iProfesional

Gustavo Perosio, CEO de Moët Hennessy Argentina: "Con Baron B no llegamos a abastecer la demanda del mercado interno"

En diálogo con iProfesional, el directivo aseguró que las ventas de espumosos tope de gama ya están en niveles prepandemia. Además, ratificó inversiones
Por Juan Diego Wasilevsky
12/12/2021 - 08,37hs
Gustavo Perosio, CEO de Moët Hennessy Argentina: "Con Baron B no llegamos a abastecer la demanda del mercado interno"

"El volumen que producimos en Argentina de Baron B no alcanza para abastecer la demanda del mercado interno". De esa manera concreta, Gustavo Perosio, CEO de Moët Hennessy Argentina, grafica el principal "problema" que hoy tiene la marca en el país: poco volumen por tratarse de un espumoso tope de gama y una creciente demanda.

"El lujo tiene que ver con la escasez. Y Baron B se hace con los mejores viñedos que tenemos, no hay posibilidades de que sea un producto de volumen. Por cuestiones de calidad, siempre van a ser partidas pequeñas", agrega el directivo, quien dialogó con iProfesional durante la reciente presentación en Mendoza de Baron B Héritage, el nuevo espumoso de edición limitada que se lanzó a un precio sugerido de $5.400 y cuyo assemblage no se repetirá de un año a otro.

La clave está en el "Clos", como denominan en la bodega a un pequeñísimo cuartel de menos de dos hectáreas, ubicado en la parte más elevada de Finca Cepas del Plata, un viñedo de 100 hectáreas cultivado con Chardonnay y Pinot Noir, exclusivo para base de espumantes, en la zona de El Peral, en Valle de Uco. Baron B Héritage suma, además, componentes de diferentes añadas de los otros dos viñedos que posee el grupo en Gualtallary, entre los 1.250 y los 1.650 metros sobre el nivel del mar.

-¿Cuál fue el disparador para trabajar durante dos años en un concepto como Héritage?

-Héritage tiene que ver con analizar un poco la historia de Baron B y de quien dio inicio a esta historia: del barón Bertrand de Ladoucette, que dejó Francia para hacer el mejor espumante fuera de su país y eligió Mendoza, cuando esto era un desierto. Es un lanzamiento importante porque con Baron B tenemos solo tres productos tradicionales: el Extra Brut que se lanzó en 1970; un Rosé, que se lanzó en 1997 y el Brut Nature, que se lanzó al año siguiente. Durante dos años también comercializamos un espumoso llamado Unique, que tuvo muy excelente aceptación y en 2019 celebramos los 100 años del nacimiento del barón con una edición especial de poquísimas botellas. Y Héritage comenzamos a gestarlo justo a partir de ese momento.

Gustavo Perosio, CEO de Moët Hennessy Argentina

-La clave está en que cada año será un espumoso irrepetible…

-Sí, nosotros decimos que es un espumoso de espíritu libre, porque no todos los años va a ser lo mismo; cada año va a ser diferente gracias a las botellas de grandes cosechas que tenemos guardadas y que van a formar parte de cada assemblage. Los vinos que tenemos guardados en la bodega son pequeñas joyitas que nos permitirán generar una experiencia única para los amantes de la marca. Buscamos sorprenderlos. Con esto, estamos volviendo a recrear la historia del barón, volviendo a hacer foco en la figura de alguien que dejó una posición muy acomodada en su Francia natal para cumplir con su sueño de hacer los mejores espumantes fuera de su país. Y, como decía, vino a la Argentina a un lugar que era un desierto. Y nosotros estamos orgullosos de esa historia y de tener ese origen francés pero a la vez, con un terruño como el de Mendoza. Con Héritage queremos contar todo y también es como una forma de respetar el legado del barón.

-¿Cómo están cerrando el 2021 en términos de ventas?

-Este año lo estamos cerrando muy bien, teniendo en cuenta que Baron B tiene volúmenes escasos. En el 2020 tuvimos una pequeña caída a causa de la pandemia, pero este año estaremos volviendo a los niveles precios. Es más, nuestro problema principal hoy no es la falta de ventas: es la escasez de producto. Baron B apunta a un nicho de consumidores que es muy fiel a la marca, con lo cual las ventas en los últimos 10 años se mantienen muy firmes.

Baron B Héritage, un espumante de edición limitada que cambiará de assemblage cada año

-¿Cuánto representa Baron B para la operación del grupo Moët Hennessy Argentina?

-La marca en términos de volúmenes no es importante, pero sí lo es en términos de rentabilidad. Es una marca muy rentable y por eso es clave en el porfolio del grupo. En total, representa un 25% de nuestras ventas en el país.

-Otros productos del grupo se exportan con éxito desde Argentina a otros países, incluso a Francia. ¿Planean expandir la marca Baron B a los mercados internacionales?

-Actualmente comercializamos en Uruguay y tenemos una pequeña exportación a Chile, pero es un producto que está focalizado en el mercado argentino porque no alcanzamos a abastecerlo y, por lo tanto, no hay excedente para trazar un plan de exportación. Se trata de un producto de lujo y se elabora con lo mejor que tenemos, por eso en términos de volúmenes, siempre van a ser partidas pequeñas.

-¿Cómo hacen para planificar, año a año, en un país como la Argentina, donde las crisis son sucesivas y se suman problemas constantes, como la inflación, las trabas para importar o la volatilidad cambiaria?

-Siempre digo que en la industria del vino hay que pensar a largo plazo. Pensar en corto plazo te lleva a cometer errores y a tomar decisiones equivocadas. Los viñedos que tenemos fueron plantados hace mucho tiempo con esa misma filosofía de mirar a largo plazo y no quedarse con la coyuntura. Por eso vamos a seguir invirtiendo en la Argentina, como lo venimos haciendo en los últimos 60 años.