Conocé las increíbles historias colaterales que ha generado El juego del calamar

Conocé las increíbles historias colaterales que ha generado El juego del calamar
El tema de conversación entre los fanáticos no se acaba en la trama de la serie, pues historias que van más allá de la ficción. Las más destacadas
Por iProfesional
08.10.2021 09.24hs Recreo

Pocas series tienen éxito como para marcan la conversación social y cultural durante unas semanas, y está claro que ‘El juego del calamar’ se está convirtiendo en el fenómeno de la temporada. Según su argumento, 456 desconocidos aceptan participar en una competición violenta con tal de llevarse el botín. Han sido seleccionados porque reúnen una misma característica: están endeudados hasta las cejas y no encuentran la forma de rehacer sus vidas.

Cuando los transportan a un paradero desconocido y les informan del inicio de la primera prueba, todos piensan que no supondrá mucho esfuerzo, creen que son juegos infantiles y no tienen en cuenta es que, si pierden, serán ejecutados por los hombres enmascarados y armados que les rodean.

El tema de conversación no se acabe en la trama de la serie, pues historias que van más allá de la ficción de El juego del calamar han atraído la atención de los seguidores de la serie.

Hwang Dong-hyuk, el hombre detrás de esta ficción surcoreana, está viviendo sus días de mayor reconocimiento, sobre todo ahora que tiene la responsabilidad de idear una segunda temporada.

El director de El juego del calamar ha realizado varias entrevistas y en ninguna de ellas se ha mostrado avergonzado de haber pasado por apuros económicos y estar mal psicológicamente por culpa "de un montón de deudas", igual que el gran grueso de participantes de estos sádicos juegos infantiles.

De hecho, según el The Wall Street Journal, tuvo que vender el portátil con el que estaba escribiendo el guión para conseguir 582 euros y poder costearse sus gastos mientras compartía vivienda con su madre y su abuela. Hwang terminó de escribir la trama de la serie en 2009 pero durante diez años no encontró apoyo para que viera la luz. Ni productoras ni actores querían sumarse al arriesgado proyecto en el que la violencia es protagonista y que tanto éxito está cosechando.

1) Se estrenan centenares de series cada temporada pero son pocas las que marcan la conversación social y cultural. El juego del calamar , que Netflix estrenó el 17 de septiembre, es una de ellas. Desde la plataforma avisan que va camino de convertirse en la serie más vista de la historia del servicio.

Es el éxito imprevisto para una empresa que ni siquiera facilitó episodios por adelantado a los medios como sí hicieron con apuestas como la española Jaguar, la británica Sex education o la estadounidense Misa de medianoche, estrenadas en las mismas fechas. No necesitó críticas iniciales. Tuvieron suficiente con colocar la serie de Hwang Dong-hyuk en el catálogo y dejar que el boca a boca en las redes sociales y entre amigos le permitieran dar la vuelta al mundo desde Corea del Sur. Se beneficia de tener un punto de partida visceral y fácil de comunicar: 456 personas endeudadas compiten a vida o muerte en juegos infantiles para repartirse 34 millones de euros.

2) A veces distrae ver una serie de televisión, leer un número de teléfono determinado y darte cuenta que no es verosímil porque le falta una cifra o el prefijo no existe. Pero la alternativa es peor. Se está evidenciando con El juego del calamar, donde pusieron números reales y, en consecuencia, los propietarios de las líneas no dejan de recibir llamadas. Por suerte para los coreanos afectados, esto debería acabar porque Netflix ha informado que borrarán los teléfonos de la serie.

3) El éxito de El juego del calamar ha encumbrado a sus actores protagonistas a nivel mundial. Hasta el momento solamente gozaban de fama dentro de las fronteras de Corea del Sur pero sus caras —los nombres siguen siendo complicados de recordar— comienzan a ser muy conocidas.

4) Medio mundo está obsesionada con El juego de calamar. El nuevo éxito de Netflix ha enganchado a la audiencia con su violenta trama y sus ambiciosos personajes. Son 456 personas endeudadas hasta las cejas y que están dispuestas a todo para conseguir el gran premio final, que es de 45.600 millones de wones.

En la actualidad, un won surcoreano son 0,00072 euros y un euro son 1379,75 wones. Por lo tanto, los 45.600 millones de wones suman algo más de 33 millones de euros - 33.047.193,62 de forma precisa y según varíe la divisa -.

Por otra parte, los participantes en estos juegos tan infantiles como mortíferos tienen un valor de 100 millones de wones cada uno - de ahí salen los 45.600 millones de wones -. Por lo tanto, siguiendo la conversión, cada concursante tiene un valor de 72.501,359 euros.

5) El juego del calamar va camino de convertirse en la serie más vista en toda la historia de Netflix. La ficción surcoreana ha sido un completo éxito a nivel global desde su lanzamiento y cada vez son más los adeptos a esta serie de solamente nueve capítulos. En Corea del Sur, la proveedora de internet SK Broadband analiza demandar a Netflix ya que considera que la plataforma de streaming debería de ser la encargada de pagar el extra de ancho de banda que está usando para absorber todo el inesperado tráfico que está generando la serie.