Más artículos

Un "talón de Aquiles" tecnológico abre interrogantes sobre el futuro de la educación argentina

Un "talón de Aquiles" tecnológico abre interrogantes sobre el futuro de la educación argentina
Aún hay instituciones educativas escépticas acerca de que la tecnología sea una herramienta necesaria para potenciar el proceso de aprendizaje del alumno
Por Cesar Dergarabedian
22.11.2020 07.40hs Tecnología

La educación sufrió un inédito y profundo proceso de transformación en estos ocho meses de las medidas de confinamiento por la pandemia del coronavirus. La ausencia de clases presenciales en todos los niveles puso de relieve las brechas tecnológicas de la Argentina.

En esta entrevista de iProfesional, Matías Scovotti, CEO de la empresa Educabot, analiza los impactos de la pandemia y las restricciones cambiarias en la educación digital.

Desde 2016 Educabot promueve la transformación digital de las escuelas con el desarrollo de herramientas integrales de tecnología educativa. Este año, en el contexto de la pandemia que dejó sin clases presenciales al 90% de los alumnos del mundo, desarrolló el paquete de aplicaciones Educabot, un ecosistema con todas las herramientas necesarias para la digitalización de las escuelas.

La empresa también impulsa la cultura maker con sus talleres y colonias de robótica y programación. Es el socio argentino del Mundial de Robótica First Global Challenge y en 2019 organizó la Copa Robótica argentina.

Scovotti comenzó su carrera como docente de nivel primario y luego se especializó en sistemas y modelos de incorporación de nuevas tecnologías al sistema educativo. Participó como tallerista, contenidista y asesor en diversos programas de políticas públicas y en el ámbito privado.

-¿Cómo ve el futuro de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en la Argentina en función de las medidas que tomó el BCRA en las últimas semanas?

-Hay una oportunidad y un desafío enorme para las empresas de tecnología, sobre todo en cuanto a los recursos humanos. El costo de desarrollar en Argentina es muy competitivo en relación con otros países, en lo que tiene que ver con salarios, lo que nos da la oportunidad de llevar adelante desarrollos muy robustos.

Sin embargo, esto presenta una contrapartida: esos mismos talentos hoy están recibiendo ofertas del exterior con números difíciles de igualar para nuestro país. Por eso, considero que el futuro de las TIC y las potenciales oportunidades que surjan va a estar muy centrada en este equilibrio entre el valor y costo de los talentos.

Millones de niños debieron seguir este año el ciclo lectivo en forma remota.
Millones de niños debieron seguir este año el ciclo lectivo en forma remota.

-¿Cómo puede evolucionar la situación de las empresas que estaban invirtiendo en TIC con estas medidas del BCRA?

-En el caso de Educabot, trabajamos con tecnología para las escuelas. Este año muchas de ellas adoptaron soluciones de digitalización por una cuestión coyuntural, que tuvo que ver con la realidad de la pandemia y que la gente no se podía mover de sus casas.

En este sentido, se apoyaron en la tecnología principalmente para agilizar la comunicación con las familias, pero aún hay instituciones escépticas acerca de que efectivamente sea una herramienta necesaria para potenciar el proceso de aprendizaje del alumno. Esto último va a costar un poco más, aunque se ganó mucho terreno en relación con la realidad prepandemia.

Matías Scovotti:
Matías Scovotti:"el 2020 nos dio la posibilidad de reconvertir unidades de nuestra empresa".

Estrategia de expansión regional

-¿Cómo será la recuperación del negocio de las TIC en la Argentina? ¿Cuánto se podría crecer en 2021?

-En la Argentina estamos acostumbrados a los cambios económicos y a las medidas y políticas públicas cambiantes. En mi opinión, para que la coyuntura financiera no impacte tan fuerte, es crucial pensar el negocio en una escala mayor a nuestro país.

Y lo cierto es que para las empresas que desarrollamos software esto es muy posible: diversificando a otros países y exportando el modelo a otras regiones se trabaja con realidades económicas disímiles, de manera que si hay cambios en alguna economía local, el impacto general es menor.

En Educabot encaramos precisamente una estrategia para crecer exponencialmente en Latinoamérica, no solo con clientes propios sino con una red de partners en cada país: las editoriales.

Es decir, empresas de contenidos educativos que ya tienen sus clientes fidelizados pero que hoy se encuentran sin plataformas digitales para articular su oferta. Confiamos en que nuestra consolidación en Latinoamérica en 2021 va a ser muy ambiciosa.

-Estas modificaciones en términos de política cambiaria, ¿cómo repercutieron en los precios de las TIC en la Argentina?

-En nuestro caso, la volatilidad del dólar, en lo que respecta a nuestra unidad de negocio vinculada al hardware, no nos afectó demasiado ya que, como empresa importadora, podemos seguir comercializando a los valores del dólar oficial.

De todos modos, sí impacta a nivel de servicios, fundamentalmente por lo que mencionaba anteriormente acerca de los valores de los recursos humanos. Quienes desarrollan software tienen propuestas del exterior con sueldos dolarizados y eso en ocasiones puede traspolarse a los precios finales.

-Con estas medidas, ¿se profundiza el atraso tecnológico del usuario argentino promedio de las TIC?

-En la Argentina el Estado impulsa muchas políticas públicas vinculadas a la incorporación de la tecnología en educación, lo que genera que el sector privado también tenga que actualizarse. En esta línea, considero que tenemos un país muy avanzado en materia de tecnología educativa.

Quizás el principal inconveniente en comparación a países más desarrollados tiene que ver con el acceso a la conectividad, ya que es más complejo llevar adelante propuestas que contemplen trabajar sin garantías de una conexión confiable.

Pero en líneas generales, la Argentina está bien posicionada en conceptos de pensamiento computacional, programación, ciudadanía digital y robótica con respecto al resto del mundo.

-¿Cómo impactaron estas medidas en el negocio de su empresa? ¿Qué cambios debió hacer en su plan de negocios?

-En nuestro caso teníamos nuestro negocio muy enfocado en el hardware y el software aún era conceptualizado como un vertical complementario. Así fue como tuvimos que cambiar el enfoque de nuestro modelo y enfatizar también en la monetización de nuestro software, ya que las ventas de hardware disminuyeron notablemente.

Esto nos dio la posibilidad de desarrollar nuestra suite de aplicaciones Educabot, un ecosistema con todas las herramientas necesarias para que escuelas de la Argentina y Latinoamérica lleven adelante sus procesos de digitalización.

-¿Cómo venía hasta ahora este año en su empresa, en el contexto de la pandemia del coronavirus?

-Con el contexto de pandemia, este año tuvimos que tomar decisiones cruciales para el desarrollo de nuestro negocio. En primer lugar, hicimos mucho enfoque en el área de venta digital de nuestros kits de robótica, que tenemos alojados en nuestra tienda online. Y por otro lado, como comentaba anteriormente, avanzamos en el proceso de monetizar nuestro software.

En definitiva, el 2020 nos dio la posibilidad de reconvertir unidades de nuestra empresa y hoy tenemos mucha expectativa para el final de este año y el año que se aproxima.