¿Cuándo comienza la segunda mitad de la vida laboral?

¿Cuándo comienza la segunda mitad de la vida laboral?
El máster en gerontología, Diego Bernardini, plantea que las sociedades deben aprovechar el capital humano de adultos mayores y darles más oportunidades
Por iProfesional
09.06.2021 08.26hs Actualidad

Diego Bernardini, doctor en medicina, quinesiólogo y máster en gerontología, explicó que al hablar de los adultos "Estamos hablando del mayor mercado emergente y el menos estudiado". Así define a la franja etaria de los adultos mayores.

Como investigador especializado en lo que comúnmente se llama "la tercera edad", Bernardini propone hablar de una nueva longevidad y de cómo prepararse para la segunda mitad de la vida, en el webinar "La economía plateada y su activo más valioso, organizado por AIVA Health y Xeniors Emprendedores + 50, este jueves 8 de junio.

"Estamos asistiendo al arribo de la cohorte de personas mayores más educadas, más comunicadas y, en algunos casos, con mayor poder adquisitivo de la historia. Me parece muy interesante entender qué está pasando con la economía plateada", sentencia. A lo largo de la charla expone diferentes estudios académicos del mundo que dan cuenta de que las generaciones "mayores" tienen gran peso en cantidad y en calidad.

Los adultos deben ser considerados en las búsquedas laborales.
Los adultos deben ser considerados en las búsquedas laborales.

Por ejemplo, según el investigador, hoy en Europa hay 200 millones de personas mayores de 50 años, que representa casi el 40% de su población. "En muchas ciudades europeas hay más bastones y sillas de rueda que carritos para bebés".

En ese sentido, Bernardini señala que las empresas se están perdiendo una oportunidad al no enfocarse más en este sector etario. "En Irlanda, la mitad de los regalos que reciben los niños los hacen sus abuelos; en EEUU los mayores de 50 años controlan el 75% de la economía doméstica; en Japón, una de cada cuatro personas es mayor de 70 años", remarca en El Observador.

Además de no visualizarse el potencial de estas generaciones como consumidores, se pierden de vista los aportes que pueden hacer como capital humano y fuerza laboral: ya sea dentro de una empresa, como emprendedores o como mentores de las futuras generaciones, lo que representa un reto de Age Management.

Bernardini remarca que la edad a la que una persona es considera mayor es relativa: depende de dónde se pregunte y a quién, y para plasmarlo cita un informe realizado en Europa en 2011 donde se planteaba esta interrogante a los encuestados y los resultados variaban según el país. Para los ingleses a los 55 años uno ya era mayor, mientras que para los griegos recién a los 68, por ejemplo.

En general, el período de transición a esa segunda etapa de la vida comienza a los "cuarenta y pico" o a los "cincuenta y pocos", y en la sociedad suele asociarse a un momento simbólico de crisis: "Nos convertimos en cincuentones y cincuentonas, atravesamos la mal llamada crisis de la mediana edad", dice Bernardini y agrega una idea que hace cambiar la perspectiva: "El cambio de la mediana edad da inicio a la etapa más larga y más interesante de nuestras vidas".

Hay muchas oportunidades para los adultos mayores.
Hay muchas oportunidades para los adultos mayores.

Para muchas personas, ese quiebre se da con la jubilación y el retiro de la actividad laboral. "Si nos retiramos a los 60 o 65 años y después nos quedan 25 años más de vida, tenemos que ver cómo vamos a llenar de vida esos años, con qué proyectos", dice el geriatra, para quien la sociedad sigue manejándose con las normas del siglo XX: una etapa de educación, una de trabajo y otra de retiro "y hoy la vida tiene múltiples transiciones".

En cuanto a la alta expectativa de vida, el investigador señala que las personas mayores de hoy se encontraron con esa longevidad de forma inesperada, porque seguramente en promedio estén viviendo más que sus antecesores, pero las generaciones jóvenes actuales saben que la esperanza de vida es de unos 78 años —al menos en Uruguay—, por lo que, es posible planificar esa longevidad y cómo queremos vivirla.

La palabra clave para esa nueva etapa es la "vigencia", que según el experto, implica poder ofrecer algo en beneficio de la comunidad. Y para ello, es indispensable mantenerse activos, —de manera formal o informal— y tener buena salud.

"A medida que crecemos, la salud cobra más valor, se convierte en el capital más valioso y podemos invertir en ella", dice el geriatra, quien descubrió, durante la investigación para su tesis, que las personas mayores que entrevistó hacían una distinción entre ser mayor y ser viejo. "El punto de corte estaba en la dependencia", es decir, si la persona podía valerse por sí misma y con libertad o si dependía de otro para sus quehaceres.

Si bien la salud tiene muchos componentes genético, explica Bernardini que esta explica solo entre el 26% y el 28% de nuestra expectativa de vida, un 10% lo explica el acceso a un sistema de cuidado y salud de calidad y el 60% restante depende del estilo de vida (alimentación, actividad física, contactos sociales). "Mantenernos activos nos hace vivir entre 5 y 7 años más que a una persona sedentaria", señala el especialista y agrega que tener una vida espiritual también influye en la longevidad.

"Lo que desaparecen son las oportunidades y generarlas es el desafío de las sociedades, entendiendo que hay atributos que mejoran con la edad". Y entre esos atributos menciona la creatividad, la experiencia, la toma de decisiones más pausada y la posibilidad de seguir aprendiendo a lo largo de la vida.

"Hay una pregunta que desaparece a medida que crecemos, ‘¿qué te gustaría ser cuando seas grande? Pero, ¿cuándo nos volvemos grandes? ¿Hay edad para ser grande, para dejar de hacer cosas? (…) El mundo nos plantea soluciones para algo que señalan como un problema y no es un problema, es un desafío, una oportunidad", concluye Bernardini.

Temas relacionados