Más artículos
Alerta por el home office: así podría deteriorarse la salud de quienes hacen teletrabajo

Alerta por el home office: así podría deteriorarse la salud de quienes hacen teletrabajo

Alerta por el home office: así podría deteriorarse la salud de quienes hacen teletrabajo
El teletrabajo ya estaba difundido, pero la pandemia forzó esa modalidad para prevenir la expansión del coronavirus, tanto en Argentina como en el mundo
Por iProfesional
09.07.2020 17.58hs Actualidad

La expansión del coronavirus en el mundo y las medidas de aislamiento forzaron a las empresas a tomar para todos sus empleados la modalidad de teletrabajo o home office. Algunas ya la tenían, otras la empleaban para algunos de los trabajadores o en días a elección, y otras no la habían utilizado antes. De cualquier modo, fue una medida repentina a la que las compañías y sus empleados debieron adaptarse. 

La modalidad home office llegó para quedarse
La modalidad home office llegó para quedarse

Fue así como quedó demostrado que, en muchas profesiones y tareas en particular, la presencia no es necesaria y el teletrabajo podría ser una alternativa viable y menos costosa. De esta manera, la modalidad de home office ha llegado para quedarse. 

Así como se habla del impacto que podría tener trabajar en una oficina sentado durante toda la jornada, también se habla de los efectos adversos que podrían aparecer luego de mucho tiempo trabajando desde el hogar. 

¿Qué pasaría con el aspecto físico, con el cuerpo, si el teletrabajo se queda?

Según han señalado desde DirectApply, el motor de búsqueda de empleo, existe la posibilidad de que eso suceda. 

Desde la empresa se hicieron esta misma pregunta y buscaron las opiniones de diversos especialistas en el tema. Así, trataron de imaginar cómo podría ser el cuerpo estándar de una persona que trabaja en modalidad home office para el año 2045. 

Para conocer cuál podría ser el aspecto físico de un teletrabajador dentro de 25 años el grupo de expertos pensó en una persona llamada Susan. Ella no hace ejercicio ni tampoco tiene vida social, ambas conductas derivada de que pasa la totalidad de su día adentro de su casa. No se mueve más que algunos metros por día, dado que va de la cama al escritorio, de ahí a la cocina, quizá al escritorio nuevamente y ahí llegó el fin de su día. 

Como consecuencia de estos hábitos tan nocivos padece obesidad -con las eventuales consecuencias en la salud que eso podría tener- y ha desarrollado una postura muy nociva para la salud de la columna, que es la cifosis cervical. 

¿Qué es la cifosis cervical? La cifosis cervical es un trastorno en el que la parte superior de la columna vertebral se curva en la dirección contraria a la que debería. La mayoría de las cifosis cervicales no son graves. No obstante, si la curvatura es grave, las vérteberas pueden pellizcar la médula espinal, que puede lesionarse y provocar problemas a nivel nervioso. En algunos casos, cuando las lesiones son más severas, los nervios no pueden enviar señales importantes, como indicar a los pulmones que respiren o a la sangre que se desplace alrededor del cuerpo.

¿Qué más le pasaría a un teletrabajador?

Debido a la presión excesiva que sufre en el cuello, Susan, la mujer que se tomó como ejemplo, tiene la columna vertebral torcida y una lumbalgia que se incrementa con el paso del tiempo. 

Además, tiene muchas arrugas, las ojeras muy marcadas y los ojos rojos y secos a causa de las horas que pasa sentada frente a la computadora, que es la única actividad que realiza. Otro punto esencial: como efecto adverso de la falta de luz solar se le ha acelerado la pérdida de cabello.

Así se sentaría Susan diariamente
Así se sentaría Susan diariamente

Según los investigadores, "la vitamina D se absorbe principalmente durante la exposición a la luz del sol, por lo que trabajar bajo techo todo el día puede derivar en carencias nutricionales que aceleran la pérdida de pelo y retrasan el nacimiento de nuevos cabellos".

Esta versión pesimista de Susan ha recibido muchas críticas en Twitter. De hecho, una ususaria aseguró que "las personas que trabajan de forma flexible pueden estar sometidas a una menor presión, ya que están más con sus hijos, no tienen que culpabilizarse por no verlos y les resulta más sencillo encontrar un rato para hacer ejercicio. Desconfiíen de la propaganda".

Otros modelos

Este prototipo de teletrabajador no es el primero. El año pasado se presentó un maniquí llamado Emma, quien sería "la compañera de trabajo del futuro". De forma muy parecida a Susan, Emma tenía la espalda torcida, los tobillos hinchados, varices, los ojos secos, la piel en mal estado, la musculatura débil y padecía obesidad. 

Aunque pueden parecer desalentadores, estos modelos no deben asustar. Tanto DirectApply como otras empresas han llevado adelante estos proyectos con el objetivo de que el teletrabajo pueda impactar positivamente en las vidas de los empleados o freelancers. 

De hecho, durante el transcurso de la pandemia y del aislamiento muchos especialistas han brindado una serie de consejos para seguir mientras se trabaja desde casa. Desde la alimentación al ejercicio y desde la organización de las tareas hasta el ocio, las recomendaciones de los profesionales han sido muchas, y todas ellas apuntan a que el teletrabajo se aproveche como una alternativa positiva, en lugar de producir un efecto adverso. 

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ Convertí a iProfesional en tu fuente de noticias. SEGUINOS AQUÍ