iProfesional

¿Cuáles son los retos que plantea la inteligencia artificial en la seguridad informática de las empresas?

La mayoría de los modelos de inteligencia artificial generativa están basados en la nube, por lo que corre un riesgo de exposición
Por Cesar Dergarabedian
05/02/2024 - 12:29hs
¿Cuáles son los retos que plantea la inteligencia artificial en la seguridad informática de las empresas?

La inteligencia artificial (IA) potencia las capacidades de trabajo de una organización... y también de los delincuentes informáticos. ¿Qué tecnologías se necesitan para garantizar la seguridad de la información en una organización en los tiempos de crecimiento de la IA?

Juan Moscoso, gerente de centros de datos y de nube de AMD para la región del sur de Sudamérica, analiza en la siguiente entrevista de iProfesional los desafíos que plantea la inteligencia artificia a la seguridad informática de las organizaciones.

-¿Cuáles son las principales tendencias y desafíos que tendrá el 2024 en cuanto a la seguridad de la información de las organizaciones y los usuarios de las tecnologías de la información (TI)?

-En primer lugar, es importante considerar que en el último año ha habido un crecimiento del 15% en cuanto a vulnerabilidades comparado con 2022, según un reporte de Eset para la región.

En este sentido, creo que el principal desafío para la seguridad está en que, en la medida en que la tecnología avanza, los ciberataques también evolucionan y nos encontramos con modalidades cada vez más sofisticadas.

Otro de los desafíos que vemos en la Argentina está relacionado al contexto económico y el impacto en la frecuencia de la actualización de los equipos. Las compañías están analizando cómo priorizar sus inversiones ante un escenario económico desfavorable y, en pos de cumplir con sus prioridades, en ocasiones los equipos de cómputo están desactualizados y no cuentan con la innovación necesaria para hacer frente a la sofisticación de los ataques actuales, ni a las cargas de trabajo que demandan las nuevas tecnologías.

Sin embargo, ¿qué sucede cuando ocurre una vulnerabilidad? El costo de sufrir un ataque es muy alto. Según Telecom, el costo medio de una violación de datos es de 4,2 millones de dólares. De esta manera, es importante considerar el riesgo potencial de un ataque a la hora de establecer las prioridades.

Es complejo poder garantizar una protección al 100% si se necesita ir a la nube para poder acceder a las herramientas de IA.
Es complejo poder garantizar una protección al 100% si se necesita ir a la nube para poder acceder a las herramientas de IA.

Es por eso por lo que como proveedores de tecnología debemos estar más que nunca cerca de las empresas, comprendiendo sus necesidades, desafíos y contextos, y acompañándolos con soluciones que estén preparadas para el futuro.

Así, podremos brindar soporte ante la innovación y crecimiento de tecnologías como inteligencia artificial, "machine learning", Big Data, analítica, "High Performance Computing", así como la incorporación de inteligencia artificial, a través de soluciones que fomenten y optimicen las inversiones a largo plazo de las compañías.

Por ello, en AMD nos tomamos en serio la seguridad, a través de un enfoque de "seguridad por diseño", seguimos ofreciendo características de seguridad mejoradas en las CPU x86. La serie de procesadores AMD EPYC de 4ª generación amplía AMD Infinity Guard, un conjunto de características de vanguardia que ofrecen capas físicas y virtuales de protección.

Con un número de claves de cifrado dos veces mayor que el de las generaciones anteriores, los procesadores EPYC de 4ª generación ayudan a los clientes a mantener los datos seguros, ya sea que se guarden localmente, en la nube o en una unidad de almacenamiento.

En AMD abordamos las necesidades de las empresas con una cartera completa de productos innovadores y probados para centros de datos. Una combinación única de características de seguridad, flexibilidad y un TCO (sigla en inglés por costo total de la propiedad) excepcional respaldan las aplicaciones y plataformas en la nube, en las instalaciones y en el "edge".

-¿Qué retos plantean las diferentes modalidades de la inteligencia artificial (IA) en cuanto a la seguridad de la información de las organizaciones y los usuarios de las tecnologías de la información (TI)?

-El aspecto de seguridad y privacidad en relación con la IA es un elemento muy importante para las empresas y los usuarios. La mayoría de los modelos de IA generativa están basados en la nube, por lo que el contenido sensible que se utilice con estas herramientas corre un riesgo de exposición.

Juan Moscoso
Juan Moscoso

Entendiendo estos desafíos es que hemos sumado a nuestro portafolio existente de aceleradoras AMD Instinct MI200, los nuevos aceleradores AMD Instinct MI300X, cuya disponibilidad fue anunciada en diciembre.

Estos aceleradores cuentan con ancho de banda de memoria líder en la industria para IA generativa y rendimiento de liderazgo para capacitación e inferencia de modelos de lenguaje de gran tamaño (LLM). De esta manera, los usuarios no deben depender de la nube para acceder a las experiencias de IA que precisan.

De hecho, la plataforma AMD Instinct es una plataforma de IA generativa construida sobre un diseño OCP estándar de la industria con ocho aceleradores MI300X para ofrecer una capacidad de memoria HBM3 de 1,5 TB líder en la industria.

El diseño estándar de la industria de la plataforma AMD Instinct permite a nuestros socios OEM diseñar aceleradores MI300X en ofertas de IA existentes y simplificar la implementación y acelerar la adopción de servidores basados en aceleradores AMD Instinct.

-¿Cómo se puede equilibrar la incorporación de tendencias tecnológicas como la IA, que demandan mucho poder de cómputo, con la sostenibilidad y hacer que los centros de datos estén preparados para las aplicaciones de esta nueva era?

-Los últimos años han transformado la confianza del mundo en la tecnología. La adopción de la IA está creciendo más rápido que cualquier otra tecnología desde la llegada de Internet y está transformando la forma en que utilizamos los dispositivos para la productividad, la creatividad y los juegos.

Los datos se mueven con fluidez desde la nube hasta el edge y los dispositivos finales inteligentes, impulsando una demanda insaciable de rendimiento optimizado de la carga de trabajo y una mayor necesidad de eficiencia energética y seguridad.

¿Cuáles son los retos que plantea la inteligencia artificial en la seguridad informática de las empresas?

Es por eso por lo que desde AMD creemos que el equilibrio entre la sostenibilidad, los centros de datos preparados para las aplicaciones de la nueva era, y la incorporación de tendencias tecnológicas como la IA es posible, y estamos marcando el ritmo de la innovación en eficiencia energética en esa dirección, con el objetivo 30x25 de la compañía de ofrecer una mejora de 30 veces la eficiencia energética en procesadores y aceleradores de servidores para capacitación en IA y HPC entre 2020 y 2025.

Priorizamos la eficiencia energética al momento de desarrollar nuestras soluciones de cómputo adaptativo y de alto rendimiento para ayudar a los clientes a reducir costos, preservar los recursos naturales y mitigar el impacto climático. Lo hacemos abordando de forma integral el diseño para la optimización de la energía a través de la arquitectura, el embalaje, la conectividad y el software.

-¿Cómo se garantiza que no habrá fugas de datos cuando una organización vaya a la nube para procesar los grandes modelos de lenguaje de la IA?

-Es complejo poder garantizar una protección al 100% si se necesita ir a la nube para poder acceder a las herramientas de IA. Es por eso por lo que desde AMD pensamos en productos que tengan IA de manera nativa y que permitan la protección desde el hardware.

Los aceleradores AMD Instinct MI300 están preparados para procesar los modelos de lenguaje de gran tamaño, que requieren cantidades masivas de memoria y computación, gracias a sus 192 GB de capacidad de memoria HBM3, la mejor de su clase, así como un ancho de banda de memoria máximo de 5,3 TB/s2 para ofrecer el rendimiento necesario para cargas de trabajo de IA cada vez más exigentes.