iProfesional

Pelea por el liderazgo en JxC: Macri aspira a un ambicioso rol mientras Rodríguez Larreta expande su armado

Macri confía en el valor de su experiencia y no deja de recordar que él fue un "fundador". En paralelo, el jefe de Gobierno porteño despliega su estrategia
Por Pablo Sieira
07/12/2021 - 15,32hs
Pelea por el liderazgo en JxC: Macri aspira a un ambicioso rol mientras Rodríguez Larreta expande su armado

En los últimos dos años, la coalición Juntos por el Cambio vio crecer a varias figuras y multiplicó a los dirigentes con aspiraciones de liderazgo o de mayor participación en la toma de decisiones. Pero esa situación no corrió del panorama al ex presidente Mauricio Macri, quien mientras piensa si volverá o no a ser candidato, aspira a tener un rol "ordenador" en la alianza.

Macri no descarta ir por su "segundo tiempo" tras el frustrado intento de reelección de 2019, pero no tiene intención ni necesidad de tomar una definición en lo inmediato, según señalaron a iProfesional fuentes de su entorno. No obstante, subrayan que "está políticamente activo".

"Está abocado al crecimiento de la coalición y destaca lo que creció desde 2015", agregó una fuente cercana al ex mandatario. En conversaciones privadas, Macri subraya que Juntos por el Cambio tiene apenas seis años de existencia y recuerda su rol de cofundador, junto al ex senador Ernesto Sanz de la UCR y la ex diputada Elisa Carrió de la Coalición Cívica.

Para el dirigente político, ese es su principal capital político dentro de la principal alianza opositora. Macri considera que si bien el reparto de poder en Juntos por el Cambio es "más horizontal", su lugar de ex presidente y fundador del espacio lo coloca en una posición singular.

En este sentido, en el entorno del ex presidente evalúan que la postura que adopte Macri en el armado opositor de 2023 podría funcionar "como un ordenador". Es decir, que cualquiera sea la decisión que tome sobre su posible candidatura influirá en el rumbo que finalmente elija la coalición opositora.

Macri gana visibilidad y cree en su rol
Macri gana visibilidad y cree en su rol "ordenador" dentro de Juntos por el Cambio.

Macri refuerza su perfil de cara a 2023

"No me gusta que me digan lo que tengo que hacer ni tampoco lo que no tengo que hacer", afirma el ex jefe de Estado entre los suyos cada vez que se toca el tema de su posible candidatura presidencial o sobre el papel que jugará en los próximos dos años, según confió una fuente cercana a iProfesional.

De esta manera, el ex mandatario aspira a tener peso propio en el armado de 2023 más allá de si se presenta o no como candidato presidencial. Esto agita todavía más la interna del PRO, donde Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich compiten por el liderazgo de Juntos por el Cambio.

Macri se mostró activo durante la campaña para las elecciones legislativas, con recorridas por varias provincias, y expresó también su interés en tratar de sumar a la coalición al excéntrico economista Javier Milei, quien no ahorra críticas e insultos contra Rodríguez Larreta y el sector "moderado" de la oposición.

Se trata de un elemento más de tensión en la relación entre el ex presidente y el jefe de Gobierno porteño, que no volvió a ser la misma desde que el alcalde de la Ciudad le relegó en el armado de la oferta electoral del PRO para las legislativas de este año.

Cerca de Macri aseguran que no está peleado con Rodríguez Larreta, pero reconocen que "Horacio tiene una mirada distinta" sobre el futuro de la coalición opositora. "Se resolverá más adelante", agregan, sin descartar un futuro choque entre ambos.

En la intimidad, según supo este medio, el ex mandatario evita criticar al alcalde porteño pero menciona (sin inocencia) que Rodríguez Larreta fue su jefe de Gabinete en la Ciudad y que lo apoyó para ser jefe de Gobierno en la interna con Gabriela Michetti, así como que María Eugenia Vidal, hoy alfil de Larreta, fue su ministra de Desarrollo Social y posteriormente vicejefa de Gobierno.

La relación de Macri con Bullrich, actualmente, es mejor. En Juntos por el Cambio hay quienes creen que el ex mandatario aprovecha a la presidenta del PRO para desgastar a Rodríguez Larreta, aunque son apenas comentarios. Nadie ignora que la ex ministra de Seguridad tampoco es inocente y juega su propio juego.

La estrategia de Rodríguez Larreta

Más allá de las intenciones de Mauricio Macri, Rodríguez Larreta avanza con su plan presidencial sin inmutarse y, por si fuera poco, sin cortar el diálogo con ningún actor de Juntos por el Cambio. Ni siquiera con quienes se perfilan como rivales internos, como Macri y Bullrich, con quienes mantuvo sendas reuniones en los últimos días.

El jefe de Gobierno porteño incrementa su influencia en los bloques del Congreso a partir de la centralidad que logró para sus alfiles en las listas de candidatos a diputados, eleva su perfil internacional con giras por el exterior y teje acuerdos con diversos actores.

El último de ellos fue con el intendente de Vicente López y presidente del PRO bonaerense, Jorge Macri, a quien designó como ministro de Gobierno de la Ciudad. Fue el cierre del acuerdo que habían sellado en agosto, cuando el primo del ex presidente amagaba con ser candidato en Provincia y competir contra Diego Santilli, el elegido de Larreta.

Larreta expande su influencia y sumó a Jorge Macri a su armado.
Larreta expande su influencia y sumó a Jorge Macri a su armado.

Desde el Ministerio de Gobierno, Jorge Macri atenderá principalmente asuntos relacionados con el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). En el PRO estiman que desde ese lugar podrá llevar a cabo una construcción política nada menor. Rodríguez Larreta no lo ignora.

El mandatario porteño también mantiene su acuerdo también con Martín Lousteau y el radicalismo porteño, enfrentado con el ala de la UCR que lidera el gobernador jujeño Gerardo Morales, otro crítico de Rodríguez Larreta que busca enfrentar el "centralismo porteño" en 2023 dentro de Juntos por el Cambio.

Así, los movimientos de Macri y el armado de Rodríguez Larreta empiezan a transitar por caminos paralelos. Pero ninguno de los dos dramatiza esta situación y aceptan la realidad que ya se impone en Juntos por el Cambio por el peso de los hechos: sean cuales fueren los actores, habrá competencia por el liderazgo.

Macri y Rodríguez Larreta coinciden en ese punto. Días atrás el ex jefe de Estado afirmó que "está bien que muchos obispos quieran ser papa, pero sepan que van a tener que competir". La frase fue un mensaje hacia adentro de la coalición, pero al jefe de Gobierno porteño no lo sorprendió, dado que él también aseguró que la candidatura presidencial de Juntos por el Cambio en 2023 "se definirá en una primaria".