Dictaron conciliación obligatoria y el gremio de trabajadores de la Alimentación levantó el paro

La ministra Kelly Olmos intervino y el sindicato no podrá llevar adelante protestas durante los próximos 15 días. ¿Qué reclama el sector?
30/05/2023 - 17:45hs
Dictaron conciliación obligatoria y el gremio de trabajadores de la Alimentación levantó el paro

Cuando la Federación Trabajadores de Industrias de la Alimentación (FTIA) se disponía a continuar las medidas de fuerza, el ministerio de Trabajo dispuso la conciliación obligatoria para encauzar las negociaciones con los directivos de la Federación de Industrias de la Alimentación (FTIA). El gremio decidió acatar la resolución de la cartela laboral por lo que levantó los paros de dos horas por turno que estaba aplicando en todo el país.

De esta forma y por el período de 15 días, la organización gremial no podrá llevar adelante ningún tipo de protestas; en tanto que los empresarios están impedidos en aplicar sanciones al personal.

Después de una masiva movilización que llevaron a cabo la semana pasada, la FTIA comenzó este lunes con paros de dos horas por turno y la realización de asambleas en todos los establecimientos de la actividad, lo que generó una virtual parálisis de la producción. Desde el ministerio que conduce Raquel "Kelly" Olmos bajó la orden de dictar la conciliación para que el conflicto no llegue a mayores.

Trabajadores de la Alimentación amenazan con profundizar las medidas de fuerza

Según pudo averiguar iProfesional, si en la semana no había un acercamiento del sector empresario con una propuesta que los conforme, la Federación que lidera Héctor Morcillo tenía pensado profundizar los ceses de actividades a tres horas por turno, lo que definitivamente complicaría el funcionamiento de las plantas alimenticias de todo el país.

La contundente convocada por FTIA el pasado martes 23 en la Capital Federal, que culminó con una manifestación frente a la sede de la Cámara Empresaria (ubicada en avenida Córdoba al 1300), con la presencia de trabajadores y trabajadoras de los sindicatos de todo el país, dio una muestra del poder de fuego gremial, que se rubricó con el alto acatamiento a los paros aplicados desde el lunes.

La Federación reclama un aumento trimestral que contemple los índices inflacionarios y el rechazo a los "injustos despidos" en la Planta de Bagley Córdoba y por la inmediata reincorporación del personal afectado. La demanda fue rechazada sistemáticamente por las patronales, lo que desató el conflicto.

Hasta hoy, el gremio de trabajadores
Hasta hoy, el gremio de trabajadores de la Alimentación venía realizando paros de 2 horas por turno.

El gremio se moviliza en defensa del salario

Morcillo afirmó que "frente a la postura intransigente de los responsables de FIPPA, que se niegan a recomponer los ingresos de los trabajadores y trabajadoras, dimos una contundente muestra de movilización en la calle que contó con el respaldo unánime de los sindicatos de la Alimentación de todo el país, iniciando de esta manera el  plan de lucha por una urgente recomposición salarial".

Voceros gremiales coincidieron en relatar que gracias a las protestas "se pudo ver el descontento de los trabajadores y trabajadoras", ratificaron su voluntad de "luchar por un acuerdo salarial trimestral que preserve el poder de compra de los salarios y le gane a la inflación" y repitieron que "están buscando la conflictividad vaya uno a saber con qué razones". Asimismo, indicaron: "Nuestra postura es de diálogo, pero cuando la negociación se prolonga por tanto tiempo, poniendo trabas y sin una oferta concreta, no nos queda otra salida que reclamar por el salario de los trabajadores y trabajadoras".

Subrayaron que "hay diferencias en los porcentajes de aumento, pero mientras nosotros buscamos que el acuerdo sea trimestral, tal como es la tendencia en el medio de contexto inflacionario, las patronales pretenden que sea a seis meses con cláusula de revisión".

Preservar el poder adquisitivo de los salarios

Morcillo resaltó que "como en cada negociación, nuestro objetivo es preservar y defender el poder adquisitivo de los salarios de los trabajadores y trabajadoras, teniendo en cuenta que el costo de vida sigue en aumento y su tendencia no es a la baja".  

La discusión del convenio colectivo del trabajo 244/94 incluye además que se cumpla la resolución de la AFIP en el impuesto a las Ganancias, para que impacte en el básico y no en los adicionales, licencia parental, adicional por trabajo en altura, igualdad de categorías, adicional dispositivos productivos digitales y sostener los beneficios de guardería, que son superiores a los que marca la reciente ley.

Morcillo explicó que "los problemas de la Argentina hoy son la inflación y el empleo no registrado, con trabajadores y trabajadoras que están fuera del sistema y no tiene cobertura de salud, ni vacaciones pagas, ni aguinaldo ni hace un aporte a la jubilación".

Frente a la sede de la patronal, se sucedieron una serie de discursos, que comenzaron con Daniel Sequiera (secretario General del STIA de Gobernador Virasoro), continuaron con Rodolfo Daer (secretario General del STIA Buenos Aires) y finalizaron con Héctor Morcillo,  (titular de la Federación de Alimentación). Los dirigentes coincidieron en remarcar: "¡Basta de especulación patronal! ¡Queremos y necesitamos salarios dignos!".

Temas relacionados