Dólar, tasas, tarifas: 3 medidas que Alberto Fernández debe tomar en el peor momento de la pelea con Cristina

El Presidente está convencido de avanzar en el cumplimiento del acuerdo con el FMI, pero la vice plantea dudas. Las tensiones repercuten en el mercado
Por Claudio Zlotnik
04/05/2022 - 06,45hs
Dólar, tasas, tarifas: 3 medidas que Alberto Fernández debe tomar en el peor momento de la pelea con Cristina

En el peor momento de su relación con Cristina Kirchner, el presidente Alberto Fernández tendrá que determinar si avanza con medidas económicas sobre dólar, tasas y tarifas que, claramente, van en el sentido contrario al reclamo de la vicepresidenta pero que forman parte del acuerdo con el FMI, que Fernández pretende honrar.

No se trata de una cuestión de gustos, al menos en una primera instancia: el jefe de Estado está convencido de que el cumplimiento de los objetivos acordados con el Fondo Monetario es el ancla fundamental de la economía. La única forma de esquivar una nueva crisis cambiaria.

¿Qué decisiones tomará Alberto Fernández? ¿Privilegiará su vínculo político con Cristina? ¿Hará lo que él mismo firmó hace algunas semanas con el FMI, y que es su principal apuesta para llegar hasta 2023?

Las dudas sobre el futuro inmediato se sienten en el mercado cambiario: el dólar blue volvió a subir ayer, hasta los $203,50.

La última embestida del kirchnerismo fue la más fuerte desde que ese sector de la coalición, que se cree dueño de la mayoría de los votos con los que Fernández llegó a la Casa Rosada, se declaró en disidensia con las medidas del Presidente y su ministro de Economía. Sin los improperios que se escucharon a finales del año pasado en el audio que difundió en forma privada la ex diputada Fernanda Vallejos, el mensaje de ayer de Andrés Larroque tuvo un registro parecido.

No hay vuelta atrás después de que el segundo de La Cámpora acusara al Presidente de ser "el que fuerza la ruptura permanentemente". "El Gobierno es nuestro", advirtió.

Alberto Fernández y CFK, con visiones divergentes sobre el rumbo económico.
Alberto Fernández y CFK, con visiones divergentes sobre el rumbo económico.

Dólar: lo que pide el FMI y lo que rechaza CFK

La cuestión en que el Gobierno definirá al menos tres temas clave, que tienen la resistencia de Cristina Kirchner.

La primera tiene que ver con una demanda del FMI, que Martín Guzmán escuchó en su reciente viaje a Washington: la aceleración de las minidevaluaciones diarias, con el objetivo de que no se atrase el tipo de cambio real.

El tema fue abordado la semana pasada por el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, con el staff del FMI, vía zoom. Para los técnicos del organismo, el dólar oficial debería ubicarse un 18% por arriba del nivel actual.

Lo concreto es que el FMI pretende que el Gobierno acelere, aún más, las minidevaluaciones diarias: Georgieva y el staff técnicos están muy preocupados por la dinámica inflacionaria de la Argentina y, en ese contexto, reclaman que no se retrase más el tipo de cambio.

Con una inflación del 6,7% en marzo y un índice que merodeó el 5% en abril, en el organismo quieren que el BCRA sea más categórico en los movimientos diarios. El año pasado, el tipo de cambio oficial perdió contra la inflación: tuvo un alza del 22% contra una suba de precios del 51%.

En lo que va de este 2022, la situación no cambió demasiado, por culpa de la aceleración inflacionaria. Contra una inflación que en estos primeros cuatro meses rondará el 22% (estimando un IPC del 5% en abril), la suba del dólar acumula la mitad: el 11,1%. La sospecha de los técnicos del Fondo es que en un mercado cambiario atrasado, el Banco Central no logre comprar los dólares comprometidos en el acuerdo.

El FMI pide acelerar la devaluación diaria y acumular más reservas.
Urgencia: el FMI pide acelerar la devaluación diaria y acumular más dólares en las reservas.

Recién a fines del mes pasado, el BCRA logró cambiar el preocupante signo negativo para las reservas que arrastró desde comienzos de año, a pesar de las liquidaciones récord de las cerealeras. Durante el primer trimestre, las ventas de CIARA alcanzaron a u$s7.926 millones contra el anterior pico, de u$s6.700 millones, del mismo período del año pasado. Aun así, el Central no llegó a captar dólares para sus reservas; terminó u$s48 millones abajo. Durante abril, las compras sumaron unos u$s165 millones. El ritmo debería acelerar fuerte para llegar a las metas consensuadas con el FMI.

Mayo arrancó con compras por u$s240 millones en los primeros dos días hábiles.

Las tasas de interés, un factor clave

Junto con la suba del dólar oficial, el FMI quiere que el BCRA vuelva a elevar las tasas de interés. Hay mucha preocupación por la dinámica inflacionaria, que deja a la autoridad monetaria "corriendo desde atrás".

Para esta semana, el retoque de la tasa no está previsto en la agenda del Directorio del Central. Habría que esperar a que el INDEC dé a conocer el dato de la inflación de abril, para saber si vuelve a exceder la expectativa de los economistas.

El Fondo, además, busca que baje la brecha entre el dólar oficial y el MEP y el contado con liqui, que sería la manera de convencer a los inversores de que la mejor alternativa sería apostar por el "carry trade" antes de la dolarización.

Subir tasas para desactivar la dolarización: difícil desafío para el Banco Central.
Subir tasas para desactivar la dolarización: difícil desafío para el Banco Central.

Suba de tarifas en un escenario de máxima tensión

Dentro de una semana comenzarán las audiencias públicas que definirán los ajustes en las tarifas de luz y gas, que fueron impulsadas por el ministro de Economía y resistidas por Cristina Kirchner. Esos aumentos, que forman parte nodal del acuerdo con el FMI, deberían arrancar dentro de un mes. 

También está claro que Cristina Kirchner se opone a estas actualizaciones, que supone un ajuste imposible de asimilar por la sociedad. Y que le harán perder las elecciones al peronismo en 2023. La pulseada en el oficialismo incluye a quienes manejan y toman decisiones en materia energética. La actualización tarifaria será una instancia determinante para la suerte del ministro Guzmán en el elenco oficial.

Por ahora, Alberto Fernández continuó con su estrategia de bajo perfil frente al ataque del kirchnerismo. "Nadie es dueño del Gobierno, el Gobierno es del pueblo", dijo ayer martes tras las críticas de Larroque.

"Yo no soy el dueño del Gobierno, nadie es dueño del Gobierno. El Gobierno es del pueblo y nosotros representamos a ese pueblo", remarcó Fernández durante el acto que encabezó en la ciudad de General Pico, provincia de La Pampa, donde inauguró un centro de transferencia de residuos.

Suba de tarifas, una medida que incomoda al kirchnerismo.
Suba de tarifas, una medida que incomoda al kirchnerismo.

¿Le servirá esa estrategia para desarrollar la gestión de su administración? Dentro del propio oficialismo lo ponen en duda.

Sin embargo, los tiempos apremian y hay que tomar las definiciones. ¿Habrá un antes y después del próximo aumento tarifario? ¿El BCRA volverá a subir las tasas de interés, como sugiere la aceleración inflacionaria? ¿Tocarán en ritmo devaluatorio, como reclama el FMI?

Falta poco para saber si, más allá de las palabras y de los posicionamientos políticos, el Gobierno avanza con el cumplimiento del acuerdo con el Fondo, a pesar de las presiones de Cristina.