La inflación récord en 20 años reavivó la interna oficial y hay disputa por próximas medidas

Contra el pedido de Cristina Kirchner de evitar un ajuste, el Banco Central volvió a subir tasas de interés. El kirchnerismo reclama medidas "heterodoxas"
Por Claudio Zlotnik
14/04/2022 - 08,00hs
La inflación récord en 20 años reavivó la interna oficial y hay disputa por próximas medidas

Martín Guzmán y Roberto Feletti intentaron bajar el tono a la interna política en las últimas horas, a través de una comunicación telefónica. Protagonistas de la política, al fin y al cabo, no demoraron mucho en ponerse de acuerdo en ese punto. No se trata de diferencias personales. La disputa dentro del oficialismo tiene que ver con cuestiones de fondo: el rumbo económico, ni más ni menos. Y hay diferentes puntos que exacerban la grieta en el seno del oficialismo. A a tal punto, que siguen los roces ante posibles cambios en el gabinete nacional.

Los choques internos se van a mantener, a menos que uno de los grupos revea su estrategia. Eso no ocurre, por ahora.

La oficialización de que la inflación se encuentra en el peor momento de los últimos 20 años empeoró las diferencias. Alberto Fernández piensa que lo que mejor puede hacer es seguir, de la forma más prolija posible, lo firmado con el Fondo Monetario.

Al contrario que Cristina Kirchner y los economistas del kirchnerismo, en el "albertismo" aseguran que el acuerdo con el FMI es la única ancla que hoy tiene la política económica. Sin ese canal asegurado, lo más probable es que el mercado cambiario estaría "en el aire". Y no estable, como hasta ahora. En el gabinete económico sostienen, incluso, que el escenario luce tan complicado que aun con el acuerdo firmado y con el súper cepo, al Banco Central le cuesta mucho comprar dólares en el mercado cambiario.

Desde el kirchnerismo creen que la única manera de enfrentar la inflación es mejorando los ingresos de la población, a través de la intervención del Estado. Una receta que se puso en práctica durante el segundo mandato de Cristina Kirchner.

Una estrategia que apareció en las últimas horas, tanto en el discurso de Axel Kicillof en la localidad de Ensenada, como por la propia Cristina Kirchner, este viernes en el CCK.

Tras el fuerte dato de la inflación, el kirchnerismo vuelve a reclamar por le rumbo económico.
Tras el fuerte dato de la inflación, el kirchnerismo vuelve a reclamar por le rumbo económico.

El reclamo urgente de Cristina

La vicepresidenta cree que deben tomarse medidas concretas, y en un cortísimo plazo. "Que te pongan la banda y te den el bastón, créanme, no significa que tengas el poder, sólo un poquito de eso. Y lo digo por experiencia. Y ni te cuento si además no se hacen las cosas que hay que hacer, dejémoslo ahí", postuló Cristina Kirchner.

"Creo que alguien siga afirmando que el Estado no es importante en la vida de las personas, definitoria diría yo, es un necio o un cínico; hay de los dos", agregó la ex Presidenta.

Guzmán ya dejó en claro que no quiere subir las retenciones a los granos, ni a la leche ni a las exportaciones de carne. Fue bajo el amparo político de Alberto Fernández.

Fue una jugada importante en el marco de la grieta interna. Pero las presiones se intensificarán en las próximas horas: el kirchnerismo pretende que el Gobierno envíe al Congreso un proyecto para cobrarles un nuevo impuesto a los sectores que, por la guerra, están obteniendo una "renta extraordinaria".

La idea es que con los fondos que se recauden pueda financiarse una especie de "IFE" (para trabajadores informales y monotributistas de las categorías más bajas) que ayude a contrarrestar los efectos de la inflación en los alimentos.

Cristina Kirchner planteó
Cristina Kirchner planteó que es necesaria la intervención del Estado en la economía.

Shock de precios y preocupación por el consumo

La obvia presunción es que el consumo, que ha venido recuperándose en los últimos meses, se achicará pronto, si es que la inercia inflacionaria no afloja.

El signo positivo del consumo reapareció en julio del año pasado, y a partir de ese momento se mantuvo la tendencia positiva.

La duda ahora es si estos aumentos, sobre todo en los alimentos, marcarán una disrupción por primera vez en ocho meses de signos positivos de manera consecutiva.

Los anuncios de Kicillof y de Feletti el otro día en Ensenada no tienen ninguna incidencia en la macro: no remiten a un mayor gasto público ni a una emisión monetaria adicional. Sólo intentan marcar la diferencia con Guzmán y, en todo caso, mostrarle el camino que debería transitar ante la aceleración inflacionaria. 

La súbita caída en el nivel de consumo se da en plena interna en el oficialismo. El sector kirchnerista le viene reclamando a Alberto Fernández medidas audaces para detener la especulación y evitar una nueva crisis.

El deterioro de los ingresos por la suba de precios puede impactar en el consumo.
El deterioro de los ingresos por la suba de precios puede impactar en el consumo.

Cuarto retoque a la tasa: ¿el último del semestre?

Contra la expectativa del kirchnerismo, el Banco Central volvió a subir la tasa de interés. La cuarta vez en el año. Guzmán y Pesce sostienen que no les quedaba otro camino porque forma parte del acuerdo con el FMI: que el costo del dinero corra por arriba del ritmo de inflación.

La expectativa de los funcionarios es que haya sido el último ajuste del primer semestre; que la suba de los precios se desacelere a partir de este mismo mes. La contracara de la medida, obviamente, tiene que ver con la posibilidad de que se afecte la actividad económica, de por sí golpeada por la alta inflación.

En el informe de Política Monetaria (IPOM) que publica el BCRA no se deja lugar a las dudas sobre la ruta a seguir: "El incremento en la tasa de interés de política monetaria busca propender hacia retornos reales positivos sobre las inversiones en moneda local, de modo de impulsar la demanda de pesos. Es por ello que, de cara al futuro, las novedades en materia inflacionaria se verán reflejadas en la calibración de tasas de interés por parte de la autoridad monetaria," afirman los técnicos del Central.

Tasas
La suba de tasas respeta lo acordado con el FMI, pero se corre el riesgo de enfriar la economía.

Para el FMI, el piso de la tasa debe ser tal que ayude a disminuir la brecha cambiaria. Ni más ni menos. Desde las consultoras, los economistas infieren en que "hay que ir probando a dónde está ese nervio".

En las últimas semanas, la brecha cambiaria fue disminuyendo. Contra un contado con liqui o MEP que se estabilizó en $190, el dólar oficial fue subiendo, aunque por detrás del IPC.

Después de la Semana Santa, lo más probable es que se tomen nuevas definiciones. El Gobierno, más allá de la suerte que corran los precios de las materias primas a nivel internacional, va a dar señales del camino que va a tomar.

Un dato: a fin de este mes deberían convocarse a las audiencias por los próximos aumentos de los servicios públicos. ¿Será, como muchos esperan a un lado y otro de la grieta oficialista, el escenario del próximo round entre la Casa Rosada y el kirchnerismo?

Temas relacionados