Por qué la intervención de Alberto Fernández podría frenar la venta de Vicentín

Las palabras del Presidente sobre la posibilidad de intervenir la compañía le metieron presión a la oferta conjunta acercada por Bunge; ACA y Viterra
Por Andrés Sanguinetti
20/06/2022 - 14,50hs
Por qué la intervención de Alberto Fernández podría frenar la venta de Vicentín

Tras las declaraciones del presidente Alberto Fernández sobre la posibilidad de que el Gobierno pueda nuevamente avanzar en la intervención de Vicentin podría derivar que la propuesta presentada por tres grupos empresarios para quedarse con la agroexportadora santafesina quede sin efecto.

El juzgado a cargo del proceso de quiebra de la empresa, que se declaró en default en diciembre del 2019 por una deuda cercana a los u$s1.300 millones, debía opinar a fines de este mes sobre si acepta o no la oferta presentada de manera conjunta por Bunge; la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) y Viterra Argentina, que vienen trabajando de manera coordinada con los ejecutivos de Vicentin para aceitar una propuesta de rescate que ya tiene la aprobación de la mayoría de los acreedores requeridas de acuerdo a lo establecido por la ley: 811 avales, que implican la mitad más uno de los 1.620 acreedores.

Sin embargo, el desenlace ahora podría tomar un rumbo impensado para este caso si se tiene en cuenta que la estatización de la compañía había sido dejada de lado por el propio Alberto Fernández el año pasado, cuando esta iniciativa recibió el rechazo de todos los sectores políticos, gremiales y empresarios involucrados en el caso.

"Creo que ahora en Vicentin se abre un nuevo escenario, que en 2020 no teníamos, y se da la posibilidad de una intervención que en aquel momento descarté", dijo el Presidente en una entrevista al diario Página 12 publicada el 18 de junio pasado.

Con sus palabras, el Jefe de Estado anticipa la posibilidad de retomar el fallido intento de intervenir la compañía con el objetivo de convertirla en una "empresa del Estado que ordene el sector, como YPF" en hidrocarburos y combustibles.

Para profundizar este escenario, Fernández recordó que la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe intervino el proceso de reestructuración de Vicentín, pidiendo el expediente de la convocatoria y suspendiendo todo el procedimiento.

El Banco Nación, el principal acreedor

Alberto Fernández vuelve a agitar el fantasma de la estatización de Vicentín
Alberto Fernández vuelve a agitar el fantasma de la estatización de Vicentín, tal como ya lo hizo en noviembre del año pasado

Para el Jefe de Estado, el Banco Nación, que es el principal acreedor de la agroexportadora santafesina, podría aprovechar la situación para presentar una propuesta de solución de la deuda hecha conocida como cramdown.

Esto significa que la entidad financiera oficial podría ofrecerle al juez de la causa un proyecto para superar la crisis de Vicentín asumiendo el riesgo empresario y afrontando el precio real por el valor de la compañía.

Sin embargo, el cramdown sólo puede ser aceptado frente al fracaso del deudor en obtener las mayorías establecidas en el acuerdo preventivo de acreedores, lo cual no es el caso de Vicentín ya que la iniciativa del grupo inversor privado cuenta con este respaldo.

Incluso, en su propuesta de rescate presentada a la justicia, el grupo inversor privado le propone al directorio del Nación avanzar en un acuerdo, incluyendo un plan para el nodo norte, de modo que pueda repagarse la deuda con la entidad pública cercana a los u$s300 millones con parte del flujo de caja del negocio de bioetanol más ciertos pagos en efectivo con una aplicación equilibrada y razonable de parte de los restantes ingresos de Vicentín.

Nuevos rumbos para el futuro de Vicentìn

De todos modos, fuentes del mercado estiman que sin la adhesión del Banco Nación la oferta quedaría en la nada y la Justicia debería buscar otra opción de rescate.

De hecho, el propio Alberto Fernández sostuvo en la entrevista que el Banco Nación es un acreedor privilegiado y puede ser determinante de la quiebra o de la continuidad de Vicentín. "Ahora, si somos garantes de la continuidad, entonces pondremos las condiciones para que sea posible", anticipó el Jefe de Estado convencido de que la alternativa de rescate de Vicentín es política.

Vicentín tiene una deuda con el Banco Nación cercana a los u$s300 millones

"Retrocedí de la estatización, pero seguimos trabajando la alternativa del cramdown y ahora hay un escenario donde, tal vez, podamos hacer algo. No digo que esté seguro, pero sí que tenemos un escenario más favorable que aquél", agregó.

Del mismo modo, Fernández marcó su postura en contra de que la compañía quede en manos de Bunge, ACA y Viterra al sostener que su gobierno debe terminar con estos oligopolios, monopolios, tal como los describió.

"Cuando estos sistemas existen, como el caso de las 7 u 8 cerealeras que existen en Argentina, si el Estado tuviera una cerealera que exporta, tendríamos posibilidades de intervención en favor del mercado, en favor de los argentinos. Pero eso no hay que hacerlo de cualquier modo", aseguró Fernández.

A partir de sus palabras, en el mercado se entiende que la postura presidencial es a la vez un mensaje al grupo inversor privado para que desistan de la oferta que presentaron para tomar el control de Vicentín.

Algo que en marzo pasado ya hizo Molinos Agro, del grupo Pérez Companc, cuando retirarse del grupo debido a las dificultades del "contexto nacional e internacional".

Esa salida fue reemplazada por el ingreso de Bunge cuyos ejecutivos consideran como factible la idea de forjar una "nueva Vicentín" recupere su protagonismo como actor destacado de la agroindustria nacional.

Una posibilidad que ahora se podría desvanecer por la presión que el presidente Alberto Fernández acaba de sumar al proceso a estas alturas incierto y lleno de imponderables como el fallecimiento, en agosto de 2020, del entonces CEO de Vicentin, Sergio Nardelli.

A esto se suma el arresto del actual presidente de la empresa, Omar Scarel, acusado de delitos económicos por supuestas ventas ilegales de acciones de la fábrica de biodiesel Renova, controlada por Vicentín, a pesar de que hay una medida cautelar que lo prohíbe, e inducir al error a los acreedores del concurso al aceptar una propuesta de pago con el producido de esa venta ilegítima.

¿Oferta cajoneada?

El Banco Nación es el principal acreedor en el concurso de Vicentín, con u$s300 millones de deuda
El Banco Nación es el principal acreedor en el concurso de Vicentín, con u$s300 millones de deuda

De hecho, ese traspaso forma parte de la oferta de grupo inversor que, en conjunto, prometió también aportar u$s300 millones por año como capital de trabajo y otros u$s420 millones para cubrir el pago de las deudas a bancos, cooperativas, empresas y a cientos de productores.

A cambio, se quedarán con el 95% de la compañía, y los créditos quirografarios (que no gozan de garantías reales ni privilegios) serán pagados en su totalidad mediante un aporte en efectivo de u$s297 millones, además de una entrega de acciones por la capitalización del saldo de esos créditos.

Según los términos del documento al que tuvo acceso iProfesional, la propuesta concordataria se estructuraría conforme el siguiente detalle:

- Conversión a dólares de todas las acreencias quirografarias aplicando el tipo de cambio del día de la presentación en concurso ($60,778 por dólar)

- Los créditos quirografarios serán cancelados en su totalidad mediante (1) pagos en efectivo por la suma total de u$s297 millones y la capitalización del saldo de esos créditos con acciones, previa cesión por los acreedores de dichos saldos de sus créditos remanentes al fideicomiso de administración referido más abajo.

- Los pagos en efectivo se aplican a todos los acreedores quirografarios a través de un aporte inicial de u$s170 millones, con un primer pago de u$s30.000 para todos el 1 de julio de 2022 o dentro de los 1 días hábiles bancarios a partir de la fecha en que quede firme la homologación de la propuesta. En cuanto al saldo se abonará dentro de los cinco días hábiles bancarios a partir de la antes referida fecha del primer pago. A esto se le suma un pago adicional de u$s127 millones a los 365 días corridos de la antes referida fecha de pago del primer pago inicial.

- Todos los pagos se realizarán utilizando disponibilidades en caja de Vicentin y el producido de la venta de la participación accionaria de la compañía en Renova y de los otros acuerdos de venta de activos identificados por los inversores estratégicos y/o de compraventa de acciones que también se llevarán a cabo.

En cuanto a los saldos de deuda quirografaria, la propuesta indica que se cederán a un fideicomiso de administración para su inmediata capitalización, quedando la participación accionaria de los actuales socios de Vicentín diluida, en principio, a un 5%.

Además, las acciones emitidas por la capitalización del saldo de acreencias quirografarias permanecerán en el fideicomiso, y las acciones de titularidad de los actuales socios se aportarán a un fideicomiso de garantía hasta que se perfeccione la transferencia.

Fernández recordó que la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe intervino el proceso de reestructuración de Vicentín

Como parte de la propuesta, el fiduciario del fideicomiso de administración y los inversores estratégicos formalizan una compraventa de las acciones de Vicentin entregadas a los acreedores por el 95% del capital social y por el equivalente a u$s165 millones pagaderas al momento del cierre y perfeccionamiento de la operación, lo que será diferido a los 12 años de la fecha del primer pago inicial.

Si bien la tenencia de los actuales accionistas de Vicentin será del 5% del capital, el acuerdo permite un incremento de otro 5%, es decir hasta un máximo del 10%.

Cuál es la situación del directorio, según la propuesta

Como parte de la propuesta, se remueve el actual directorio de Vicentin (y sus subsidiarias) y, mientras las acciones se encuentren fideicomitidas, se designa un nuevo directorio propuesto por los accionistas originales de tres miembros titulares y 3 suplentes.

Además, ofrecerán SPA para la compra de la tenencia de acciones de Renova y SPA para la compra del 95% de las acciones de Vicentin; contratos de fazón al costo respecto del 100% de la capacidad industrial de los activos de Vicentin (Planta y Puerto de Sa Lorenzo, Planta Ricardone, Renopack, Oleaginosa San Lorenzo, Patagonia Bioenergía) por un período de 12 años.

También, boletos y contratos de compraventa respecto de ciertos activos de Vicentin (Planta y Puerto de San Lorenzo, Planta Ricardone, Renopack, Oleaginosa San Lorenzo, Patagonia Bioenergía).

Por estas operaciones, los inversores estratégicos realizarán pagos a Vicentin como precio de adquisición de los activos con dos objetivos principales, como son los de dotar a la empresa de un flujo de caja adicional para cubrir todas las erogaciones previstas y operar como garantía de los inversores estratégicos y de los acreedores.

Temas relacionados