iProfesional

Cuánto hay que invertir para tener una franquicia de perfumería y farmacia y en qué plazos se recupera la plata

Anika, la cadena de farmacias y perfumería de barrio apuesta a la expansión con franquicias en CABA y GBA en una primera etapa y a todo el país después
Por Laura Andahazi Kasnya
30/11/2023 - 16:37hs
Cuánto hay que invertir para tener una franquicia de perfumería y farmacia y en qué plazos se recupera la plata

La cadena de farmacias y perfumería Anika, fundada en 1988, anunció el lanzamiento de su sistema de franquicias. La empresa, con cinco sucursales estratégicamente ubicadas en la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires, busca llegar a nuevos mercados y consolidar su liderazgo en el sector.

"Consideramos que el sistema de franquicias no solo es una excelente oportunidad de negocio para los franquiciados, sino también una manera efectiva de expandirnos sin la necesidad de construir una estructura enormemente compleja. Con los locales que poseemos, ya estamos en una posición sólida; expandirnos más sería complicado en términos de gestión del tiempo y los recursos", explica Karina Waldszan, directora de la cadena a iProfesional.

De pequeño negocio de barrio a lanzar su franquicia

Superando desde la hiperinflación hasta la caída de la convertibilidad y desde la aparición de poderosos competidores hasta la pandemia, Anika demostró ser un negocio sustentable que supo fidelizar a sus clientes y consolidar una buena reputación.

La cadena arrancó con una primera sucursal que puso Karina a comienzos de los 90. Sin embargo, la historia de la empresa comenzó mucho antes, con su madre, Irene.

Irene era ama de casa y, hasta fines de los ochentas solo se había dedicado a criar a sus cuatro hijos. Pero cuando crecieron, decidió que quería trabajar y le pidió a Osvaldo, su esposo, que le comprara un local muy pequeño de la calle Segurola (Floresta) que había quedado libre para ponerse una perfumería. Con la misma pasión con la que Irene había criado a sus hijos se dedicó al negocio y lo convirtió en un éxito.

El primer gran desafío de Anika llegó casi al año de fundarse, cuando en Argentina se desató la hiperinflación. En ese momento, los precios de los productos se duplicaban y hasta triplicaban en cuestión de horas.

Anika es el resultado de 35 años de historia familiar donde además de los Waldszan participan clientes y proveedores y, desde ahora franquiciados
Anika es resultado de 35 años de una historia familiar entre los Waldszan, los clientes, los proveedores y, ahora franquiciados

Sin embargo, Osvaldo, que era contador, supo cómo comprar y estoquear mercadería para ganarle la carrera a los precios. Fue gracias a su astucia con los números que el pequeño local de la calle Segurola pudo mantener su persiana abierta y seguir creciendo.

"Fue un momento muy difícil, pero gracias a la visión de mi padre pudimos sortearlo. Pudo mantener los precios y eso ayudó a que la gente haga largas colas en la puerta para comprar ", cuenta Karina quien en aquel entonces era una adolescente. "Se levantaba a las 6 de la mañana para ir al mayorista, iba y venía de proveedor en proveedor negociando y buscando oportunidades. Fue un aprendizaje muy importante que nos sirvió para afrontar otros desafíos en el futuro. Papá siempre decía que el que no crece, decrece  y eso fue clave para la historia de Anika", recuerda emocionada.

Entusiasmado por los desafíos del negocio, Osvaldo decidió cerrar su estudio contable y vender su cartera de clientes para dedicarse de lleno a Anika.

Con el tiempo, los hijos de Irene y Osvaldo también se fueron involucrando en el negocio. La primera fue Karina que ingresó formalmente a sus 18 años para hacerse cargo de la primera sucursal de Anika en la Avenida San Martín y Juan B. Justo. Después, con su título de contador, se sumó Pablo y con el tiempo, ambos se en convirtieron en los directores de una la cadena de 5 sucursales; todas en la zona de Villa de Parque, Paternal y Villa Crespo.

Este año, los socios decidieron lanzar las franquicias Anika para acelerar su expansión y ofrecer a sus franquiciados un modelo de negocio de un rubro estable con una amplia gama de productos de más de 50 proveedores de medicamentos, perfumería, cosmética, artículos de limpieza y más. "Ahora hay otras cadenas, pero fuimos los primeros en lanzar el modelo de góndola y farmacia. No tengo registro de cómo surgió la idea, pero sí recuerdo que como no existía era difícil explicar de qué se trataba" 

Para una franquicia Anika se necesitan unos u$s205.000

"No tenemos planteado un objetivo de nuevas aperturas en números. Nosotros lo que queremos es dar con el franquiciado adecuado, preferimos crecer lentamente, pero seguros de sumar socios que comparten nuestra visión y que están comprometidos con brindar un servicio de excelencia a nuestros clientes y proveedores", dice Waldszan.

Con productos de más de 50 proveedores, esta franquicia requiere un local de al menos 200 metros cuadrados
Con productos de más de 50 proveedores, esta franquicia requiere un local de al menos 200 metros cuadrados

Los proveedores, advierte la empresaria, son un factor clave en el éxito de Anika porque, explica, gracias al vínculo que supieron forjar en los 35 años de historia es lo que hoy les permite sostener una política de precios y promociones como para competir con cadenas como Farmacity, una estructura que sabría como gestionar, pero que hasta ahora no lo había considerado.

La inversión estimada para abrir una franquicia de Anika ronda los u$s205.000 entre canon de ingreso, mercadería inicial y acondicionamiento del local que tienen que tener ser de unos 200 metros cuadrados. El tiempo de recupero de la inversión estima, Waldszan, se alcanza a partir de los 30 meses de actividad calculando que por local además se requieren 7 empleados más un farmacéutico.

"Somos flexibles a la posibilidad de ofrecer el modelo sin farmacia, pero la realidad es que la farmacia hace la diferencia del negocio, por lo tanto apuntamos al modelo completo. De hecho, fue gracias a la farmacia que pudimos abrir y trabajar normalmente durante la pandemia", aclara.

Para una primera etapa, la empresa apunta a expandirse por la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires para después, llegar a las principales ciudades del país.

Osvaldo, que falleció hace unos 7 años, pero guiados por su lema de que el que no crece decrece, Anika invitan emprendedores y a otras perfumerías o farmacias que quieran transformarse en Anika para aprovechar su experiencia en el rubro, su prestigio de marca y apoyo constante, pero fundamentalmente para ser parte de la familia. "Anika es una empresa familiar. Está mi hermano, mi hija Melany, mi madre y esperamos pronto agrandar la familia Anika", concluye.