Más artículos
Trump prepara decreto para reducir las "green cards": qué tipos de visado están en evaluación

Trump prepara decreto para reducir las "green cards": qué tipos de visado están en evaluación

Trump prepara decreto para reducir las "green cards": qué tipos de visado están en evaluación
El presidente anunció en una entrevista que lanzará en los próximos días una orden ejecutiva que "hará felices" a muchos estadounidenses
Por iProfesional
21.06.2020 12.58hs Actualidad

El presidente de Estados Unidos, Donald Tump, aseguró el sábado que anunciará nuevas restricciones a algunos tipos de visa en los próximos días.

"Vamos a anunciar algo mañana o pasado mañana con respecto a las visas", dijo Trump al corresponsal en jefe de la Casa Blanca de la cadena de televisión Fox News, John Roberts, en una entrevista realizada antes de su mitin en Tulsa, Oklahoma.

El presidente estadounidense se negó a ofrecer más detalles, pero reconoció que habrá algunas exclusiones.

"Se necesitan para algunas de las grandes empresas, donde tienen ciertas personas que han estado viniendo durante mucho tiempo, pero serán muy pocas exclusiones y son bastante ajustadas", dijo y añadió que "incluso podemos ir muy ajustados por un período de tiempo".

asdf
Trump podría congelar los visados hasta fin de año

Roberts tuiteó que las restricciones se impondrán a las visas H-1B, H-2B, L-1 y J-1.

Las visas H-1B están diseñadas para ciertos trabajadores calificados, como los empleados en los campos de la ciencia, la ingeniería y la tecnología de la información, mientras que las visas H-2B se otorgan a los trabajadores temporales, como el personal de hoteles y la construcción.

Las visas L-1 están destinadas a ejecutivos que trabajan para grandes corporaciones y las visas J-1 se otorgan a investigadores académicos, profesores y otros programas de intercambio cultural o laboral.

Según los reportes de los medios, Trump firmará una orden ejecutiva para suspender ese tipo de visas hasta fin de año, con el argumento de que su administración está abordando una importante crisis económica, incluido un alto desempleo entre los estadounidenses, en medio de la pandemia de coronavirus.

Ese sería el último paso de Trump para restringir la inmigración. En abril, suspendió temporalmente la emisión de tarjetas verdes (permiso de residencia) en Estados Unidos a algunos extranjeros.

Trump, quien ha mantenido una postura de línea dura sobre la inmigración y la ha usado como estrategia para atraer a sus votantes, ha sido acusado de usar la pandemia para promover su agenda política con miras a las elecciones presidenciales de noviembre próximo.

Coronavirus

Trump firmó en abril un decreto con la que congela durante al menos 60 días la inmigración al país bajo el pretexto de la destrucción de empleos provocada por la crisis del COVID-19.

La medida de Trump tiene como objetivo principal la reducción de permisos de residencia permanente, conocidos como "green cards", aunque su eficacia real durante la pandemia es dudosa ya que EE.UU. ha reducido a mínimos sus servicios consulares de visados.

En condiciones normales, la medida impulsada por Trump afectaría a unas 26.000 personas cada mes, según datos del Migration Policy Institute, con sede en Washington.

Si Trump extiende la medida más allá de los 60 días inicialmente previstos, el total de inmigrantes que podrían perder el acceso a permisos de residencia permanente son 358.000 al año, según los cálculos de la firma de abogados Bountless.

La medida, por lo tanto, lograría reducir en un aproximado 33% la emisión anual de 1,1 millones de "green cards".

Trump es acusado de usar a la pandemia para su agenda política, con miras a las elecciones presidenciales de noviembre
Trump es acusado de usar a la pandemia para su agenda política, con miras a las elecciones presidenciales de noviembre

La letra pequeña del decreto apunta a una de las obsesiones de Trump y de su principal asesor en migración, Stephen Miller: la reunificación familiar.

Durante este periodo de excepción, tan solo esposos extranjeros de ciudadanos estadounidenses o hijos menores de 21 años podrán acceder a un permiso de residencia permanente, excluyendo a progenitores, hermanos o hijos independientemente de la edad, como indica la ley. También excluye a esposos e hijos de residentes permanentes.

Bountless detalló que "mientras esta proclamación esté vigente, los padres, hermanos e hijos adultos de ciudadanos estadounidenses, así como cónyuges e hijos pequeños de residentes permanentes, simplemente no podrán comenzar una nueva vida juntos en EE.UU.".

Trump ha bautizado peyorativamente a la reunificación familiar como "migración en cadena" y han tratado sin éxito de impulsar su reforma en el Congreso.

Médicos e inversionistas, bienvenidos

El decreto estableció excepciones y pone énfasis en profesionales médicos o de investigación que tengan como objetivo "combatir la propagación de COVID-19", que encontrarán las puertas de EE.UU. abiertas, así como otras profesiones que no especifica relacionadas con contener el virus.

Estados Unidos también mantendrá abiertas las puertas para los extranjeros que traten de instalarse en el país a través de un visado de inversionista, que requiere invertir al menos 900.000 dólares en un negocio.

Los visados temporales de trabajo, como los agrícolas, entre muchos otros, quedan de momento fuera de la suspensión, pero el decreto establece un periodo de 30 días para revisar estos programas.