Vinos: Luigi Bosca busca liderar la cruzada del Cabernet Sauvignon con sello argentino

Vinos: Luigi Bosca busca liderar la cruzada del Cabernet Sauvignon con sello argentino
En diálogo con iProfesional, Pablo Cúneo, enólogo de la tradicional bodega, analizó el presente y futuro de la cepa que reina en el mundo
Por iProfesional
11.05.2021 22.00hs Vinos & Bodegas

"El Malbec es nuestro emblema. Como bodega y como país productor estamos haciendo mejores Malbec, distintos, eso no va a cambiar. Pero la categoría Malbec ya es sinónimo de Argentina y si queremos consolidar la imagen del vino nacional en el mundo, entonces hay que jugar los grandes partidos, como el del Cabernet Sauvignon".

Con estas palabras, Pablo Cúneo, enólogo de Bodega Luigi Bosca, resume el ambicioso objetivo que ha venido trazando la bodega en los últimos años y que se cristalizó, pocos días atrás, en un hito, como fue la presentación de su nueva colección de vinos De Sangre.

En un primer momento concebido como un blend tinto, De Sangre luego pasó a ser una familia de vinos. Para ello, Cúneo, junto con Alberto Arizu (padre), trabajaron en darle forma a una línea que resumiera la filosofía de la bodega y sus tres pilares básicos: preservación de la varietalidad, transparencia del terruño y trabajo de precisión.

Y dentro de esa colección, conformada por siete vinos, el Cabernet Sauvignon se luce como uno de los grandes highlights.

Luigi Bosca De Sangre Cabernet Sauvignon 2018 es un blend que conjuga parcelas de Las Compuertas y Agrelo, en Luján de Cuyo, y de Gualtallary y Altamira, en Valle de Uco. El resultado, es un vino equilibradísimo, sofisticado, con una aromática bien definida pero no demasiado exuberante, con notas de frutas negras sanamente maduras y un claro perfil especiado, acompasado por una ráfaga fresca, que remite a lo herbal. En boca es largo, bien balanceado; un vino sin urgencias, donde estructura, acidez y un suave graso se mueven en un delicado equilibrio. Un vino pardójico: tiene carácter pero a la vez es sutil, complejo pero no sobrecargado. Tal como describíamos desde iProfesional, es de esos vinos ideales para disfrutarse solos, para descubrir sus pequeños detalles.

Luigi Bosca De Sangre Cabernet Sauvignon 2018 

Cómo construir un vino de clase mundial

Según Cúneo, "esta colección y este vino en particular, es un proceso que comenzó hace varios años y que desde el inicio buscó comunicar el lugar de origen y la variedad que hay detrás. Y la elaboración de este Cabernet Sauvignon fue un desafío porque tenemos cuatro orígenes: Las Compuertas, Agrelo, Altamira y Gualtallary. Y lo hicimos así, básicamente porque queríamos construir un Cabernet Sauvignon que tuviera todos los elementos de un vino de clase mundial".

En concreto, Cúneo hace referencia a variables como la estructura, las notas especiadas, su centro de boca dulce y su paso graso y elegante, que juntas representan el "saber hacer" de Luigi Bosca.

"La unión de estos climas y estos terruños, que aportan diferentes ingredientes, hace posible obtener un Cabernet Sauvignon de gran complejidad, distinto, que nos permite competir con los Cabernet del mundo y proyectarnos hacia el futuro", completa Cúneo.

"Hay que jugar los grandes partidos en el mundo, como el del Cabernet Sauvignon", explica Pablo Cúneo

El enólogo destaca que los Cab que se están logrando en Agrelo "se destacan por su concentración y su carácter. Realmente están sobresaliendo". Pero al sumar los otros elementos, que aportan suavidad, dulzura y taninos maduros, así como también frescura, "estamos mostrando lo complejo que puede ser el Cabernet Sauvignon de Argentina".

Y el potencial de los ejemplares del Valle de Uco, Cúneo lo resume con una anécdota de su época en que cursaba la carrera de enólogo: "Recuerdo siempre un examen de viticultura, en el año 1997, en el que me pidieron los pasos para elaborar un Cabernet Sauvignon de alta gama del Valle de Uco. Mi respuesta, en base a cómo se entendía el manejo agronómico en esa época, apuntaba al raleo, deshoje, cosechar tarde y todas las técnicas para lograr que una uva de ciclo largo madure bien. Aprobé sin problemas el examen, pero hoy mi respuesta no sería tan rígida, tan estricta. El nivel de entendimiento que hoy tenemos del Valle de Uco y el nivel de viticultura de precisión que aplicamos, nos permite obtener resultados extraordinarios, especialmente con los Cabernet Sauvignon, sin que la planta se estrese y asegurando la sustentabilidad de los viñedos".

En otro párrafo, al referirse a la "transparencia" que motoriza la creación de nuevos vinos, Cúneo no lo contrapone al uso de la madera, sino que ambos conceptos pueden y deben convivir si el objetivo es alumbrar vinos de clase mundial.

Frente al debate que pretende presentar a ambas posturas como antagónicas, Cúneo responde que "la madera es un elemento que hace al vino".

"En los últimos años hemos trabajado en perfeccionar la selección de la calidad y de los perfiles de la madera que queremos. Es un elemento clave, que le da a los vinos soporte aromático y soporte en boca y que también le otorga ese valor fundamental del tiempo, que es sumamente importante. Pero siempre nos hemos caracterizado por el equilibrio y la armonía; es parte de nuestros valores", destaca el enólogo, quien detalla que desde hace años la bodega viene utilizando barricas de 500 litros, así como fudres de hasta 5.000 litros, con el objetivo de potenciar esa transparencia, sin resignar el aporte que puede sumar la madera utilizada con sensibilidad.

Cúneo ponderó los Cabernet Sauvignon de Agrelo y del Valle de Uco 

Hacia el futuro, respecto del rol que puede jugar Argentina en el mercado mundial de la mano del Malbec y del Cabernet Sauvignon, Cúneo asegura que "como país hay mucho por trabajar; pero estoy muy confiado del potencial que tenemos con esta variedad. La calidad que hoy tenemos, como pudimos demostrar con De Sangre, es una confirmación de que ya estamos en condiciones de competir. Lo que hay que hacer es mostrarlo. Básicamente, andar el camino que hicimos con el Malbec, que venimos promocionándolo desde los años ’90 hasta la fecha".

Como ejemplo, Cúneo destaca que "De Sangre Cabernet Sauvignon tuvo una excelente recepción en mercados exigentes como Reino Unido, Canadá y Estados Unidos. 

Así, para el enólogo, en un mundo donde abundan los ejemplares pirazínicos, la Argentina puede jugar un papel diferente, a partir de un estilo que, sin dejar la varietalidad de lado, tiene algo nuevo para contar.