Estas son las cuatro claves para desarrollar con éxito una aplicación accesible

Las pruebas de accesibilidad son la auditoría de entornos digitales para evaluar, primero, y garantizar, después, que éstos sean accesibles
Por Fernando Waisman y Ximena Romero García (*)
08/08/2022 - 11,48hs
Estas son las cuatro claves para desarrollar con éxito una aplicación accesible

En el marco de la búsqueda por una sociedad más diversa e inclusiva, es fundamental que los canales de contacto digitales de todo tipo de organización, sea ésta pública o privada, sean accesibles para cualquier persona, sin importar su condición física, sociocultural, etc.

La Argentina comienza a adoptar una postura clara respecto de la accesibilidad de los entornos digitales para aquellas personas con algún tipo de limitación para acceder a ellos.

Por un lado, existe la Ley de Accesibilidad de la Información en las Páginas Web (Ley N° 26.653), y por otro el Banco Central de la República Argentina elaboró una disposición que obliga a las entidades financieras argentinas a garantizar que sus canales de atención sean accesibles.

Sin embargo, para hacer efectiva esta voluntad inclusiva, se requiere de lo que se conoce como pruebas de accesibilidad, una rama dentro del universo del testing.

Las pruebas de accesibilidad son la auditoría de entornos digitales (aplicaciones, sitios web) para evaluar, primero, y garantizar, después, que éstos sean accesibles.

Las pautas para determinar si un entorno digital es accesible o no, están dadas por un estándar internacional: la WCAG (Web Content Accessibility Guidelines por sus siglas en inglés).

El principal desafío es que las organizaciones valoren garantizar la accesibilidad de sus productos digitales.
El principal desafío es que las organizaciones valoren garantizar la accesibilidad de sus productos digitales.

Principios para una aplicación accesible

Estos lineamientos se sostienen en cuatro principios:

  • Perceptible.
  • Operable.
  • Comprensible.
  • Robusto.

Cada pauta de accesibilidad incluye criterios de conformidad, comprobables y clasificables en tres niveles: A, AA y AAA (de menos a más accesible).

Lo que se espera es que los entornos digitales cumplan al menos con los niveles A y AA.

Proceso de pruebas de accesibilidad

Las pruebas de accesibilidad implican un proceso:

Definir el contexto y el alcance de la prueba

Esta instancia implica conocer el producto a testear. Si es un sitio web o una aplicación; si es móvil y en qué dispositivo navega; cuál es el sistema operativo en el que corre.

Qué nivel de accesibilidad se espera del producto y cuál será el foco de la misma (adultos mayores, usuarios de teclado, usuarios de tecnologías asistidas tales como lectores de pantalla, etc.).

Ximena Romero García.
Ximena Romero García.

Armado del plan de pruebas

En esta instancia es determinante si el entorno digital a auditar ya existe o está en desarrollo. Si bien esto último es el escenario ideal, lo habitual es que se auditen entornos digitales ya existentes para evaluar qué tan accesibles son.

Definición de la historia de usuario

A diferencia del testing funcional, en el que se verifica que el producto efectivamente "funciona", en el testing de accesibilidad el foco está puesto en que un usuario con determinadas características pueda llevar a cabo la funcionalidad de ese entorno digital.

Por ejemplo: un usuario de lector de pantalla que quiere pedir comida en una app de delivery. Esa experiencia de usuario para una acción determinada se va contrastando con los criterios de accesibilidad, para ver si se cumplen y en qué medida.

Otra diferencia con el testing funcional, es que con las pruebas de accesibilidad lo que se busca es probar el camino feliz.

Son pruebas positivas donde corroboramos que la aplicación es accesible para que haga lo que tiene que hacer.

Para aquellas cuestiones que se detectan como no accesibles se contemplan técnicas de remediación a sugerir al cliente.

Fernando Waisman.
Fernando Waisman.

El equipo

Es significativo que quienes testean accesibilidad sean usuarios nativos de tecnologías de asistencia, tales como lectores de pantalla.

Pero los equipos deben incluir también a personas no usuarias de lectores de pantalla.

Ellas pueden detectar cuestiones que, por no estar bien diseñadas, no son perceptibles para un usuario de lector de pantalla porque dicha herramienta no puede interpretarlas y verbalizarlas.

Desafíos

El principal desafío es que las organizaciones valoren garantizar la accesibilidad de sus productos digitales. Son buenas prácticas de software y no requieren de gran inversión o esfuerzo.

Si se toman en cuenta al momento del desarrollo, son mucho más sencillas de garantizar. Es, simplemente, un cambio de conciencia.

(*) Fernando Waisman es socio de Nahual IT, y Ximena Romero García, líder de accesibilidad de Nahual IT y persona con discapacidad visual.

Temas relacionados