Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

Uber y Cabify, el clásico desafío a los días de paro: ¿mantienen la tarifa de un día normal?

Uber y Cabify, el clásico desafío a los días de paro: ¿mantienen la tarifa de un día normal?
La demanda de autos a través de Uber y Cabify se incrementa los días de paro. Un detalle de cómo se compone la tarifa dinámica de ambas plataformas
Por Andrea Catalano
29.05.2019 06.40hs Tecnología

El éxito de un paro nacional se midió históricamente por el acatamiento del servicio de transporte público. Hasta los trabajadores que no adherían a la medida se veían impulsados a formar parte de ella por la imposibilidad de moverse, en aquellos casos en que no tuvieran auto particular.

Con el advenimiento de las plataformas digitales de movilidad parte de esa situación se puede esquivar. Uber y Cabify permiten llegar al trabajo, especialmente cuando desde las empresas se ofrece costear el viaje a cambio de no perder el día.

Pero claro, como todo servicio nuevo de los tiempos que corren, está regido por la lógica más pura de oferta y demanda, lo cual lleva a que los usuarios teman algún incremento tarifario por tratarse de un día especial.

Los pedidos de viaje aumentan en días de paro, como también en feriados especiales, como el del 1° de mayo o las fiestas de fin de año. La disponibilidad de vehículos en estas plataformas resulta clave para quienes, pese a la inexistencia de transporte público por medidas de fuerza, o por escasez en días festivos, necesitan moverse.

"En feriados como el 1º de Mayo o año nuevo, lo mismo que en días de paro, los pedidos de viaje aumentan, pero también aumenta la cantidad de socios conductores conectados que deciden salir a manejar. En otras ocasiones no registramos aumentos en la tarifa dinámica fuera de horas pico, y tampoco esperamos que suceda mañana (por este miércoles)", dijo a iProfesional, Juan Labaqui, vocero de Uber Argentina.

La compañía cuenta con 55.000 conductores adheridos a la plataforma de manera activa, es decir, que en los últimos tres meses realizaron al menos un viaje, tal es la manera en que la empresa "mide" la cantidad de Uber disponibles.

La tarifa de Uber se mueve según la demanda. En momentos en que hay más pedidos de viajes el costo sube de manera elástica. En cuanto vuelve a haber menos pedidos de autos en determinada zona, el valor vuelve a bajar. La base, sin embargo, es inelástica, es decir, tiene un piso por sobre el que luego se aplican las otras variables.

Esta tarifa dinámica, tal como la llama la empresa, se mueve hacia arriba cuando hay más pasajeros pidiendo un auto que choferes disponibles. Es lo que usa Uber para alentar a los conductores a dirigirse a las zonas de mayor demanda.

La fórmula de la tarifa dinámicaes decir, cuando hay más demanda- implica que la tarifa normal de Uber se multiplica por 1.4x, es decir, un 40%, según explica la página VoyenUber.com, que brinda noticias sobre esta plataforma, aunque no de manera oficial.

Como la empresa muestra los precios por adelantado esa variación no resulta tan llamativa para los usuarios, señalaron en ese espacio. Pero ese porcentaje sí es mayor o menor dependiendo del nivel de pedidos existentes en determinado momento.

Así esta misma página, que sí recibe la información oficial de Uber cuando considera que hay algo para comunicar, expresa que el factor de aumento es de:

-1.2 o 1.4 x cuando la demanda es un poco elevada respecto a una situación considerada normal;

-1.5x a 2.3x cuando hay nivel de pedidos en aumento, más elevado que el anterior;

-2.4x a 5x cuando las consultas para viajar y pedir un Uber se fueron por las nubes.

"El costo se calcula por costo y por tiempo", agregaron desde Uber. El desglose de la tarifa muestra que a la tarifa base se le suma una mínima más el costo por minuto, el pertinente por kilómetro y, eventualmente, el de peajes o cargos extras.

Esto puede verse cuando, al pedir un auto vía esta plataforma, y antes de confirmar la solicitud, se apriete sobre el valor que tendrá ese viaje. Además de informar la capacidad del auto, se da el detalle de la tarifa y el costo del tiempo de espera por minuto. También figura la llegada estimada.

Si, asimismo, uno no puede con su curiosidad y quiere saber más sobre cómo se compone ese costo, es posible conocer el desglose de la tarifa. Otra vez hay que llevar el dedo hasta la palabra "tarifa". Y ahí se ve el costo final totalmente transparentado, aún con la advertencia de que podrían sumarse algunos cargos extras. Pero que no deberían generar sorpresas al usuario.

Más allá de hacer este ejercicio con la aplicación, los usuarios conocen sobre la variación del precio de acuerdo al momento en que lo hace. Basta pedir un Uber un día de alta demanda, como puede ser la salida del teatro o de un recital, para advertir la variación.

Apenas termina cualquiera de estos espectáculos, el valor será uno. Unos 15 o 20 minutos después, cuando la salida es masiva, el costo será mucho más caro. Y cuando la zona vuelve a estar un poco despejada, volverá a reducirse.

Para este miércoles, la expectativa es que suceda algo similar en momentos en que las personas se trasladen en la llamada "hora pico" a sus lugares de trabajo. Y que la situación se repita cuando sea la hora de regresar.

La historia es similar en el caso de Cabify. Se trata de precios cerrados pero que varían de manera dinámica según la demanda.

La principal diferencia radica, sin embargo, en la posibilidad de reservar con una antelación de 130 horas, es decir, casi cinco días y medio.

En períodos normales, la aplicación permite anticipar un auto: por ejemplo, cuando alguien sabe que al otro día tiene que ir al Aeropuerto y quiere tener resuelto el del transporte. Cabify permite realizar la reserva para el día y hora indicados, y obtener un comprobante de tal reserva. También es posible cancelarla sin costo hasta cinco minutos antes de que el auto llegue a destino.

Pero en días donde se presume alta demanda, como el paro de este miércoles, no es posible efectuar una reserva, en una medida idéntica a las que muchas remiserías implementan en la Ciudad de Buenos Aires. Es decir, el servicio funciona sólo sobre demanda, con excepción de los clientes corporativos que sí pueden recurrir a esta posibilidad, informaron desde la empresa.

La tarifa base de Cabify es de $30 pesos. El costo por kilómetro asciende a $15 y sube a $18 en horario nocturno, según se ve en la página oficial de la empresa.

A esto se suma un costo de $3,25 por minuto, $90 de tarifa mínima para peticiones en zonas 1,2 y 3, es decir, Ciudad de Buenos Aires y zona norte, y de $100 pesos para las zonas 4,5,6 y 7, que incluyen el resto del GBA, el segundo cordón y La Plata.

Las bicicletas serán otra opción para aquellos que este miércoles quieran ir a trabajar de todos modos. Y, en menor medida, los monopatines eléctricos que tienen costos bastante diferentes y, en relación, más caros que las alternativas mencionadas, a razón de $8 el minuto, y en ciertos casos con los primeros 10 minutos libres, o el primer viaje gratis para los debutantes.

Amén de que es difícil pensar que alguien de la provincia que trabaje en Capital lo haga con estas alternativas, especialmente en la segunda que, además de costosa, es más incipiente.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar