10 claves para convertir un microemprendimiento en un negocio millonario

Muchas de las marcas líderes del planeta comenzaron siendo microemprendimientos. Cuáles son los consejos para afianzar el camino de un proyecto
Por Mariano Jaimovich
20/04/2020 - 12,30hs
10 claves para convertir un microemprendimiento en un negocio millonario

Sobran casos en el mundo de microemprendimientos que han nacido literalmente en un garage y que se han convertido en negocios millonarios. Uno de los más icónicos es el de Steve Jobs con Apple o el de Jeff Bezos con Amazon. O bien, a nivel local se puede citar el caso de Marcos Galperín con Mercado Libre.

Y este momento de crisis por la pandemia de coronavirus, a causa de la inactividad económica que se registra en varios sectores, puede transformarse en una oportunidad para los emprendedores y crecer.

10 claves para convertir un microemprendimiento en un negocio millonario

Lo cierto es que no existen buenas ideas que sean millonarias, "existen personas que logran de esa idea hacer millones. Depende de vos", resume a iProfesional Daniela de Lucía, lifecoach certificada y emprendedora en desarrollo personal y profesional.

En definitiva, no existe una fórmula mágica para ser millonario de la noche a la mañana, sino volcar mucho trabajo y profesionalidad para intentar lograrlo. A lo que se le puede sumar una serie de consejos que brinda esta experta para ir forjando ese camino tan deseado al éxito.

Para transformar un microemprendimiento en un negocio exitoso se debe ser fiel a la visión
Para transformar un microemprendimiento en un negocio exitoso se debe ser fiel a la visión y trabajar mucho en la idea

1-Disfrutar de los vaivenes

Al llevar a cabo un microemprendimiento encontrarás momentos buenos y otros no tanto. Por lo que una de las claves es buscar encarar siempre la tarea de forma positiva.

"Muchos hablan de pasión, pero prefiero hablar de diversión. Tienes que encontrar entretenido tu negocio o por lo menos una parte de él. El aburrimiento es tu peor enemigo", dice de Lucía.

Llevar un emprendimiento al éxito requiere del coraje de atravesar subidas y bajadas constantes, y por sobre todo, disfrutarlas. La flexibilidad de recibir lo inesperado y poder actuar en consecuencia con los recursos disponibles es una de las habilidades más valiosas de un emprendedor.

2-Transformar productos y servicios en experiencias

Muchas veces creemos que el mundo de vender "experiencias" está limitado a agencias de viajes o turismo. Todos los emprendimientos, sea que ofrezcan productos o servicios, pueden hacerles vivir a sus usuarios toda una experiencia. Sobran ejemplos de empresas exitosas que lo lograron, como Starbucks, Apple y Coca Cola, entre tantas otras.

Para estas marcas, su objetivo es convertir una cosa (producto) o una transacción (servicio) en algo más, en algo memorable que conecte con las emociones y sentimientos del comprador.

3-Sueño + locura

Toda empresa millonaria comenzó con una visión clara y concreta. Al preguntarte qué te propondrás a hacer como empresa, allí encontrarás tu misión. Es un aspecto terrenal que se concretará con los recursos disponibles.

En cambio, si tu interrogante es qué querés lograr como empresa, su respuesta será la "visión" de tu microemprendimiento hacia futuro.

"La visión es aspiracional, es tu destino final, es el sueño. Si querés hacer de tu emprendimiento un negocio millonario debés tener una visión clara, ambiciosa y hasta un poco ´loca´ que te lleve a eso. Si tu visión no te asusta un poquito es porque no es lo suficientemente potente", recomienda de Lucía.

Es decir, la visión en sí misma no es monetaria, ya que el dinero es consecuencia de hacer algo muy bien y entregar mucho valor para lograrlo.

"La visión es tu guía para la toma de decisiones. ¿Lo que estoy haciendo hoy me acerca a dónde quiero estar mañana?", llama a la reflexión la experta.

Buscar la excelencia es una característica para l éxito de todo emprendedor
Buscar la excelencia es una de las características básicas para alcanzar el éxito en todo emprendedor

4-Excelencia como algo normal, incluso en crisis

Lo que se ofrece al mundo debe ser valioso respecto a lo que aporta a la vida del cliente y que, por supuesto, él reconoce como diferencial para comprar lo que genera tu emprendimiento y no a la competencia.

"El valor es tu camino a la excelencia y se cultiva con el hábito de hacer un poco más que aquello por lo que tus clientes pagan. La excelencia es un estándar de trabajo que se extiende desde el liderazgo a todas las áreas de la empresa y se refleja en la calidad de tus productos, servicios y, por sobre todo, en la experiencia que vive el cliente", detalla de Lucía.

Ojo, se debe tener cuidado con confundir excelencia con perfección. La perfección "es el estándar más bajo porque simplemente no existe", completa la especialista.

Cuando las cosas se ponen difíciles, más que nunca, se debe buscar ser excelente. Es que tenemos la tendencia en momentos de crisis a bajar los estándares de trabajo y calidad producto del desánimo y la incertidumbre.

"Levantate media hora antes, trabajá más que nunca y mantén tus estándares de trabajo altos. Tené presente que ´esto también pasará…´, pero que mientras tanto debés dar lo mejor de ti. La crisis es una prueba de carácter y de liderazgo", concluye a iProfesional de Lucía.

5-Sorprender al mundo y sorprenderse uno

No sólo debés adaptarte a los cambios para mantener un negocio, sino que debés anticiparte a ellos. La anticipación es consecuencia de la proactividad, de hacer antes y hacer un poco más que los demás. La innovación es consecuencia de ello.

Es una cadena virtuosa que implica estar atento al comportamiento y las necesidades de tus clientes, las tendencias del mercado a nivel nacional e internacional, y el coraje de rediseñar procesos, productos y servicios de tu compañía para convertirse en líderes del mercado.

En resumen, innovar es forzarse a cambiar poniendo el foco en el futuro. Hoy funciona, hoy es rentable, pero sino cambiás ahora, tal vez mañana sea demasiado tarde.

6-Aprender de la competencia

Para ser millonario, tenés que convertirte en fan de los grandes, admirar lo que hacen y aprender de sus procesos, sus estrategias comerciales y su comunicación. Es que, justamente, a las marcas icónicas que acompañan nuestro consumo diario, seguramente, les tomó años perfeccionarse a lo que son hoy.

"En vez de querer experimentar tu propio camino por orgullo y tomarte años de prueba-error, dedicate a observar cómo lo hacen los grandes y ahorrate varios fracasos. La humildad es clave para llevar tu negocio desde cero a millones", dice de Lucía.

Es decir, más allá de aprender de los grandes, se los tiene que tomar como inspiración y no como punto de comparación, ya que lo que importa es comparar tus propios resultados de crecimiento.

"Ama a tus competidores, aprende de sus aciertos y fracasos. Tu objetivo no es destruirlos. Tu objetivo y ventaja competitiva debe ser un producto mejor, un servicio mejor, una experiencia mejor, un compromiso más notable. Una vez más tu ventaja competitiva es la excelencia", agrega la experta.

Armar un buen equipo de trabajo y saber vender el proyecto es clave para todo emprendedor
Armar un buen equipo de trabajo y saber vender el proyecto es clave para todo emprendedor

7-Saber vender

La venta es algo en lo que tenemos que poner el foco de nuestra energía y atención. Un plan de negocios prospera gracias a las ventas. La venta es ofrecer ayuda, mostrar tu valor al mundo para hacer de este un mundo mejor, sea haciendo ropa o gerenciando un banco de alimentos. La vergüenza es uno de los principales enemigos de un emprendedor cuando quiere crecer, cierra puertas antes de tocarlas.

8-Respetar al cliente

Se debe generar un vínculo de confianza con tus públicos, que va más allá de tu servicio o producto. Es decir, tenés la oportunidad de conocer a tus clientes en profundidad, conversar con ellos a través de las redes sociales y de ahorrarte millones en "focus groups" y encuestas de mercado. Valorarlos es un pilar fundamental para tener éxito.

Por eso, muestra gratitud ofreciéndoles contenidos de valor y calidad, escuchándolos y asegurándote de que se sientan escuchados.

9-Equipo sólido

Llegar a la cima es el resultado de miles de conexiones, que incluyen empleados, proveedores, asociaciones, cámaras, e incluso competidores, que ayudan al número uno a lograr los objetivos necesarios para acercarse a su visión.

Tanto fuera como dentro de tu empresa valorá todas las conexiones, escuchá atentamente y fomentá la diversidad. Necesitarás de todos para llegar a dónde querés. Tanto el soñador optimista como "el contra" son necesarios para avanzar hacia el éxito.

En resumen, tenés que ser un líder, poner el foco en tu propio éxito y buscar "motivar" a tus equipos de trabajo para que te ayuden a lograrlo. También debés incentivar a romper reglas de manual, a innovar, teniendo como faro la visión conjunta.

10-Ser perseverante

Para convertir tu emprendimiento en un negocio millonario es fundamental aprender a decir "no" y aprender a resistir ese "no". "Dos dimensiones distintas de una palabra que tiene el poder de cambiar la realidad de tu negocio. Los millonarios saben decir que no cuando es necesario", aconseja de Lucía.

Incluso, muchos emprendedores saben decir que no a todas las ideas geniales que se les ocurren en el camino, ya que por más que puedan ser rentables y exitosas, los desvían de su visión.

La otra dimensión del "no" es aprender a resistir el "no" que recibimos de los demás. "En la vida de emprendedor te dirán que ´no´ mil veces y tu actitud ante eso marcará la diferencia para llevar a la cima tu negocio", asegura la experta. Es decir, se debe volver a intentar y mantenerse confiados y optimistas, a pesar de recibir un "no".

"El éxito es el resultado de fracasar una y otra vez aprendiendo en el camino. Celebra tus fracasos y no bajes los brazos porque el haberte equivocado te acerca un poco más a tu objetivo", resume de Lucía.

En resumen, los negocios no crecen por casualidad, crecen porque hay un plan económico y financiero que los respalda. Un emprendimiento sin plan de negocios es un hobby o, tal vez, un trabajo que te puede dar recursos hoy, pero no sustentabilidad y proyección hacia el futuro.

Si realmente querés que tu emprendimiento sea una empresa millonaria en el futuro, debés diseñar un plan de acción para lograrlo.-