El 41% de las conexiones a Internet fija de la Argentina no supera los 6mb

La velocidad promedio del país es de 13 mb pero no es pareja en todo el país. Los mejores accesos se concentran en ciudad y provincia de Buenos Aires
Por iProfesional
31/08/2018 - 09,44hs
El 41% de las conexiones a Internet fija de la Argentina no supera los 6mb

Nunca un mapa sobre la velocidad de conexión a Internet en la Argentina mostró tan bien la disparidad que existe en el territorio. Si bien a los organismos oficiales les gusta mostrar que la velocidad promedio de acceso es de 13,1 mb, cuando se rasca un poco más sobre esa cifra, se advierte que un 43,3% supera los 10 mb y que casi un 41% apenas se mueve entre 1 y 6 mb. Este segundo grupo se encuentra principalmente en las zonas donde hay menos competencia y que son menos densamente pobladas.

Así surgió del Internet Index que elabora la Cámara Argentina de Internet (CABASE) correspondiente al segundo semestre de 2018 que mostró que, pese a que el país muestra un buen nivel de penetración del servicio, la escasez de inversiones en la última milla de las redes –la que ingresa en los hogares de los clientes- llevó a que el grueso de la población posea conexiones de baja calidad y a precios altos.

 

Parte de esa enorme disparidad entre las velocidades de acceso se debe a las tecnologías que se utilizan, todavía, en varias regiones del país. La más eficiente es la de fibra óptica. Sin embargo, estas apenas cubren al 3% del total de conexiones fijas del país, de acuerdo a los datos del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) que tomó la Cámara.

Esto equivale a 217.000 hogares conectados con esa tecnología, es decir, menos del 2% del total de hogares mensurados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC).

Lógicamente, los mejores accesos se concentra en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, que poseen promedios de 17,8 y 14,2 mb de manera respectiva. La tabla, luego, se dibuja de la siguiente manera:

Córdoba, 12,8 mb,

Chaco, 12,4 mb,

Misiones, 12,1 mb,

Neuquén, 12 mb,

Santa Fe, 11,2 mb,

Corrientes y Formosa, ambas con 11,1 mb

Estas provincias se ubican cerca de la media nacional, la mayoría de ellas ubicadas en la zona norte de la Argentina, con excepción de Neuquén. Una parte de esta situación se explica por la actividad económica que se desarrolla en ellas, principalmente en los estados que conforman la pampa húmeda.

En el extremo opuesto, es decir, en donde se encuentran las peores velocidades de acceso, se ubican en el sur que, aunque existe, no parece ser muy tomado en cuenta

La Pampa, con 4mb

Santa Cruz, con 5,2 mb

Chubut, con 5,4 mb

En vista de los consumos que se realizan a través de internet, y que van desde el streaming de música y video hasta la simple navegación, sin dejar de lado sistemas de monitoreo y alarmas, entre otras aplicaciones que se van sumando, se estima que un hogar argentino promedio necesita unos 20 mb de velocidad para satisfacer esa demanda.

 

“Tenemos por delante un gran desafío para recuperar el tiempo perdido, generando políticas públicas, regulaciones e incentivos que promuevan la inversión en redes de Fibra Óptica al Hogar (FTTH) a lo largo y ancho del territorio”, agregó Graizer.

Otro de los temas clave es el de los costos de acceso a la banda ancha, que en el mercado se conoce como asequibilidad. Ese umbral de asequibilidad de internet es clave para determinar la posibilidad que tiene la población de conectarse y aprovechar los beneficios de la situación.

El Internet Index determinó que para el 11% de los hogares argentinos es demasiado costoso. Esto se basó en los términos de la Comisión de Banda Ancha para el Desarrollo Digital de la ONU. Esta iniciativa establece que, si el precio del servicio de banda ancha supera el 5% de los ingresos medios mensuales de un hogar, este se convierte en una fuerte carga económica para la vivienda, por lo que aumentan las posibilidades de no ser contratado.

Así, este relevamiento establece que para 1,5 millón de hogares argentinos la contratación de un servicio de conectividad a Internet supone una elevada inversión económica, quedando por debajo del umbral de asequibilidad.

 

“Las inversiones de los actores privados del ecosistema de internet, junto con las políticas públicas de los diferentes estamentos de gobierno, tienen que motorizar un mayor desarrollo e inclusión, para que los servicios de Internet sean de acceso universal y permitan a todos los argentinos entrar en la economía digital”, concluyó Graizer.