Proyecto de impuesto a bienes no declarados vuelve a unir al oficialismo: ¿hasta cuándo durará la paz?

El proyecto de un nuevo gravamen corrió de la escena la pelea entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner, pero la tensión de fondo se mantiene
30/03/2022 - 07:01hs
Proyecto de impuesto a bienes no declarados vuelve a unir al oficialismo: ¿hasta cuándo durará la paz?

El proyecto de los senadores del Frente de Todos para crear un nuevo impuesto sobre los bienes no declarados en el exterior permitió al presidente Alberto Fernández y al sector que lidera la vicepresidenta Cristina Kirchner acercar posiciones luego de varios días de una fuerte pelea pública y se sumó a otras muestras de distensión, aunque la interna sigue.

La iniciativa que propone crear un fondo para pagar la deuda con el FMI a partir de un gravamen sobre capitales "fugados", según el kirchnerismo, salió del círculo más cercano a la vicepresidenta. Lo firmaron Anabel Fernández Sagasti, Juliana di Tullio, Martín Doñate y Oscar Parrilli, todos ellos de estrecha confianza de Cristina Kirchner.

Si bien varios senadores del bloque se enteraron de la iniciativa cuando se dio a conocer por Twitter y esto generó algún malestar, no hubo fuertes desacuerdos internos y, además, su presentación le fue anticipada a la Casa Rosada poco antes a pesar de que el diálogo entre Fernández y su vice sigue cortado, según pudo reconstruir iProfesional.

El apoyo del Gobierno al proyecto, expresado por la portavoz presidencial Gabriela Cerruti, terminó de confirmar que la espuma de la interna entre el "albertismo" y el kirchnerismo desatada por el acuerdo con el FMI empezó a bajar, al menos, en público.

El proyecto sobre el impuesto acercó posiciones pero Alberto y Cristina siguen sin hablar
El proyecto sobre el impuesto acercó posiciones pero Alberto y Cristina siguen sin hablar.

Tal como había anticipado iProfesional, los distintos sectores que integran el Frente de Todos coinciden lograr alguna tregua a pesar de que las diferencias por el rumbo del gobierno persistan, y una de las formas sería los proyectos que permitan a las distintas tribus mostrar una coincidencia de criterios, además de algunos gestos de acercamiento.

Impuesto, Consejo de la Magistratura y muestras de "unidad"

El último martes, Alberto Fernández se mostró con el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, el hombre fuerte de Cristina Kirchner en el Gabinete nacional, en un acto de homenaje a dos trabajadores de ese ministerio detenidos desaparecidos durante la última dictadura militar.

Fue un gesto que se sumó a otros previos como el aplauso que pidió para Cristina Kirchner la semana pasada al inaugurar una obra iniciada por ella en Paraná y su repudio a los carteles que aparecieron en el centro porteño contra la vicepresidenta, además de sus permanentes llamados a la "unidad" del espacio.

Pero lo único que hasta el momento muestra una verdadera unidad son los proyectos de ley en los que ambos sectores coinciden, porque son los que permiten que el bloque oficialista vote sin fisuras, a diferencia de la división que experimento tanto en el Senado como en Diputados durante el tratamiento del acuerdo con el FMI.

En ese sentido, la reforma del Consejo de la Magistratura es, al igual que el proyecto para gravar los bienes no declarados en el extranjero, un elemento unificador. Tanto Fernández como Cristina Kirchner son críticos del funcionamiento de la Corte Suprema y rechazan la posibilidad de que se haga con el control del organismo que selecciona y disciplina a los jueces.

Algunos proyectos puede unificar al oficialismo en el Congreso, pero la pelea por el rumbo continúa

Por ello, el oficialismo en el Senado se movió rápido para tratar de avanzar con el proyecto enviado por el Ejecutivo para reformar ese cuerpo y cumplir con el fallo del máximo tribunal que ordenó sancionar una nueva ley para modificar su integración. El Frente de Todos no mostró fisuras en este tema, aunque debió postergar la sesión prevista para este miércoles por no tener los votos necesarios para aprobarlo. Y es que aún en la unidad, siente su pérdida de poder en el Congreso.

La pelea continúa: ¿cambios en el Gobierno?

Los proyectos de ley con consenso interno y los gestos le permiten al Gobierno y al todo el oficialismo en general correr la interna del centro de la mirada pública, pero lejos están de terminarla. Las tensiones continúan y el Presidente y su vice siguen sin hablar, algo que para muchos en el Frente de Todos es necesario que "ocurra en algún momento".

Y es que uno de los motivos centrales de la disputa es precisamente el manejo del Poder Ejecutivo. "Hay tensiones por un recambio de Gabinete", deslizó a iProfesional una fuente del Frente de Todos. El kirchnerismo sigue teniendo en la mira al ministro de Economía, Martín Guzmán, al de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y al canciller Santiago Cafiero.

Algunas voces en el oficialismo evalúan que difícilmente la pelea entre el "albertismo" y el "cristinismo" se termine si no hay cambios en el Gobierno. Fernández se resiste a esta exigencia hasta el momento y, por lo tanto, la guerra fría continúa.

Lo que esperan quienes más preocupados están por la interna oficialista es que, al menos, la tensión baje gracias a los puntos en común que todavía pueden encontrar.