¿Quiénes son y cuánto cobran los jugadores de fútbol mejor pagados del mundo?

¿Quiénes son y cuánto cobran los jugadores de fútbol mejor pagados del mundo?
El ranking de Forbes dio a conocer cuáles son los futbolistas que cobran los mejores salarios y cuánto le suman en patrocinios y publicidades
Por iProfesional
20.08.2021 17.17hs Actualidad

Según la última edición del ranking de Forbes "Highest-paid Athletes", de finales de julio, Lionel Messi fue el futbolista mejor pagado del mundo en la temporada 2020-2021.

El argentino, que dejó el FC Barcelona y ya se sumó al plantel del PSG, ganó un total de u$s130 millones en su último año en el club catalán. Este número lo convierte en el futbolista mejor pagado del mundo, con un salario de nada menos que u$s97 millones gracias a su performance en la cancha, además de otros u$s33 millones que provienen de patrocinios y contratos publicitarios entre el 1° de mayo de 2020 y el 1° de mayo de 2021.

Aunque  aún no se confirmó de cuánto es el contrato entre el PSG y Messi, Forbes estima que el jugador de la selección argentina percibirá un salario de alrededor de u$s75 millones anuales en la temporada que inicia este agosto, sin contar posibles bonificaciones y pagos por derechos del jugador, como la venta de camisetas.

La otra super estrella que se ubica en segundo lugar es Cristiano Ronaldo, con un ingreso total de u$s120 millones, de los cuales u$s50 millones son por patrocinios.

En tercer lugar está Neymar, quien recibe aproximadamente u$s95 millones, de los que u$s76 millones son por hacer su magia en la cancha, lo que supone el segundo salario más alto del mundo si se excluyen las ganancias publicitarias.

 

Pero ellos no son los únicos que cobran millones de dólares, aunque la cifra baja a partir del cuarto puesto, en el que se encuentra Kylian Mbappé, quien tuvo ingresos por u$s40 millones en la última temporada.

En quinto lugar, se encuentra Mohamed Salah, quien recibió aproximadamente 37,5 millones de dólares, seguido por Paul Pogba, que tuvo ingresos por u$s35,5 y en séptimo lugar del ranking, se encuentra Andrés Iniesta, que sumó a su bolsillo la última temporada unos u$s34 millones.

La extraordinaria cifra que el Barcelona aun le debe a Messi

A pesar de pertenecer al PSG, la historia de Messi con el Barcelona no finalizó: el club catalán le adeuda u$s52 millones que corresponden al sueldo diferido que la directiva pactó con el plantel debido a la crisis económica derivada de la pandemia de coronavirus.

En este sentido, según informó el diario local Sport, el principal responsable de esta situación es Joseph Maria Bartomeu, expresidente del Barcelona, quien se reunió con el plantel para renegociar los contratos en 2020 por la suspensión de las competencias ante el confinamiento y la reducción de ingresos.

Así, acordó con el astro argentino la cifra de 52 millones y ahora los abogados del hoy jugador del PSG quieren concretar un arreglo para determinar cuando se abonará esa deuda que los catalanes abonarían lo que resta del 2021 y el 2022.

El club busca saldar sus deudas de salario para habilitar a los refuerzos de esta temporada: el zaguero Eric García, quien llegó libre del Manchester City y el goleador neerlandés Memphis Depay, libre del Lyon. Además, agregaría otro problema con Agüero además de la rotura del tendón del gemelo interno derecho que lo dejará afuera por dos meses más.

Cuánto pierde Barcelona con la salida de Messi

El equipo culé debía realizar una ingeniería financiera sin precedentes para poder afrontar el contrato del astro argentino en las condiciones en las que se encuentra. Desde ese punto de vista, el club tendrá un alivio económico. Pero, ¿cuánto bajan los ingresos por la salida del futbolista más reconocido en el mundo? Se calcula que, en total, puede llegar a perder más de u$s 400.000.000.

Para empezar, durante el día en que se hizo mundialmente conocida la noticia de la salida del 10, la Fan Token del Barcelona, el criptoactivo que cotiza en la plataforma Socios.com, cayó un 4% y luego se estabilizó en u$s 21, lo que significa una pérdida final del 2.5%. 

En contraposición, la criptomoneda del PSG, el destino recientemente confirmado para Messi, creció un 8% y llegó a pasar los u$s 24, lo que muestra vagamente la influencia que tiene el argentino en la economía de cualquier club. De cada Fan Token, los clubes reciben un porcentaje de las ventas, por lo que su valor determina sus ingresos.

En todos los rubros que generan ganancias de parte de los futbolistas para un club, como ventas de merchandising, entradas y abonos, contratos de patrocinio y derechos de televisación, el flamante campeón de América con Argentina genera una contribución de más del doble que cualquier otro jugador del Barcelona.

Por la salida de Messi, el Barcelona podría perder más de u$s 400.000.000
Por la salida de Messi, el Barcelona podría perder más de u$s 400.000.000

Venta de merchandising

En el año 2019, el Barcelona fue el equipo que más camisetas vendió alrededor de todo el mundo. Existe cierto alcance global que Messi le ha dado al club catalán con su mera presencia y su participación en la cancha, que el equipo conservará este o no su número 10. 

Pero para tener como referencia, se estima que un poco más del 50% de la indumentaria del Barca que se vende tiene alguna identificación con Messi. Es decir, de esas ventas, la gran mayoría corresponde a camisetas de partido, con la 10 y el nombre del rosarino, pero existen otros productos que también llevan el apellido o la imagen del jugador.

En el 2019, el club blaugrana vendió indumentaria por un total de u$s 960.000.000 y la mitad de ese ingreso fue generado solo por Messi. Los clubes no perciben la totalidad del dinero que entra por venta de indumentaria. El mayor porcentaje queda en la marca que produce la camiseta, en este caso Nike. De ahí cada institución arregla que porcentaje percibe. En el caso del Barcelona es cercano a un 20%, por lo que Messi le genera al club solo en venta de indumentaria unos u$s 95.000.000.

Contratos de patrocinio y publicidad

Por cada temporada, el Barca recibe poco más de u$s 300.000.000 en concepto de comercialización y publicidad tan solo de los jugadores del primer equipo. La cara de toda campaña global siempre ha sido Messi. Eso solo varía en un pequeño puñado de publicidades destinadas a algún lugar del mundo específico, en donde nació un jugador que juega en el club. Por ejemplo, en Alemania, el arquero Marc André ter-Stegen, comparte el rol principal con el argentino.

En ese contexto, ya en 2020, cuando se produjo el episodio denominado como el Burofax Gate, en el que el máximo goleador de la historia le comunicó mediante esa plataforma a Josep María Bartomeu, el presidente del Barcelona en aquel entonces, que no quería seguir en el club, varias marcas que patrocinan al equipo manifestaron su preocupación.

Nike, empresa que elabora la indumentaria, Rakuten, main sponsor y Beko, la marca que aparece en las mangas de la camiseta principal, se comunicaron para dejar de manifiesto que ante la salida de Messi pedirían una revisión de los contratos bajar radicalmente las cifras que aportan. Desde la dirigencia del club español saben que si tendrán que sentarse en los próximos días a dialogar sobre los acuerdos de patrocinio existentes y venideros.

Incluso, este fue uno de los puntos a los que se refirió el presidente Laporta en la conferencia de prensa en la que explicó los motivos de la no renovación y fue una de las preguntas en las que menos capacidad de respuesta tuvo. "Habrá que trabajar más y mejor para conseguir más patrocinios", afirmó sin querer profundizar.

Habrá que trabajar más y mejor para conseguir más patrocinios

Todo lo mencionado anteriormente no contempla una cuestión que no es para nada menor: la ficha del futbolista. El Barcelona le daría vía libre a un jugador cuyo pase cuesta todavía u$s 95.000.000 según el sitio especializado Transfermarkt. Es, junto a Pedri y sólo por detrás de Frnekie De Jong, el jugador con más valor de mercado del equipo.

Pese a las comunicaciones oficiales, cuesta dar la historia por cerrada. No sólo porque se dificulta cerrar un ciclo de tantos años, sino por el hecho de que a fin de cuentas se rompería un vínculo que ambas partes quieren sostener.

Temas relacionados