iProfesional

Netflix ganó fortunas con El juego del calamar, pero a su creador sólo le quedaron las migajas

En vez de aportar un bonus en el caso que la serie explote, desde la empresa Netflix justificaron que "pagan muy por encima del mercado"
Por iProfesional
30/06/2023 - 09:25hs
Netflix ganó fortunas con El juego del calamar, pero a su creador sólo le quedaron las migajas

El juego del calamar fue un éxito sin precedentes para Netflix, porque recaudó más de 900 millones de dólares, y se convirtió así en una de las series más rentables en la historia de la empresa.

El creador, director y guionista de la serie, Hwang Dong-hyuk, fue elegido por la revista estadounidense Time como una de las 100 personas más influyentes del mundo. Sin embargo, no recibió por la serie más que "para poner comida en la mesa", como reconoció al diario inglés The Guardian.

El contrato de Netflix se basa en salarios predefinidos, donde no se añaden bonus ni extras derivados de los posibles royalties generados. Es decir, los creadores de la serie no obtienen beneficios adicionales por el merchandising o la propiedad intelectual derivada que se pueda generar en casos como este, de éxito internacional.

El juego del calamar es el ejemplo más claro de una obra cuyo costo de producción fue muy bajo y los beneficios, enormes. Netflix encontró en Corea del Sur un filón. Un hecho que el propio Hwang aceptó con resignación con la idea en mente de "nutrir todo el ecosistema" y mirar en el medio y largo plazo.

Un caso contrario fue 1899, la serie de los creadores de Dark que fue cancelada. Aunque fue un éxito de audiencia, su presupuesto era demasiado elevado. Ted Sarandos, director general ejecutivo de Netflix, justificó el modelo de negocio de la compañía. Su política es no pagar royalties a los creadores, porque son "compensados justamente", dijo.

En vez de aportar un bonus en el caso que la serie explote, desde Netflix justificaron que "pagan muy por encima del mercado" y que "en el caso del éxito de una serie, nos aseguraremos de que los creadores sean compensados de una manera correcta en la próxima temporada".

El creador, director y guionista de la serie, Hwang Dong-hyuk.
El creador, director y guionista de la serie, Hwang Dong-hyuk.

Europa pone límites a Netflix

Michaela Coel, creadora de I may destroy you, explicó en el medio Vulture su caso. Rechazó un millón de dólares de Netflix porque la empresa se negaba a darle al menos un 5% de los derechos de autor sobre la serie. Tampoco aceptó negociar cuando la creadora bajó esta cifra al 0,5%. "Así no es como se hacen las cosas con Netflix", recibió como respuesta.

En mayo se hizo la primera huelga de guionistas de Hollywood en los últimos 15 años. Entre otras peticiones, se reclamó por los royalties. Una de las solicitudes de la asociación Writers Guild of America es que el monto de residuales esté basado en el número de suscriptores en el extranjero. Es decir, cobrar en función de los seguidores conseguidos. Una forma de ligar su remuneración al éxito de sus creaciones.

En Europa ya hay una normativa que intentó solucionar el problema. La directiva 2019/790 sobre derechos de autor y derechos afines intentó lidiar con este asunto. En el momento que una serie producida en Europa supera los 10 millones de cuentas que hayan reproducido el 90% de una serie, Netflix debe pagar royalties al equipo creativo.

En Alemania ya se trasladó esta directiva y Netflix acordó pagar royalties a los creadores para cumplir con la ley. Debido a la transposición de la normativa europea, Netflix también empezó en España a pagar a actores y actrices por el dinero que ganan sus series.

Según la entidad AISGE, actores como los de La casa de papel o Élite cobran royalties en función de lo que Netflix gana en España. En el caso de los beneficios de estas series en otros países, los royalties se deberán gestionar en cada mercado por separado.

Temas relacionados