Cavalieri desata interna en el Gobierno, supermercados y clubes de fútbol

Cavalieri desata interna en el Gobierno, supermercados y clubes de fútbol
Tras los rumores del alejamiento, el "Gitano" lanzó su operativo para ser reelecto en la conducción de los mercantiles. Ramón Muerza –con vínculos con Coto, River Plate y el Ejecutivo porteño– es quien tiene más chances de desbancarlo. El detrás de escena para liderar el gremio más numeroso del país
Por Juan Manuel Barca
28.03.2018 10.40hs Política

"Yo voy a seguir mientras la gente me elija y me vote". Con esas palabras, Armando Cavalieri tranquilizó en los últimos dí­as a su cí­rculo más í­ntimo y puso en marcha su plan para ser reelecto al frente del gremio de Comercio, el más grande del paí­s y que lidera desde 1986. Por primera vez en años, se enfrentará a un sector interno encabezado por el secretario de organización de Capital, Ramón Muerza, que amenaza con arrebatarle la conducción del sindicato porteño.

El "gitano" desmintió así­ las versiones conocidas el viernes pasado sobre su supuesta renuncia motivada por la causa en la que fue imputado por una presunta maniobra defraudatoria de más de $50 millones a la obra social Osecac, que atiende a más de 2 millones de personas.

"Bajo ningún concepto Cavalieri pensó o piensa retirarse porque, entre otras cosas, aún le queda demasiado por hacer en beneficio de los empleados de comercio", aseguró la Federación de Empleados de Comercio (Faecys), que también encabeza el sindicalista.

En esa lí­nea, Cavalieri inició este lunes la campaña para retener la jefatura de la seccional Capital, que a fin de año celebrará elecciones en medio de una interna que de manera silenciosa involucra al Gobierno, los supermercados y hasta clubes de futbol. Lo hizo en forma silenciosa para no empañar las negociaciones que mantiene con Carrefour para evitar despidos en la empresa.

El capí­tulo siguiente de la pelea tendrá lugar en las próximas semanas, cuando la lista oficialista azul convoque a la junta electoral, el organismo encargado de definir el cronograma, las listas y los padrones de los comicios.

Hasta hace poco en la lista de sucesión figuraban Carlos Pérez, director de la obra social y administrador de Parque Norte; y Angel "Polo" Martí­nez, secretario de Prensa de Faecys. Pero las versiones de renuncia propulsaron a Cavalieri a retomar su candidatura, con el apoyo de buena parte de la cúpula del gremio. Entre ellos el subsecretario de la federación y lí­der de las filiales del interior, José González.

Según sus aliados, el sindicalista de 83 años cuenta con el respaldo "de forma total" de las 310 filiales del paí­s y la seccional Capital, de la que es titular desde hace 32 años. "Tiene el 100% del apoyo del sindicato", aseguró la federación en el reciente comunicado.

í‰sta vez, en cambio, no tendrí­a el aval de Muerza, un hombre de su propio riñón que ahora buscarí­a destronarlo. Como delegado de Coto supo construir una relación de confianza con su dueño, Alfredo Coto, y en 2008 llegó a la secretarí­a de organización, un área clave en el gremio ya que es la que autoriza (o no) la convocatoria a elecciones de delegados en todas las empresas. Desde allí­ el nuevo rival extendió su poder al cuerpo de delegados de Carrefour, Vea, Musimundo y Garbarino, entre otras empresas.

La feroz interna derivó el año pasado en una batalla por los recursos económicos del sindicato, cuando su titular le cortó los fondos a "la banda de Ramón", como se autodenominan los delegados disidentes, tras anoticiarse de los tuits y pintadas desafiantes que rezaban "35 años es mucho, Cavalieri". "No les voy a permitir que me puteen en las redes sociales, no los voy a financiar para que me hagan campaña en contra", dijo el "Gitano" enfurecido, según reconstruyó iProfesional.

La caí­da de ventas minoristas y la reconversión del rubro retail reactivaron la disputa gremial la semana pasada. El sector de Mario Amado, alineado con Muerza, denunció el cierre de dos locales en la sucursal Warnes de Carrefour, en la Paternal, y apuntó contra el titular de Comercio, a quien acusó de no enfrentar el plan de reestructuración global de la empresa.

El ajuste contemplarí­a 2.400 bajas y el cierre de una decena de bocas de expendio, según los delegados. Pero tanto la cadena como la cúpula del gremio niegan que haya despidos. "Seguramente se va a achicar, pero Cavalieri no va a permitir que les sea fácil y está tratando de resolver la situación", dijeron a iProfesional en su entorno.

Interna en CambiemosEn el Gobierno no son ajenos a las elecciones en Comercio. Si bien mantienen contacto con ambos sindicalistas, Cavalieri tiene la ventaja de ser un referente histórico de los "gordos", uno de los principales sectores dialoguistas en la CGT.

Ese lugar ganado le permitió, tal como adelantó iProfesional, ubicar la semana pasada a González -un hombre suyo- en la mesa de sindicalistas que se reunió con Mauricio Macri en la Casa Rosada, tras acompañar al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, en su gira por Europa.

El macrismo aprecia al dirigente mercantil, entre otras cosas, porque permitió encarrilar las paritarias de 1 millón de empleados de comercio al cerrar un aumento salarial del 15% (10% en abril y 5% en agosto), con revisión en enero. La cifra no solo está en lí­nea con la pauta salarial del Gobierno, sino que además está por debajo de la inflación del 20% esperada por los empresarios del rubro para este año.

"No puede cualquiera reemplazar a Cavalieri, el es parte del establishment y el poder polí­tico, por eso todos los gobiernos se sentaron con él y es quien lleva la voz cantante en las reuniones", afirman en la cúpula del gremio.

En lí­nea con el Gobierno, Cavalieri firmó el año pasado un acuerdo con la Ciudad para reemplazar medio millar de empleados por barreras inteligentes en las autopistas porteñas y reubicarlos en otras áreas.

La buena sintoní­a se reflejó en que fue el único integrante de la central obrera que, en plena discusión de la reforma laboral, participó de una charla del expresidente Barack Obama en Palacio Duhau, junto al jefe de Gabinete, Marcos Peña; el ministro de Modernización, Andrés Ibarra y el jefe de gobierno porteño, Horacio Larreta.

Pero Muerza tampoco se queda atrás. La semana pasada realizó un plenario de más de 650 delegados en un teatro porteño, donde se mostró junto a Darí­o "Mono" Santilli, dirigente de River y hermano del vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli. El delegado de Coto comparte con los dos su interés por el club de Núñez y tendrí­a contactos con "Los Borrachos del Tablón".

El sindicalista ayudó a Larreta en la campaña de octubre y su hijo Hernán Muerza renovó como concejal de Cambiemos en Cañuelas, territorio de Marí­a Eugenia Vidal. "Muerza siempre acompañó al PRO en Capital y en Provincia, pero no vamos a acompañar a ninguno (de los eventuales candidatos)", señalaron desde la Ciudad a este medio.

En el sector privado, Cavalieri todaví­a cuenta con un respaldo importante. Le reconocen haber permitido la recomposición de los salarios sin conflictividad y el desarrollo de una obra social del "siglo XXI".

"Preferimos a Armando que lo conocemos, con sus más y sus menos, ha sido bueno y es un negociador no salvaje", sostienen en el ámbito empresarial.

Justamente, las paritarias es uno de los puntos que ahora empezó a cuestionar el "equipo" de Muerza. Pese a reivindicarse un defensor del "modelo (sindical) de Armando", su otro blanco de crí­ticas es el manejo de la obra social.

Osecac quedó en la mira de la Justicia a raí­z de la causa de la financiera CBI Cordubensis, en la que el titular del gremio fue imputado la semana pasada por supuesta administración fraudulenta.

La causa estalló en febrero del 2014, cuando se conoció la muerte del vicepresidente de la firma, Jorge Suau, en circunstancias que todaví­a no fueron aclaradas por la Justicia. Pero la investigación se aceleró luego del allanamiento ordenado el 14 de marzo pasado a la sede porteña de Osecac.

La Justicia busca determinar la relación del sindicalista y la comisión directiva con los presuntos pagos de prestaciones inexistentes en Mendoza, San Juan y San Luis a través de empresas fantasmas.

Por si fuera poco, el lí­der mercantil recibió otro golpe la semana pasada, al ser denunciado por incumplimiento del cupo femenino, según informó La Nación. La movida fue impulsada por la dirigente opositora Leticia Baibiene, quien presentó un informe ante la Oficina Anticorrupción (OA) para exigir al Ministerio de Trabajo que destrabe los expedientes por incumplimiento de ese cupo, que ya fueron presentados en esa cartera.

Hasta ahora Cavalieri era uno de los popes de la CGT fuera del alcance de las denuncias que llovieron sobre una docena de lí­deres sindicales, incluido su rival histórico Hugo Moyano. Pero a diferencia del camionero, cerca de Cavalieri sospechan que no serí­a el Gobierno sino la oposición quien estarí­a detrás de los movimientos en tribunales.

Con todo, la tropa del "gitano" es optimista. Por un lado, aseguran que solo el sindicalista es capaz de manejar la "estructura" de Comercio y su gigantesca obra social. Por ello, creen que Muerza solo busca un mejor posicionamiento dentro del oficialismo.

Por otra parte, sus hombres destacan la fluida relación que mantuvo con Jorge Triaca padre, cuando fue ministro de Trabajo en el gobierno de Carlos Menem, y actualmente con su hijo al mando de la misma cartera. "Armando tiene buena relación con el Gobierno", aseguran sus más allegados.

Política en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído