¿Vas a comprar un celular usado?: tené en cuenta estos consejos antes de hacerlo

¿Vas a comprar un celular usado?: tené en cuenta estos consejos antes de hacerlo
Se recomienda acercarse con precaución a los negocios físicos o virtuales que ofrezcan teléfonos móviles usados a la venta al público en general
Por Cesar Dergarabedian
03.08.2021 16.46hs Tecnología

Comprar un celular usado es una de las formas más inteligentes de ahorrar dinero. Cuando considerás el precio minorista de algunos de los teléfonos más nuevos del mercado, comprar un modelo usado de hace dos o tres años podría ayudarte a reducir esos precios en un tercio o más.

Sin embargo, debés acercarte con precaución a los comercios físicos o virtuales que ofrezcan teléfonos móviles usados a la venta. Considerá los siguientes pasos al comprar un celular usado.

Compará precios

Aseguráte siempre que el precio que obtengas por un teléfono sea justo y razonable para la marca y el modelo en cuestión. Si no estás familiarizado con las tarifas vigentes en ciertas marcas y modelos, compará precios en línea para tener una idea del estado general. En cualquier caso, comprar usado en lugar de uno nuevo te ayudará a ahorrar dinero, especialmente si el teléfono tiene más de dos años en el momento de la reventa.

Comprá a un vendedor de confianza

La compra de un teléfono móvil usado siempre debe hacerse con una pizca de precaución, ya sea que compres a un vendedor privado en línea o entres en una tienda para comprar un modelo reacondicionado.

Cuando comprás un teléfono en línea, es fundamental verificar que tu información esté segura y que el vendedor tenga buena reputación. Después de todo, enviarás tu tarjeta de crédito al vendedor, y deberás verificar que el vendedor, de hecho, cumple con los pedidos. Si elegís comprar un teléfono usado de un vendedor independiente en Internet, verificá los comentarios que ha recibido de clientes anteriores.

¿Las reseñas de este vendedor son negativas o positivas? Si los clientes anteriores han declarado que sus pedidos nunca llegaron o no fueron como se describe, buscá en otra parte. Si todo está bien, examiná las fotos del teléfono que planeás comprar y hacéle preguntas al vendedor sobre los detalles que no estén lo suficientemente aclarados en la descripción.

Si comprás un teléfono usado en el mostrador, buscá reseñas del negocio de ese vendedor en línea. Antes de entregar el dinero que tanto te costó ganar, hacé todo lo posible para verificar que el teléfono funcione como se describe.

Consultá la política de devoluciones

Los teléfonos móviles usados siempre deben tener una política de devolución justa. Aunque pagarás menos por el teléfono, aún debés tener tiempo para usar el teléfono y determinar si será el dispositivo adecuado para tus necesidades. Si el vendedor se niega a ofrecer algún tipo de política de devolución, buscá en otra parte.

Una política de devolución debería darte una ventana de entre 14 días y un mes completo para decidir si querés quedarte con el teléfono. Si el vendedor dice que tenés 48 horas para tomar una decisión o quedarte atascado con el teléfono, no estás tratando con un vendedor seguro.

Deberías poder devolver el teléfono por cualquier motivo, ya sea que su insatisfacción se refiera a la funcionalidad o un simple cambio de opinión. Después de unos días de explorar el dispositivo, es posible que descubras problemas con el software o el hardware.

Hay varias razones posibles por las que podrías decidir devolver un teléfono móvil usado. Es posible que le falte una característica crucial sin la que no podés vivir, como una cámara o una función de video.

Es posible que encuentres una oferta mejor en otro lugar y desees recuperar tu dinero para gastarlo en ese otro teléfono. Cualesquiera que sean tus motivos, tu decisión de devolver un teléfono es asunto suyo y debe ser respetada por cualquier vendedor, siempre que actúes dentro del plazo especificado.

La compra de un celuklar usado puede ser una excelente inversión.
La compra de un celuklar usado puede ser una excelente inversión.

Inspeccioná el teléfono móvil

En el momento en que tengas el teléfono móvil en la mano, inspeccioná el dispositivo a fondo y ejecutá algunos diagnósticos para verificar que funciona como esperabas. Un error común que cometen algunos compradores es dar una rápida ojeada a un teléfono nuevo y luego dejarlo, esperando aprender sobre las funciones gradualmente en los próximos días.

Cuando llegue el teléfono, solo tendrás entre dos y cuatro semanas para decidir si deseas conservar el teléfono, por lo que el tiempo es esencial. Los teléfonos móviles de hoy vienen equipados con muchas funciones, lo que hace que sea importante aprender sobre el teléfono en los primeros días.

Si es posible, pasá varias horas durante esos primeros días experimentando con todas las funciones, como la cámara, la pantalla táctil, la grabadora de voz, la función de video, las capacidades de reproducción, el bloc de notas, el teclado, el temporizador, las aplicaciones. , el almacenamiento y otros detalles.

Aseguráte de que el teléfono pueda soportar un rango de temperaturas y se cargue lo suficiente para hasta un día de uso activo por carga. Determiná si el teléfono puede permanecer encendido y alerta sin parpadear.

Abrí el modo de diagnóstico para ver si el hardware funciona correctamente. Podés hacer esto buscando el fabricante y el modelo en línea para los números y códigos que mostrarán los diagnósticos del teléfono.

Observá la condición exterior del teléfono

La apariencia de un teléfono en el exterior podría hacer o deshacer instantáneamente su valor. Si ves una grieta en la pantalla en una foto en línea de un teléfono usado a la venta, continuá tu búsqueda en otro modelo.

Del mismo modo, ni siquiera te molestés en comprar un teléfono roto sin foto, ya que es probable que el dispositivo haya incurrido en algo más que daños estéticos. Es casi seguro que un teléfono con la pantalla rota se haya caído, arrojado o golpeado por un objeto caído, todo lo cual podría causar un gran estrés interno.

Si el daño en un teléfono se limita a raspaduras o rayas a lo largo de la parte posterior y los bordes, es posible que no te importe, según tus preferencias estéticas. Los defectos de esta naturaleza pueden formarse con el tiempo, ya que un teléfono se usa con frecuencia y se lleva en carteras y bolsos desorganizados. Si planeás obtener una funda para teléfono móvil para proteger el dispositivo, es posible que ni siquiera veas estas imperfecciones menores.

Conocé la diferencia entre teléfonos usados, usados certificados y reacondicionados

La calidad de un teléfono móvil usado puede depender de si el dispositivo está certificado como usado o reacondicionado. Por supuesto, no todos los teléfonos de segunda mano encajan en ninguna de esas categorías.

Un teléfono vendido por un vendedor independiente sería simplemente un teléfono usado, lo que significa que probablemente tendrá más de dos años y su funcionalidad será envejecida. En el mejor de los casos, un teléfono usado funcionará adecuadamente y no tendrá defectos importantes, presumiblemente como se describe en la página de ventas del artículo.

El siguiente grado en el mercado de teléfonos de segunda mano es el dispositivo usado certificado. Los teléfonos de esta categoría en general han sido probados por el revendedor para determinar la funcionalidad básica y avanzada. Como tal, los teléfonos usados certificados en general tienen la garantía de brindar un rendimiento óptimo y están respaldados por una garantía limitada.

Los teléfonos usados que se venden en algunos de los sitios de reventa más importantes de Internet suelen ser usados certificados. Los teléfonos reacondicionados son modelos con componentes de hardware más nuevos y software actualizado.

Un teléfono reacondicionado podría ser cualquier modelo fabricado hace más de dos o tres años, pero revendido con una batería y un sistema operativo nuevos. En algunos casos, un teléfono reacondicionado contará con un procesador, disco duro, memoria o pantalla completamente nuevos.

Los teléfonos reacondicionados en general se venden a precios más altos que los modelos usados certificados debido a factores de calidad. Algunos de los minoristas en línea y de tiendas más importantes y de mayor reputación solo venderán teléfonos de segunda mano si los dispositivos han sido reacondicionados. También Samsung ofrece como parte de pago por un celular nuevo a equipos usados, en este plan canje

Hay diferencias entre los celulares usados, porque algunos son certificados.
Hay diferencias entre los celulares usados, porque algunos son certificados.

Averiguá si podés usar el teléfono con tu operador

No todos los teléfonos funcionarán con todos los operadores. En la mayoría de los casos, cuando comprás un teléfono, el operador es parte del paquete. Por lo tanto, si ya tenés un proveedor de servicios y solo necesitás un teléfono nuevo, debés comprar un teléfono que sea compatible con el mismo operador.

A veces, tu operador te venderá o arrendará un teléfono nuevo. Muchos de los operadores actuales venden teléfonos usados certificados y reacondicionados a una fracción del precio de los modelos más nuevos, ya sea que elijas comprarlos o arrendarlos.

Decidí si comprarás un teléfono desbloqueado

Si optás por comprar un teléfono de una fuente que no sea tu operador, aseguráte de que el dispositivo sea compatible con tu proveedor. No todos los teléfonos de segunda mano funcionarán con tu operador al principio, aunque algunos de los modelos incompatibles se pueden desbloquear y luego usar en tu cuenta preexistente.

Aseguráte que el teléfono que selecciones tenga frecuencias óptimas para adaptarse a un rango suficiente en tu operador. La forma más fácil de reducir la búsqueda es buscar un teléfono inteligente desbloqueado multibanda.

De esa manera, no importará qué operador uses, ya que el teléfono funcionará de la misma manera. De lo contrario, es posible que debas cambiar de operador e ir con un servicio que se adapte a la marca que elijas.

Aseguráte de que el teléfono no esté denunciado por robo

El robo de teléfonos es uno de los delitos más frecuentes en la era moderna. Afortunadamente, un teléfono se puede desactivar de forma remota una vez que se pierde. Aun así, muchos teléfonos son robados y vendidos en casas de empeño.

Si comprás tu teléfono usado certificado o reacondicionado, no tendrás que preocuparte de que sea un dispositivo robado porque el revendedor habrá verificado sus funciones y verificado que el dispositivo ha sido recirculado legítimamente en el mercado.

Hay más motivos para preocuparse por el robo anterior si comprás un teléfono usado. Un teléfono vendido a un precio bajo por un vendedor independiente podría fácilmente ser un dispositivo robado.

La posibilidad es más probable si el vendedor ni siquiera tiene muchas opiniones de los clientes para dar fe de su credibilidad. Un indicador de un teléfono legítimamente revendido es cuando el paquete contiene la caja original, el manual del usuario y los cables de conexión.

Estos son elementos a los que un ladrón no habría podido acceder en la mayoría de las situaciones, especialmente en casos de carteristas y otros delitos de oportunidad que se dan a la ligera, como la "salidera" de un banco.

Un teléfono vendido con un protector de pantalla también indicaría un teléfono de calidad vendido por un vendedor responsable. Para verificar, revisá que el nuevo teléfono funcione con tu cuenta y también verificá el número IMEI con tu operador.

Considerá el software

Para que un teléfono de segunda mano esté a la altura de los estándares actuales, debe ser compatible con las aplicaciones y los sistemas operativos vigentes. Esto es especialmente importante con los dispositivos Android, que se actualizan en forma continua y tienden a evolucionar de manera radical en el espacio de dos años. Si comprás un teléfono Android usado , nunca lo dejes pasar más de dos meses sin actualizaciones. 

Unos años de antigüedad es un factor menos drástico con los iPhones, ya que Apple en general admite sus programas más antiguos. Por lo tanto, un iPhone lanzado en 2016 o 2017 no debería ser una reliquia como un Android fabricado dentro de ese período de tiempo.

Si comprás un teléfono usado y pronto decidís que necesitás actualizarte a un sistema operativo más nuevo, es posible que debas reemplazar algunos de los componentes internos para realizar este cambio.

Si no tenés las habilidades o el conocimiento para realizar este trabajo por vos mismo, buscá técnicos de reparación de teléfonos en tu área y solicitá un presupuesto sobre las actualizaciones del sistema para tu marca y modelo. Podés ejecutar fácilmente el último sistema operativo en un caso antiguo, siempre que el teléfono tenga suficiente memoria, espacio y capacidad de procesamiento.

Temas relacionados
Tecnología en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído