Surgió de la cantera de River a fines de los '90: así se convirtió en dueño en equipo de fútbol de España

Surgió de la cantera de River a fines de los '90: así se convirtió en dueño en equipo de fútbol de España
Así es el nuevo rol empresarial de Guillermo Pereyra al frente del Tudelano de la tercera división, el equipo con menor presupuesto de la categoría
Por Juan Minotti
02.08.2021 17.46hs Actualidad

Muchos futbolistas se reconvierten al finalizar sus carreras. Algunos se dedican a disfrutar lo cosechado, otros tienen negocios por fuera del deporte y muchos prueban suerte en la dirección técnica de un equipo. Sin embargo, no son demasiados los que encaran su pasión desde un sector mucho más empresarial, que requiere la combinación de una visión deportiva con una perspectiva de negocios.

Guillermo Pereyra fue un mediocampista que surgió de las inferiores de River a fines de la década de 1990, época en la cual el Millonario era una fuente inagotable de talento. Tanto jugador sublime surgido de la cantera, nutrió en muchos casos al primer equipo Millonario y en otros casos a otros equipos de Argentina y del mundo.

Durante su estadía en el club de Núñez compartió equipo con jugadores en su misma posición de la talla de Leonardo Astrada, Marcelo el "Negro" Gómez, Leonel Gancedo, Cristian el "Lobo" Ledesma, Oscar Ahumada y Esteban Cambiasso, entre otros. Pereyra alternó su rol en el primer equipo, pero de todos modos siempre fue una pieza importante de un club en el que consiguió cuatros títulos locales.

Su carrera continuó por Europa, fundamentalmente por el Mallorca y el Murcia de España, en donde comenzó de algún modo a cimentar las bases de su rol actual. En 2011 se retiró en San Lorenzo y si bien se probó como entrenador en Santamarina de Tandil, en la Segunda División de nuestro país, se preparó especialmente para otro papel, vinculado a la gestión deportiva integral.

Guillermo Pereyra
Guillermo Pereyra actualmente es el dueño de Tudelano

A comienzos de 2021, se transformó en la cara visible de un grupo inversor que adquirió el 97% de las acciones del Tudelano, un club de la Segunda División B de España, lo equivalente a un tercera división. Su rol, más allá de ser uno de los accionistas, es el de gestor deportivo del club, mientras que Raúl Sánchez, un empresario argentino, es quien se encarga de la gestión institucional.

Son varios los empresarios argentinos que han intentado llevar a cabo proyectos deportivos en tierras ibéricas. Marcelo Tinelli compró en su momento al Badajoz, un humilde equipo de la comunidad de Extremadura, en el que intentó durante dos años y con varios argentinos en el plantel llegar a Primera División y no pudo.

También Daniel Grinbank tuvo su fugaz experiencia al frente del Leganés, pero, a pesar de los buenos valores que había llevado desde nuestro territorio, tanto futbolistas como entrenadores, el proyecto se truncó rápido. Hasta el momento la experiencia más próspera es la que lleva a cabo Christian Bragarnik en el Elche, en el que invirtieron también jugadores como Daría Benedetto y Gustavo Bou.

El Tudelano es un modesto club de la ciudad de Tudela en Navarra, cerca de Pamplona. No tiene un palmarés destacado y no tiene temporadas jugadas en la Segunda División A ni en la Primera, por lo que no sorprende que el valor total de las acciones adquiridas por el nuevo grupo inversor haya sido menor a los € 900.000.

Pereyra se encontró con el desafío de administrar el presupuesto más bajo de la categoría. El objetivo institucional era establecer un proyecto a largo plazo y para eso requerían mantener la categoría para empezar a crecer económicamente y pensar en un ascenso de acá a algunos años.

Guillermo Pereyra fue un mediocampista que surgió de las inferiores de River

En su primera temporada consiguió resultados por encima de lo esperable. La liga tenía hasta el final del campeonato pasado un sistema de competición sumamente complejo, con tres fases y muchos grupos distintos. Durante la fase regular, la primera, en la que compartió grupo con equipos como el Osasuna "B" y el Logroñés, aquel que alguna vez tuvo jugadores argentinos como Alejandro Mancuso y Oscar Ruggeri, finalizó primero.

En la siguiente fase no terminó en las primeras colocaciones, como si lo hizo el Burgos, otro equipo liderado por un argentino, el ex dirigente de River, Antonio Caselli. La primera experiencia fue positiva y tampoco hubiese sido del todo acertado para el club quemar etapas tan rápidamente.

Si bien la idea de Pereyra es, como encargado de la cuestión deportiva, fortalecer a las divisiones inferiores del club para no depender de incorporaciones a futuro, cuenta con el conocimiento y la experiencia como para adquirir futbolistas del mercado sudamericano, en donde se pueden encontrar jugadores con condiciones a un precio más bajo que en Europa.

Para la próxima temporada, en la que jugará en la misma categoría pero bajo un nuevo formato, el equipo español contará con cuatro argentinos, dos de ellos con gran experiencia en el fútbol de nuestro país. Se trata de Lucas Aveldaño, el defensor de 36 años que pasó por Racing, Atlético de Rafaela y Belgrano, entre otros y de Fernando Pellegrino, arquero de 35, que jugó Defensa y Justicia, Banfield y Huracán.