La pregunta del millón: ¿por qué Argentina importa gas, si Vaca Muerta está más viva que nunca?

La pregunta del millón: ¿por qué Argentina importa gas, si Vaca Muerta está más viva que nunca?
Argentina es un país productor de hidrocarburos pero está lejos de generar excedentes de gas que le permitan dejar de importarlo
Por iProfesional
25.06.2021 08.48hs Negocios

Argentina es un país productor de hidrocarburos, con una empresa de bandera nacional como YPF y diversos operadores privados locales e internacionales. Sin embargo, está lejos de generar excedentes de gas que le permitan dejar de importarlo, sobre todo en época de bajas temperaturas, cuando sube la demanda.

Según una resolución de marzo de la Secretaría de Energía, en 2021 entrarán al país 3.674 millones de metros cúbicos (Mm3) por los puertos y se importarán 4.450 Mm3 desde Bolivia, para llegar a un total de 8.124 Mm3. La compra al país vecino se realiza en el marco del Contrato de Compraventa de Gas Natural, suscripto el 19 de octubre de 2006, y representa un desembolso de 200 millones de dólares.

"Desde el año y medio que estamos en pandemia, la situación en términos de inversiones, de relaciones de trabajo y la cuestión social se ha visto muy conflictuada. Estamos teniendo un escenario donde la producción de gas convencional está bajando paulatinamente, la única que crece es la de shale, pero a un menor ritmo, producto de la crisis", dijo a Gustavo Lahoud, académico especialista en Geopolítica de la Energía y Recursos Naturales.

En noviembre de 2020, el Gobierno argentino anunció el denominado Plan Gas.Ar, que tiene como objetivo hasta 2024 sustituir importaciones y poder cubrir la demanda nacional con la producción de más de 30.000 millones de metros cúbicos de este combustible.

"Ese programa se lanzó a comienzos de este año con unas licitaciones que se hicieron y un compromiso de suministrar al mercado nacional de aquí a 2024 con alrededor de 67 y 70 Mm3 por día, adjudicaciones que ganaron las principales empresas productoras de gas: YPF, Pan American Energy, Total y también otras nuevas que han entrado en el sector, Tecpetrol y Pampa Energía", elaboró el experto en declaraciones al sitio web Sputnik.

La producción de gas en Argentina hoy se divide en 57% que sigue siendo de gas convencional, extraído de los pozos petroleros, y el otro 43% responde a la creciente producción no convencional (shale), explicó.

"La que viene creciendo en los últimos años es la del shale gas, como parte de un mecanismo de incentivo iniciado en 2017, esquema promocional que vence este año", contó el asesor legislativo en energía y política exterior.

El shale gas ofrecido por las empresas en el marco del Plan Gas.Ar está destinado a satisfacer la demanda prioritaria: hogares que consumen gas natural por redes y el necesario para el sector industrial y comercial. Esa producción diaria, en primavera-verano cumple con 60% de la demanda, pero en otoño-invierno llega a abastecer el 40%.

¿por qué Argentina importa gas, si Vaca Muerta está más viva que nunca?
¿Por qué Argentina importa gas, si Vaca Muerta está más viva que nunca?

Vaca Muerta, más viva que nunca

Un informe realizado en febrero por la consultora noruega Rystad Energy afirmó que los pozos del yacimiento de hidrocarburos no convencionales de Vaca Muerta, ubicada en la cuenca de la provincia argentina de Neuquén principalmente, 1.200 km al sur de la capital nacional, son más productivos por metro que las formaciones de rocas Permian o Eagle Ford en Estados Unidos, y que tienen el potencial de producir 150.000 barriles por día.

En diciembre de 2020, Vaca Muerta, donde opera YPF a la par de otras compañías de capital local y extranjero, logró alcanzar niveles de producción similares a los que registraba previo a la pandemia, y en enero pasado registró un nuevo récord de 124.000 barriles de petróleo diarios.

Semanas atrás, YPF informó que en julio alcanzaría un alza anual de 30% en la producción de gas y anunció un nuevo récord de perforaciones en la cuenca. La empresa de bandera argentina tuvo un aumento de 70% en la inyección de gas no convencional en la cuenca neuquina entre diciembre de 2020 y junio de 2021.

Con una extensión de 30.000 kilómetros cuadrados, Vaca Muerta es la formación de hidrocarburos más grande del país, la segunda reserva de shale gas del mundo y la cuarta de shale oil a nivel global. Se encuentra ubicada en el subsuelo de las provincias de Neuquén, Río Negro, Mendoza y La Pampa.

Vaca Muerta, más viva que nunca
Vaca Muerta, más viva que nunca

Su producción es obtenida a través del fracking o fractura hidráulica, un método de extracción cuestionado por las organizaciones ambientalistas debido a su impacto en el ecosistema y sus reiterados derrames, que superan el promedio de más de dos por día.

Demanda una inyección constante de dólares e insumos importados en un contexto de inestabilidad cambiaria, imprevisibilidad macroeconómica y limitación de recursos e incentivos fiscales debido a la crisis local.

Para ser rentable, el precio del barril del petróleo debe ubicarse por encima de los 50 dólares, un margen que es superado por poco en la actualidad, luego del repunte de los precios durante 2020, y que fue la razón por la que se cuestionó la viabilidad de Vaca Muerta a futuro cuando colapsó el precio del barril a principios de marzo pasado.

"El esquema de pagar un precio diferencial en dólares, si bien no son los precios que reconocía el Gobierno de Mauricio Macri [2015-2019], sino que son mucho más bajos, implica eso tiene un costo anual que en parte tiene que ser sostenido por el Estado a través de esos subsidios al sector productor o en su defecto por el conjunto de usuarios a través del pago de mayores tarifas. Esto último se puso en juego y no se avaló un aumento mayor al 6% para hogares y 4% para industrias, pero sí a los grandes usuarios, más de 2.000 empresas que están pagando tarifas más alta", destacó el docente universitario.

Temas relacionados