Más artículos
Alerta: Argentina llegó al podio regional de los engaños cibernéticos por la pandemia

Alerta: Argentina llegó al podio regional de los engaños cibernéticos por la pandemia

Alerta: Argentina llegó al podio regional de los engaños cibernéticos por la pandemia
La necesidad de trabajar y estudiar desde casa ha llevado a muchas personas a cambiar por completo la calidad, el tiempo y el tipo de uso a la PC
Por Cesar Dergarabedian
03.08.2020 10.28hs Tecnología

Una de las consecuencias más significativas del confinamiento social para ralentizar la pandemia del coronavirus fue la digitalización de la vida cotidiana de millones de personas.

El trabajo, el estudio, el ocio, las compras y hasta los cumpleaños y reuniones familiares: todos los aspectos habituales suceden a través y gracias a la computadora o el teléfono móvil.

Pero así como el consumo de tecnología ha experimentado un abrupto aumento por el aislamiento social, también lo ha hecho la cantidad de ataques cibernéticos.

Con avanzados procedimientos y metodologías, miles de ciberdelincuentes aprovechan la necesidad de consumo informático del público para acceder ilegalmente a sus datos y robar información de sus dispositivos.

Desde el inicio del año, en la Argentina las amenazas digitales relacionadas con la Covid-19 fueron 1.257, y se convirtió así en el tercer país más afectado de la región después de México y Brasil, de acuerdo a un estudio realizado la empresa de seguridad informática por McAfee.

El análisis identificó cerca de 800.000 ataques en todo el mundo, a través de prácticas maliciosas, que representan amenazas directas para los usuarios, como los troyanos, los virus, PUP (programas no deseados) y amenazas potencialmente peligrosas ("assumed threat").

La búsqueda de información relacionada con el coronavirus constituye un factor fundamental en este tipo de asaltos, debido a que cibercriminales han armado y distribuido sus propias versiones no oficiales de aplicaciones de rastreo de Covid-19, que utilizan para infectar a los dispositivos con malwares o como señuelos de "phishing".

"La necesidad de trabajar y estudiar desde casa ha llevado a muchas personas a cambiar por completo la calidad, el tiempo y el tipo de uso que le dan a la tecnología hogareña, como las notebooks o los celulares", aseguró Matías Plaul, gerente de producto del fabricante informático Asus en la Argentina.

"La mayoría de los usuarios utiliza un mismo equipo tanto para trabajar como para sus momentos de ocio y, en general, son muy pocos los que se conectan a una red privada virtual (VPN) para navegar o quienes toman mayores recaudos a la hora de descargar aplicaciones y ofrecer datos personales. Esto hace que nuestra información sea más propensa a ser robada, modificada o eliminada por cualquier delincuente informático", advirtió Plaul.

La oficina en casa creció exponencialmente en la pandemia y es el objetivo de los delincuentes informáticos.
La oficina en casa creció exponencialmente en la pandemia y es el objetivo de los delincuentes informáticos.

Consejos para prevenir ataques informáticos

Desde este fabricante compartieron los siguientes consejos para mejorar las medidas de protección de nuestros datos sensibles y computadoras, para así reducir el riesgo de que sean saqueados:

Una de las primeras medidas simples y útiles es cambiar la contraseña del Wi-Fi por una alfanumérica. Este es uno de los primeros pasos para mejorar la calidad de la ciberseguridad hogareña, dado que es una tarea muy fácil de concretar pero que constituye una de las medidas de seguridad más fuertes.

Diversificar: en muchos casos, un mismo equipo es utilizado por varios usuarios para distintas tareas, sobre todo durante el confinamiento. Por ello, para proteger los datos sensibles de cada uno, es recomendable crear distintos usuarios para cada uso que se le dé al equipo. Si el equipo se utiliza para trabajar, se aconseja crear un nuevo perfil para uso laboral, e incluso no brindar los privilegios de administrador.

Otro consejo fundamental es tener tanto los equipos como las aplicaciones actualizadas y realizar copias de seguridad de la información crítica en discos externos o en la nube, los cuales no deben estar conectados a la computadora las 24 horas, sino exclusivamente en el momento en que se transfiere la información.

A pesar de lo que muchos usuarios creen, un software antivirus, ya sea una solución gratuita o paga, suele ser la primera barrera de prevención y detección de virus. 

Las estafas virtuales aumentaron en la pandemia.
Las estafas virtuales aumentaron en la pandemia.

Una de las estafas más comunes es la de la técnica del phishing, realizada a través de los correos electrónicos, haciéndose pasar por compañías o personas que piden datos personales, cuentas bancarias o la renovación de la contraseña.

Muchos servidores de mensajería e-mail son capaces de detectar este tipo de manipulaciones y los identifican como un correo sospechoso o lo envían a la bandeja de "correo no deseado".

Sin embargo, nunca se deben otorgar datos personales, privados y sensibles a una dirección de correo desconocida o de una compañía en la que no se posee ninguna cuenta activa.

Otra de las herramientas más fiables para garantizar la seguridad de los datos es la autenticación de múltiples factores. Muchas de las cuentas que utilizamos diariamente para conectarnos a nuestro correo, redes sociales o plataformas de trabajo ofrecen la posibilidad de utilizar este sistema de identificación en el que, al iniciar la sesión en su cuenta, se tienen que constatar a través de dos o más credenciales distintas. Si además de esto podemos sumarle la validación de Windows Hello, esta medida será todavía más exitosa.

Para compañías y usuarios personales que posean datos o información de alta confidencialidad o sensibilidad, las VPN (redes privadas virtuales, por sus siglas en inglés), son una forma de establecer un conexión en línea segura y un canal de comunicación estable y fiable entre el usuario y la infraestructura propia de la compañía.

"La digitalización de nuestra vida cotidiana y la presencia de la tecnología en todas nuestras actividades seguirá siendo una constante en crecimiento en el futuro cercano, en lo que muchos llaman ‘la nueva normalidad’. Para ello, empresas y usuarios tienen la urgencia en este contexto de prepararse para utilizar las herramientas tecnológicas con responsabilidad y los cuidados correspondientes para proteger nuestros datos y los de los demás", concluyó Plaul.