Guiño del FMI para Alberto: apoya reformas y "medidas de protección social" del gobierno Más información
Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

Todos los ojos, sobre Córdoba: Schiaretti busca la reelección y apuntala al peronismo federal

Todos los ojos, sobre Córdoba: Schiaretti busca la reelección y apuntala al peronismo federal
El gobernador trasciende la escena provincial y se erige en figura fundamental del armado político. Juega un rol determinante en el peronismo "alternativo"
Por Mariano Jaimovich
12.05.2019 07.00hs Política

Este domingo no será cualquier día para el futuro político argentino, ni se tratará de una "elección más", pese a que en la práctica tenga un sesgo localista: en Córdoba se elije gobernador, vice, intendentes municipales y 70 diputados provinciales.

No sólo los resultados de este distrito tendrán peso propio por ser el segundo más importante a nivel país en cantidad de electores, con el 8,6% del total, después de Buenos Aires. También influirá la fortaleza política (traducida en cantidad de votos) que obtenga su actual gobernador, Juan Schiaretti, para el rearmado electoral de cara a las presidenciales nacionales.

De acuerdo con los distintos analistas consultados por iProfesional, no quedan dudas que habrá reelección en Córdoba, sobre todo después de la fractura interna que hubo en Cambiemos entre Ramón Mestre y Mario Negri, que le dejaron el camino allanado al actual mandatario.

Es decir, más allá de que se prevé que se desarrolle una elección provincial sin sorpresas para el actual gobernador y candidato a volver a ocupar dicho cargo, la atención estará concentrada en los "efectos posteriores".

¿Qué significa esto? Dependerá mucho del porcentaje que logre recolectar Schiaretti este domingo para determinar a qué juego político se volcará.

Es que su mazo de "cartas electorales" dispone de varias opciones para barajar, y cuanta más distancia le saque al segundo competidor doméstico, mejor posicionado quedará para intervenir a nivel nacional.

El también fundador de Alternativa Federal será clave para decidir la suerte de esta tercera fuerza política argentina. Por caso, podría tener el poder de intermediar entre Roberto Lavagna y Sergio Massa, pero también llegaría a verse tentado a encabezar una lista presidencial en caso de ganar por amplia diferencia.

Incluso, los rumores señalan que, en caso que no haya acuerdo en su alianza partidaria y no se le presenten chances de llegar al poder, podría establecer un acuerdo con Cambiemos para apoyar la reelección de Mauricio Macri. Sobre todo, porque tiene buena relación con el actual primer mandatario, vínculo que data desde los tiempos en que Schiaretti fue empleado del grupo de empresas del actual Presidente.

En un contexto en que todo escenario es posible, la atención estará focalizada en el discurso que brinde el factible ganador tras el recuento de los votos, debido a que allí podrá hacerse evidente alguna pista sobre qué camino preferirá seguir y cuál será la "carta" con la que jugará a nivel nacional.

Por el lado de Cambiemos tampoco será cualquier elección, debido a que Córdoba brinda uno de los principales caudales electorales del oficialismo nacional. Esto quedó demostrado en el apoyo que recibió Macri en las elecciones de 2015, cuando obtuvo en el distrito la mayor diferencia de todo el país.

"Esta provincia puede ser un termómetro para evaluar la elección presidencial", evalúa Lucas Romero, director de la consultora Synopsis, en diálogo con iProfesional.

Una muestra de la importancia de la pulseada: en la semana previa estuvo presente para apoyar al candidato Mario Negri la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, que es la dirigente con mejor imagen de Cambiemos.

Por lo pronto, el año electoral se caracteriza en todo el territorio federal por el desdoblamiento de las elecciones provinciales. Según un informe de la consultora Analytica, dos de cada tres provincias tuvieron o tendrán elecciones locales separadas de las nacionales.

El mismo relevamiento destaca otro dato importante: en dos de cada tres provincias Cambiemos ya no se llama así, porque los frentes provinciales dominados por el radicalismo "han preferido adoptar otras denominaciones". Esta situación es muy distinta a la ocurrida en las elecciones de 2017, cuando había una unificación.

"Hay, en definitiva, un alejamiento -¿espíritu de preservación?- de la política provincial respecto de la nacional", concluyen desde Analytica.

Córdoba define

Este domingo se presentarán en la provincia 13 listas con candidatos a gobernador. Entre ellas se destacan "Hacemos por Córdoba", encabezada por Juan Schiaretti, el actual mandatario provincial; seguido por la Unión Cívica Radical (UCR) con Ramón Mestre a la cabeza; y "Córdoba Cambia", conformada luego de la ruptura interna de Cambiemos por la fórmula Mario Negri y Héctor Baldassi, como vice.

Esta última alianza, surgida de la fractura producida en marzo pasado en el seno del oficialismo nacional, está compuesta por el Frente Cívico de Córdoba, el PRO y Unión Popular.

"Creo que en Córdoba se expresan las dudas que tiene el radicalismo sobre Cambiemos a nivel nacional", sintetiza el analista Julio Burdman a iProfesional.

Respecto a esta división, para Romero el Gobierno va a tratar de "vender" a la opinión pública que su caudal electoral para las presidenciales es la suma de estas dos fuerzas.

"Ahí está la ventaja de que vayan separados, porque está claro que los votantes de Mestre y de Negri no son los mismos, según nuestras investigaciones. Cada uno tiene votos por afuera de esa identidad y eso le permite al Gobierno estirar su base de apoyo", resume el analista de Synopsis a este medio.

Esta estrategia de comunicación oficialista buscará compensar una situación incómoda que señalan los expertos en opinión pública: Schiaretti podría ganar por una amplia diferencia, que no sorprendería si llegase a superar los 25 puntos porcentuales respecto de su segundo.

En el marco de esa sintonía, "no creo que ninguno, ni Mestre o Negri, supere el 20% de los votos el domingo", resume Romero.

En cuanto al impacto que habrá en la Casa Rosada, en analista cordobés Gustavo Córdoba le indica a iProfesional: "En el actual contexto, con tanta debilidad del Gobierno nacional, la derrota de sus candidatos no va a generar buenos momentos para Cambiemos. Córdoba le ha dado en el 2015 y 2017 grandes resultados electorales, pero esta elección puede marcar un antes y un después".

En el intercambio dialéctico de la campaña política, Mario Negri afirmó: "El 12 de mayo somos dos, es la decadencia o la decencia, son ellos o somos nosotros. Depende de ustedes".

El candidato: Schiaretti

Por el lado del oficialismo cordobés, la coalición encabezada por el peronismo realizó un cambio de imagen al abandonar el nombre de "Unión por Córdoba" que utilizó en los últimos 20 años. Ahora se llama "Hacemos por Córdoba", a la que Schiaretti sumó al GEN de Margarita Stolbizer, al socialismo conducido por el santafesino Antonio Bonfatti y a otras fuerzas menores.

Es decir, dejó de proponer una orientación ideológica central para virar hacia una composición más progresista, en una búsqueda hacia un cambio y alternativa de modelo.

"Creo que Schiaretti va a ganar las elecciones en Córdoba cómodamente, porque es una provincia que está mejor que otras, el gobernador tiene buena imagen y es uno de los que tiene mayor experiencia de gestión. No solo estuvo varias veces al frente del gobierno de Córdoba, sino que tiene experiencia en un contexto de crisis. Por estas características, me parece que está bajo la lupa nacional", opina Burdman a iProfesional.

Y considera que su estrategia posterior dependerá del nivel de votos que obtenga, ya que si es una victoria cómoda pero no tan aplastante, "Schiaretti solo se verá reconfirmado como gobernador de Córdoba y va a cumplir su tarea allí.

"También es cierto que es un hombre que no es joven y que está pasando por una etapa en la cual hay muchas miradas del círculo rojo sobre él, por eso hay que seguir con atención el rol que él puede jugar en este momento", agrega.

A este análisis se agrega la visión de Romero, quien indica que el post de las elecciones de Córdoba puede ser "decisivo para el ajedrez nacional". Porque si Lavagna no recibe un apoyo por parte de Schiaretti que le clarifique el escenario en relación a su candidatura, "le pondría un gran interrogante a su futuro y podría ser un golpe de efecto que termine de empujar a Massa a volcarse hacia el kirchnerismo".

En resumen, la elección de Córdoba, para el director de Synopsis, "será un gran ordenador de lo que es hoy un escenario confuso a nivel nacional".

Pero no son todas rosas para el oficialismo provincial: en la competencia electoral los dardos del kirchnerismo, la izquierda y Cambiemos apuntan contra el actual gobernador para restarle votos.

Mario Negri lo acusó de "populista de taco" y de "hacer cualquier cosa" para ganar. Incluso, días atrás acusó por redes sociales que "el kirchnerismo del país apoya a Schiaretti, hasta Aníbal Fernández. Ante tanto silencio y tanta verdad oculta, sería bueno que hable y le diga a los cordobeses qué hará si CFK termina siendo la candidata del PJ".

Y sentenció Negri: "Yo personalmente no tengo dudas: la apoyará, como lo hizo siempre". Estas palabras las justificó al señalar que hubo un acuerdo entre el oficialismo provincial y el kirchnerismo, que se evidenció en que "bajaron la lista de Unidad Ciudadana, llevan a Acastello de legislador y tiene el apoyo de Aníbal Fernández".

En tanto, el kirchnerismo, que bajó su propia lista que iba a encabezar el diputado Pablo Carro, por falta de acuerdo político con "Hacemos por Córdoba", redobló la apuesta al criticar a Schiaretti y al llamar a no votar por él, "ni a ningún candidato del modelo neoliberal".

La izquierda, se presentará mediante tres opciones diferentes para intentar llegar a la gobernación: el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), el Movimiento al Socialismo (MAS) y el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST). Su estrategia es captar a los votantes kirchneristas, por lo que sus críticas se vuelcan al gobernador cordobés.

"El kirchnerismo es un espacio con el que compartimos mucho en la calle, en las peleas ambientales, las cuestiones de género. Creo que nos ven como una izquierda distinta, no sectaria, no dogmática, renovada a nivel programático y generacional", resumió Luciana Echevarría, candidata a gobernadora del MST.

Asimismo, la izquierda catalogó a Schiaretti como el "socio político de Macri" y lo acusa de manejar una provincia con "un endeudamiento similar al del país, en moneda extranjera", en la que "hoy, una de cada tres personas vive en la pobreza". También le endilgan al gobernado el hecho de firmar el pacto fiscal, apoyar la reforma a los jubilados y aprobar "el presupuesto del FMI".

En el medio de los cruces y señalamientos entre las distintas fuerzas, aparecen los fríos números de los sondeos de intención de voto. Los encuestadores dan alrededor de 47% para Schiaretti, 20% a Negri y 11% para Mestre.

Córdoba Capital

Por el lado de la ciudad de Córdoba, que concentra el 45% del padrón provincial, Negri -de la coalición "Córdoba Cambia"- presentó para ganar la Municipalidad de la capital provincial aLuis Juez del Frente Cívico. Irá acompañado, como vice, por Alicia Migliore, una radical angelocista especialista en feminismo.

Los sondeos marcan que la intención de voto en este distrito estaría encabezada por el candidato peronista de Hacemos por Córdoba, Martín Llaryora. Y luego se ubicaría Juez. Resultado que, de concretarse, se transformaría en un duro golpe para Cambiemos.

"El radicalismo está poniendo en juego la segunda ciudad más importante del país. Hay riesgo que el peronismo gane la elección allí, sobre todo yendo dividido el oficialismo", finaliza Romero a iProfesional.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar