La OIT alerta sobre la profundización del fenómeno de trabajadores pobres en América Latina

Pese a que se recuperaron los niveles de empleo, la masa de ingresos laborales en la región sigue por debajo de los niveles pre-pandemia
20/12/2023 - 13:10hs
La OIT alerta sobre la profundización del fenómeno de trabajadores pobres en América Latina

El último informe regional sobre empleo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) alerta sobre la necesidad de adoptar medidas que contribuyan a prevenir la precarización del empleo formal y que estimulen la generación de más puestos de trabajo decentes en toda la región.

La Oficina de la OIT para América Latina y el Caribe indicó este miércoles que los mercados de trabajo de América Latina y el Caribe, a casi cuatro años de la irrupción de la pandemia de COVID-19, presentan una recuperación plena de sus tasas de ocupación. Sin embargo, estos aún se caracterizan por la persistencia de brechas de género, desocupación juvenil, informalidad y pérdida de poder adquisitivo de los salarios

Durante la presentación del Panorama Laboral 2023, Claudia Coenjaerts, directora regional de la OIT para América Latina y el Caribe señaló que "la disminución del poder adquisitivo de los salarios, tanto mínimos como promedio, es un desafío que impacta negativamente en la calidad de vida de las familias latinoamericanas y caribeñas. A pesar de la recuperación del empleo, la masa de ingresos totales laborales aún es inferior a los niveles pre pandemia". Y la pérdida de poder adquisitivo está en torno al 5% o 6% pero llega al 19% en algunos mercados. 

En el contexto internacional, caracterizado por un crecimiento global moderado y una elevada inflación, las economías de América Latina y el Caribe han experimentado una recuperación generalizada, aunque aún enfrentan un escenario macroeconómico complejo. Se proyecta que la economía mundial crecerá un 2,9% en 2023, y en Latinoamérica se espera un crecimiento de 2,3%, según el FMI, y del 2,2%, según la CEPAL, para el mismo periodo. "Aunque estas tasas indican una recuperación, se sitúan por debajo de los niveles alcanzados en 2022", comentó Coenjaerts.

Empleo en Latinoamérica

Este año, la dinámica del mercado de trabajo en América Latina y el Caribe se caracterizó por presentar un aumento menor al 1% en la tasa regional de ocupación. La participación, por su parte, ha disminuido ligeramente en comparación al año anterior (62,3 por ciento, en 2023 frente a 62,5 por ciento en 2022) y, finalmente, una desocupación promedio del 6,5 por ciento.

"Mientras que el empleo urbano retornó a los valores de 2019, aún se exhibe cierto rezago en el empleo rural", aseguró Roxana Maurizio, experta en mercados de trabajo de la región y coordinadora del informe. "Ello contribuyó a amplificar la brecha del empleo a favor del ámbito urbano existente previo a la pandemia", agregó.

Cifras del Panorama
Cifras del Panorama Laboral 2023 de la OIT

La tasa de participación laboral, al igual que lo mencionado previamente, es inferior a los valores prepandemia en ambas áreas, en alrededor de -2 por ciento.

Finalmente, debido a la recuperación más intensa en el empleo que en la oferta laboral en comparación con el año 2019, la tasa de desocupación se redujo tanto en áreas urbanas como en áreas rurales, 2,5 puntos porcentuales y 1,7 puntos porcentuales, respectivamente.

Género, empleo juvenil, informalidad y salarios

A nivel regional, la recuperación del empleo femenino continuó exhibiendo una intensidad mayor a la experimentada por el empleo masculino. Sin embargo, las brechas de género son persistentes y continúan siendo muy elevadas en América Latina y el Caribe.

Según Claudia Coenjaerts, "la tasa de participación laboral femenina es un 23% inferior a la de los hombres, mientras que la de ocupación es un 22,5% menor. Estas disparidades son aún más pronunciadas entre distintos niveles educativos". Esta situación da cuenta de la necesidad de promover políticas transformadoras de cuidados, que permitirían alcanzar mayor igualdad entre hombres y mujeres, al ser estas últimas quienes llevan una mayor carga de cuidados.

El informe alerta sobre la situación del empleo juvenil. La tasa de desocupación de las personas jóvenes es de 14,4%, más del doble que la general, situada en 6,5 por ciento. Sin embargo, algunos países de la región exhiben tasas significativamente más altas que esas, llegando a valores cercanos al 30 por ciento.

Adicionalmente, persisten dificultades históricas que experimentan las personas jóvenes en los mercados de trabajo de la región. Ellos enfrentan una mayor intermitencia laboral explicada, en parte, por las intensas entradas y salidas de la fuerza de trabajo. La mayor inestabilidad ocupacional, a su vez, se asocia a su mayor prevalencia en actividades informales, precarias y de baja calificación.

El empleo joven sigue siendo uno de los principales problemas de los mercados laborales de la región
El empleo joven sigue siendo uno de los principales problemas de los mercados laborales de la región

Estos desafíos, advierte el informe, pueden intensificarse con las transformaciones tecnológicas. En el actual contexto de una creciente necesidad de habilidades digitales, la formación profesional emerge como un elemento esencial para disminuir la brecha digital y de competencias entre los jóvenes. Además, juega un papel crucial al asegurar una mayor empleabilidad y acceso a empleos de calidad para este grupo.

Por otra parte, la OIT avisa que la recuperación de los puestos de trabajo siguió estando traicionada por el crecimiento del empleo informal en la mayoría de los países. Asegura que las ocupaciones de tipo informal contribuyeron a la creación de entre el 40 y 95 por ciento de los puestos de trabajo entre el tercer trimestre de 2020 y el segundo trimestre de 2023.

La tasa de informalidad promedio en los mercados laborales de la región se situó en un 48% a mediados del 2023, sin embargo, en algunos países superó el 70%. En ese sentido, el panorama regional continúa siendo muy complejo. Más aún considerando que ciertas ramas de actividad -como, por ejemplo, servicio doméstico- con elevada incidencia de la informalidad y participación femenina aún registran rezagos en la recuperación del empleo.

"La región necesita medidas integrales que respalden la creación de empleos formales, fortalezcan las instituciones laborales y proporcionen protección social e ingresos a quienes más lo necesitan en un mundo laboral en constante transformación", concluyó Coenjaerts.

Temas relacionados