Sin salida para el conflicto entre Walmart y la familia Moyano

Sin salida para el conflicto entre Walmart y la familia Moyano
Fracasaron las negociaciones entre la cadena de supermercados y los líderes del sindicato de Camioneros. La pelea podría agravarse
Por Andrés Sanguinetti
29.04.2021 18.40hs Negocios

El conflicto entre Walmart y el sindicato de Camioneros apunta a continuar y, seguramente, a profundizarse a partir de la semana próxima, luego de que las negociaciones entre los ejecutivos de la cadena de supermercados y los representantes del gremio fracasaran en su intento de arribar a un acuerdo.

Durante esta jornada del 29 de abril, hubo una reunión virtual de la que participaron la cúpula de Walmart y Pablo Moyano para tratar de descomprimir la complicada situación que se generó luego del insólito reclamo sindical para que la cadena de supermercados despida, indemnice y vuelva a contratar a unos 500 empleados del centro de distribución ubicado en el Cuartel V de la localidad bonaerense de Moreno.

No se trata de un pedido nuevo ya que el gremio que Pablo Moyano lidera junto con su padre Hugo, lo viene exigiendo desde 1998 para personal de nuevas concesiones de servicios o de empresas que cambian de dueños, lo cual no significa que cuente con una razonable legitimidad, tal como se considera en el sector privado.

Al respecto, fuentes de Walmart consultadas por iProfesional reconocieron que el período de conciliación obligatoria que había establecido el Ministerio de Trabajo ya venció sin que se hubiese logrado algún acuerdo que permita anticipar un final conveniente para los involucrados.

Es decir, la cadena que a fin de año adquirió el ex diputado nacional Francisco De Narváez mantuvo su postura contraria al reclamo de Camioneros por considerarla ilegal e impracticable. En tanto, Moyano y la segunda línea del gremio que también participó del encuentro virtual sostuvieron el reclamo tal como lo vienen haciendo desde hace por lo menos un mes.

Conflicto: los escenarios que se despliegan

A partir de estas posturas, se especula con la posibilidad de que ocurran dos escenarios pero siempre a partir de los primeros días laborales de mayo.

El primero sería que Moyano y su gremio cumplan con la amenaza de iniciar un paro total por tiempo indefinido para profundizar los reclamos y forzar a Walmart a llegar a un acuerdo a través del método tradicional de extorsión que muchos sindicatos suelen utilizar para defender sus intereses económicos más que el de sus propios afiliados.

El segundo escenario mostraría la continuidad del mecanismo de protesta actual que vienen llevando a cabo los trabajadores de Walmart, con quita de colaboración y trabajo a reglamento tanto en el centro de distribución como en todas las sucursales de la cadena.

Esta segunda opción sería la más inteligente de aplicar por parte de Moyano para evitar cerrar las puertas de una nueva negociación teniendo en cuenta que ya con el quite de colaboración el daño causado a las operaciones de la cadena de De Narváez es fuerte.

Un dato que refleja este escenario es que el centro de distribución opera a un 50% de su capacidad. Es decir, entrega a las sucursales de la cadena nada más que la mitad de lo que debería.

Es más, a través de una solicitada publicada el 25 de marzo pasado con el título "Dentro de la ley todo, fuera de la ley nada", Walmart admitió que las medidas de fuerza "derivaron en una caída del 75% en la distribución de alimentos básicos y en un desabastecimiento de productos esenciales a más de 1.000.000 de familias en todo el país"

Esta caída ya causa problemas de abastecimiento en momentos en el cual las restricciones sanitarias aplicadas para combatir la pandemia del Covid-19 obliga a los consumidores a hacerse de la mercadería en tiempos más cortos y horarios reducidos por las limitaciones a la circulación.

Juego de poder 

Hace unos días, el propio Pablo Moyano visitó el centro de distribución de Walmart para asegurarle al personal que mantendrá los reclamos por considerarlos "legítimos" y anticipó que de no haber acuerdo "se para todo".

El hijo de Hugo Moyano agregó que no habrá más trabajo a reglamento, a la vez que criticó a De Narváez y sostuvo que el ex diputado nacional "se rajó del país".

También calificó al conflicto como "una pelea de poder" por lo cual advirtió que "si nos ganan los empresarios perderemos en todas las otras peleas porque De Narváez está apoyado por los grandes empresarios del país, tal como lo vinos cuando sufirmos con la reforma laboral".

De todas formas y a pesar de estas amenazas de Moyano, ambas partes mantienen negociaciones privadas para explorar variantes que permitan que "el agua no llegue al río".

Se busca una fórmula intermedia que sea aprobada por Camioneros y que permita evitar la ya bautizada "ley Moyano que viene siendo utilizada en los hechos por el sindicato de la familia del también titular de la CGT desde hace más de dos décadas, a partir de la finalización de la concesión de la empresa de recolección de residuos Manliba en la Capital Federal en momentos en que la empresa era propiedad del grupo empresario Socma, de la familia del ex presidente Mauricio Macri.

El gremio de Pablo Moyano viene aplicando este método extorsivo desde 1998
El gremio de Pablo Moyano viene aplicando este método extorsivo desde 1998

El gremio también impulsó esta metodología extorsiva en en las municipalidades de Avellaneda y Moreno ante nuevas concesiones de recolección de basura. También en una distribuidora de la cervecería Quilmes y en filiales locales de empresas internacionales como DHL y FedEx.

De hecho, en estos momentos la cadena de venta de artículos de electrónica Garbarino también sufre el mismo reclamo de Camioneros para que se aplique la "ley Moyano" en un centro de distribución que la empresa posee en la localidad bonaerense de La Tablada. Piden, un bono indemnizatorio a modo de "compensación económica" por el cambio de manos de la empresa, que en junio pasado fue adquirida por el empresario Carlos Rosales.

En medio de esta disputa, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, inicialmente se volcó en favor de las compañías al considerar que no existen motivos legales que las obligue a pagar lo que exige Moyano.

La respuesta del sindicalista no se hizo esperar. "Nos llama la atención el señor Moroni haya dicho que no corresponde el pago de la indemnización, siendo un reclamo legítimo", sostuvo.

Además, mostró sus dudas con el nivel d representación del ministro, al asegurar no saber si "habla a favor de los empresarios cuando es un ministro de un gobirno peronista".

Temas relacionados
Negocios en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído