// FIX 26-5 .block-container > .contents-admin-bar { z-index: 999999 !important; }

iProfesionaliProfesional

Gestión del tiempo: una habilidad fundamental para lograr un equilibrio entre trabajo y vida personal

Se trata de tomar el control sobre como invertimos nuestro tiempo e identificar los principales obstáculos que interfieren en nuestro progreso
09/04/2024 - 08:17hs
Gestión del tiempo: una habilidad fundamental para lograr un equilibrio entre trabajo y vida personal

¿Te sentiste alguna vez como si nunca pudieras completar todo lo que deseás en el trabajo? El tiempo es un recurso limitado y a veces puede representar un gran desafío en el ámbito laboral.

En la actualidad, la gestión de este recurso tan escaso se ha convertido en una habilidad de gran valor, especialmente para aquellos que trabajan en modalidades remotas o híbridas.

Es que no sólo facilita la estructuración del trabajo y el logro de metas, sino que también promueve el desarrollo profesional y, sobre todo, ayuda a mantener un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida personal.

Va más allá de cumplir con un horario. Por el contrario, se trata de tomar el control de en qué invertimos nuestro tiempo, como lo organizamos e identificar los principales obstáculos que interfieren en nuestro progreso.

Por qué es importante la gestión de tiempo

Es importante entender que trabajar horas adicionales fuera de la jornada laboral no garantiza un mejor desempeño. Lo que realmente marca la diferencia es cómo organizamos nuestra agenda. Una buena gestión del tiempo nos permite lograr más con menos esfuerzo. Pero ¿por qué?

Claves para una buena gestión de tiempo
Claves para una buena gestión de tiempo

La importancia radica en varios aspectos e impacta tanto en el rendimiento individual como en el éxito general de las organizaciones. Entre los puntos clave de una buena administración, se pueden mencionar:

  • Aumento de la productividad: permite completar tareas de manera más rápida y efectiva. Al establecer prioridades, planificar el trabajo y evitar distracciones, se logra una mayor productividad en el mismo período de tiempo.
  • Cumplir plazos: ayuda a completar proyectos y tareas en las fechas prestablecidas. La entrega dentro de los plazos refleja profesionalismo y confiabilidad.
  • Reducción del estrés: una mala gestión puede llevar a una sensación abrumadora de carga laboral y estrés. Gestionarla adecuadamente, permite controlar la carga de trabajo y lograr una sensación de control sobre las responsabilidades.
  • Mejora en la calidad del trabajo: al tener más tiempo para dedicar a cada tarea y evitar prisas de última hora, permite revisar y perfeccionar el trabajo, lo que resulta en entregas finales de mayor calidad.
  • Fomenta del desarrollo profesional: las personas que demuestran habilidades de gestión de este recurso son vistos como más confiables, organizados y capaces de manejar mayores responsabilidades. Esto puede influir en oportunidades de crecimiento y avances dentro de una organización.
  • Equilibrio entre la vida laboral y personal: permite separar claramente las horas laborales de las horas personales y es fundamental para prevenir el agotamiento y promover el bienestar general.

Cómo mejorar la gestión de tiempo

Claves prácticas para mejorar la gestión de tiempo
Claves prácticas para mejorar la gestión de tiempo

Como toda habilidad, la gestión del tiempo puede mejorar a través de algunas recomendaciones prácticas. Entre ellas, se pueden destacar las siguientes:

  • Planificá la jornada: dedicá un momento a planificar el siguiente. Establecé un horario para tus tareas laborales y personales, dejando espacio para imprevistos. La flexibilidad es clave, pero la planificación te ayuda a ahorrar tiempo durante la ejecución.
  • Priorizá las actividades: identificá tus objetivos y distinguí entre lo urgente y lo importante. Evitá dedicar toda tu agenda a tareas urgentes y dejá espacio para lo verdaderamente importante.
  • Eliminá distracciones: mantenete alejado de elementos que puedan distraerte mientras trabajas, como las redes sociales o el teléfono, entre otros. Establecé un lugar de trabajo ordenado y libre de distracciones para maximizar tu productividad.
  • Identificá tus momentos más productivos: reconocé cuándo rendís mejor durante el día y enfocá tus tareas más difíciles o importantes en esos momentos. Evitá el multitasking y concentrate en una tarea a la vez para maximizar tu eficiencia.
  • Delegá responsabilidades: no temas delegar tareas cuando sea necesario. Asegurate de que todos entiendan claramente lo que se espera de ellos, comunic de manera efectiva y motivá a tus compañeros de equipo. Reconocé que todos pueden cometer errores y confiá en la capacidad de tus colaboradores para aprender y crecer.
Lucía Martínez, analista de Recursos Humanos en Expansion
Lucía Martínez, analista de Recursos Humanos en Expansion
  • Reconocé tus límites: aprendé a identificar las tareas que no son urgentes y expresá de manera clara y respetuosa cuando no puedas asumirlas. Preguntá cuándo se necesitan y comprometete a entregarlas con calidad dentro de un plazo realista. Esto te va a ayudar a evitar la sobrecarga de trabajo y a mantener el enfoque en lo más importante.
  • Evitá la procrastinación: reconocé las señales de procrastinación y enfrentá activamente este hábito. En lugar de aplazar responsabilidades laborales por actividades menos significativas o gratificantes, comprometete a abordar las tareas prioritarias de manera oportuna y efectiva.
  • Tomá descansos: asegurate de tomar pausas regulares para evitar el cansancio mental, pero evitá excederte, ya que tomar demasiadas pausas puede perjudicar tu productividad y aumentar la sensación de carga de trabajo. Encontrá un equilibrio adecuado entre el trabajo y el descanso para mantener un rendimiento óptimo.
  • Aprovechá los momentos de inspiración: identificá los momentos en los que te sientes más inspirado. Estos períodos de creatividad espontánea te permiten avanzar más rápidamente en tus tareas y proyectos.

En resumen, la gestión del tiempo no solo es una habilidad necesaria en el entorno laboral, sino que también es fundamental para mantener un equilibrio satisfactorio entre el trabajo y la vida personal. Al aprender a priorizar, planificar y utilizar este recurso tan escaso de manera efectiva, podemos aumentar la productividad, reducir el estrés y alcanzar los objetivos con mayor facilidad.

Tener presente que una gestión inadecuada puede resultar en fechas límite incumplidas, flujo de trabajo y resultados deficientes, falta de profesionalismo y mayores niveles de estrés, lo que afecta negativamente a nuestra calidad de vida en general.

Es importante recordar que todos necesitamos tiempo para relajarnos, disfrutar y descansar, y unas buenas habilidades de gestión nos ayudan a encontrar esos momentos de relax. Entonces, ¿por qué esperar más?

*Lucía Martínez es analista de Recursos Humanos de Expansion Argentina