocer mi flow: aquello que cuando lo hago, es como si el tiempo se detuviese y puedo hacerlo durante horas, casi sin cansarme.
  • Conocer mi personalidad: mis tendencias más naturales.
  • Conocer las creencias más profundas que conforman mi mirada (y redefinirlas en caso de que me limiten a crear para las realidades a las que quiero acceder)

Sólo teniendo una vida en concordancia con quién estoy siendo puedo sentirme feliz. Este autoconocimiento se transforma entonces en la brújula que me guía sobre qué es bueno y qué no lo es para mí.

Doble clic en la felicidad

Un paso esencial es definir qué es la felicidad para nosotros, ya que junto con nuestra brújula son los instrumentos de navegación que necesitamos para diseñar un camino de salida para la insatisfacción.

Elegir cómo querés pasar tus horas es un punto de partida para la felicidad
Elegir cómo querés pasar tus horas es un punto de partida para la felicidad

La idea es evaluar en qué aspectos nuestra situación actual no está alineada con nuestra brújula. Si estamos en disonancia con nuestros valores, si no está adecuada nuestra personalidad con la tarea, si en el trabajo estoy o no usando mis fortalezas, si en mi trabajo existen situaciones en las que estoy "en flow" o no, si mis creencias me limitan o me habilitan.

Analizando cada uno de estos factores diseñar un plan de acción desde una actitud protagonista, y con una mentalidad de crecimiento y aceptando aquello sobre lo que no puedo accionar. Mi plan de acción incluiría alguno o más de estas posibilidades:

  • Pedir aquello que necesito
  • Ofrecerme para aquello que desearía y que esté más alineado con mi brújula
  • Buscar alternativas laborales en sintonía conmigo
  • Evaluar planes para emprender

Del autoconocimiento a la acción

Teniendo mi brújula en mano, es hora de empezar a caminar. Los caminos no son únicos, las salidas no son exactas, el diseño es una serie de experimentos que me permiten ir probando cómo acercarme a crear diversos destinos posibles.

Fabiana Mejalelaty coach mentora
Fabiana Mejalelaty, coach y mentora de negocios, fundadora de AlumbraLab

Desde ese lugar, puedo diseñar un paso que me permita acercarme a eso que imagino sin ponerme en grandes riesgos y determinar si eso es bueno para mí, viviéndolo. Y al vivirlo, mantenerse flexible y abierto, para ver que si esa alternativa no funciona, haya otra que sí.

Si tu prioridad es poder pasar tiempo con tu familia pero estás en un trabajo que te insume muchas horas, ¿será ese el mejor camino? ¿habrá otros? Una solución para estar alineado con tus valores y fortalezas, puede ser seguir en ese trabajo que te encanta y, al mismo tiempo, poner límites en las horas laborables pudiendo decir que no a ciertas tareas o proyectos, entablando conversaciones y creando nuevos procesos o sistemas que te ayuden.

Si me hace sentir momentos de felicidad, el diseño que elijo es un diseño alineado con quién estoy siendo. El objetivo no es diseñar una "vida perfecta" sino enamorarnos de la vida que elegimos y ajustarla lo más posible a eso que me da ilusión y ganas, desde un profundo autoconocimiento y aceptación y con el deseo de hacerme cargo y accionar para crear una buena vida.

*Fabiana Mejalelaty es fundadora de AlumbraLab. Licenciada en Economía por la Universidad de San Andrés, MBA de la Universidad de Chicago, graduada del MIT Innovation Bootcamp, Directora del Programa de Educación Ejecutiva de Diseño de Vida  y Mentora de planes de negocio en el MBA de Udesa, Coach Ontológica y Practitioner en PNL.