Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

Decisión tomada: el Gobierno recurre a los u$s7.200 millones "intocables" de las reservas

Decisión tomada: el Gobierno recurre a los u$s7.200 millones "intocables" de las reservas
La medida tiene el guiño del FMI: permite descomprimir el frente financiero de Macri pero presiona al próximo gobierno, que asumiría con menos reservas
Por Claudio Zlotnik
03.10.2019 06.05hs Economía

El Gobierno tomó la decisión de echar mano a los u$s 7.200 millones que el Fondo Monetario Internacional había enviado a la Argentina el año pasado y que se mantenían como parte de las Reservas del Banco Central a manera de dólares "intocables".

La determinación fue consensuada con el propio Fondo Monetario, de acuerdo con las versiones que corren en la City. Las divisas se irán utilizando a medida que se precisen, ya sea para hacer frente a vencimientos de la deuda -tanto en pesos como en dólares- como así también para tapar el desvío fiscal primario.

Es decir, se usarán no sólo para pagar vencimientos sino también para cubrir gastos corrientes del Estado (sueldos, jubilaciones e, incluso, algunas de las medidas que viene tomando Mauricio Macri y que tienen un costo fiscal).

La decisión fue tomada ante la postergación, sin fecha, en el envío del desembolso por u$s5.400 millones de parte del FMI. Ese dinero debía llegar a Buenos Aires el pasado 15 de septiembre.

Los u$s7.200 millones que ahora se utilizarán habían sido remitidos por el Fondo el año pasado, como parte del paquete de ayuda a la Argentina. Se había establecido que estas divisas servirían para fortalecer las reservas del Banco Central. No para pagar vencimientos de deuda ni para intervenir en el mercado cambiario. De ahí que fueran "intocables".

Ese esquema cambió a partir de ahora. La decisión tiene todo un costado político: implicará que -sin el desembolso del Fondo previsto-, las reservas sufran un bajón adicional, por el equivalente a lo que el Gobierno vaya utilizando.

Funcionarios de primer nivel, tanto de Hacienda como del Banco Central, consideran que en las próximas semanas tendrán que utilizar "prácticamente la totalidad" de los u$s7.200 millones.

De ahora en más, habrá que observar la reacción de Alberto Fernández ante esta novedad. El candidato viene protestando por la baja de las reservas. De hecho, la última vez que alzó la voz por ese tema fue en el mediodía del miércoles, tras el encuentro que mantuvo con la cúpula de la Unión Industrial.

Lo cierto es que la anuencia del FMI para que se toquen los dólares "intocables" equivale, en los hechos, a haber aprobado la cuota de u$s5.400 millones que las nuevas autoridades del organismo dejaron en suspenso. Desde el punto de vista del gobierno de Macri, el efecto es el mismo, porque permite afrontar la acumulación de vencimientos de corto plazo. 

En cambio, el que sí notará el efecto de esta medida es el próximo gobierno, porque deberá arrancar con un Banco Central significativamente más débil, lo cual dejará a los funcionarios de la próxima administración más expuestos a aceptar las condiciones de la contraparte a la hora de sentarse a negociar el futuro del acuerdo stand by.

Primero emite, después aspira

Según pudo saber iProfesional, a cambio de los dólares que el Banco Central le compre al Tesoro (es en el Tesoro donde están depositados esos u$s7.200 millones), la autoridad monetaria emitirá los pesos necesarios.

El dato es el siguiente: el BCRA está dispuesto a esterilizar los pesos emitidos. "La política monetaria seguirá siendo contractiva", asegura Guido Sandleris cuando le preguntan por los detalles de la operación. La lógica intención del banquero central pasa por disminuir el riesgo de que esos pesos terminen presionando sobre el tipo de cambio, en medio de las tensiones electorales.

Esta cuestión también guarda un costado político: ¿Qué dirá Alberto F. cuando el stock de reservas caiga y, además, la bola de Leliq continúe agrandándose?

La visión de Sandleris es que esta cuestión deberá dirimirse entre Fernández y Macri a partir del lunes 28, en caso de que el peronista gane las elecciones y se convierta en Presidente electo. "Obligará a una coordinación entre ambos", dice el banquero central a sus eventuales interlocutores.

Por lo pronto, de acuerdo a un informe reservado para clientes de la consultora Elypsis, postula que los "dólares intocables" de las reservas ya están siendo utilizados.

Dice Elypsis: "La caída de los depósitos del Tesoro en dólares (u$s1.400 millones) el viernes pasado sugiere que el Gobierno comenzó a utilizar parte de los u$s7.216 millones prestados por el FMI para fortalecer las reservas internacionales del BCRA, que en principio no iban a ser utilizados -y no formaban parte del cálculo de reservas netas disponibles para intervenciones-.

Números inquietantes

Desde hace semanas vienen circulando por la City informes inquietantes, en los que se advierte que la economía adolece de un faltante en pesos y otro posible en dólares, que se necesitan cubrir para llegar sin turbulencias a fin de año.

Un reporte de la consultora MacroView le pone números a ese agujero: lo sitúa en $265.000 millones (por la parte en moneda local). Para la parte en dólares, todo depende de la actitud del Fondo Monetario.

La cosa es así: si el FMI envía los u$s5.400 millones, entonces habrá capacidad para abonar los u$s2.950 millones que vencen de Letes hasta fin de año, que no fueron reperfiladas, por tratarse de tenencias de "personas humanas".

Es más, si así fuera, y el Fondo cumpliera con el envío, habría un sobrante de unos u$s2.420 millones. Que podrían aplicarse a paliar -en parte- el bache (necesidades) en pesos.

De todas maneras, ni siquiera con el desembolso del FMI alcanzaría para cubrir el agujero en pesos. Al tipo de cambio actual, en torno a los $60, aquellos u$s2.420 millones que sobrarían no podrían calzarse con el déficit en pesos, que llega a $265.000.

En números: esos u$s2.420 millones -equivalentes al día de hoy a $143.000 millones- dejarían un agujero en las cuentas de unos $122.000 millones.

Ese es el escenario más optimista que manejan algunas consultoras de la City, como la de Melconian. Que obligarían, por caso, a monetizar ese dinero, con el consecuente riesgo de que aumente la presión sobre el tipo de cambio.

Ni hablar si se da el escenario más pesimista -aunque para muchos el más realista- de que el Fondo Monetario no desembolse los u$s6.400 millones de acá hasta fin de año.

Si no ingresaran esas divisas, directamente no habría dólares para abonar las Letes.

Esta posibilidad fue analizada por la agencia Moody’s en el reporte elaborado en las últimas horas.

"Si el FMI retuviera el próximo desembolso de u$s5.400 millones, anticipamos que probablemente se produciría una reacción severa del mercado. Cancelar ese desembolso podría desencadenar una reacción negativa, generar una inestabilidad macro y financiera significativa y comprometer aún más la débil posición crediticia de Argentina", afirmó Moody's en su informe anual sobre el país.

Pero ahora, con el cambio de actitud del Fondo, la situación tiene un nuevo matiz. Al Fondo le sirve, porque no se vería obligado a tomar una medida -la aprobación de la cuota de u$s5.400 millones- que le resulta incómoda. Y a Macri le sirve, porque le desahoga el frente financiero. La presión quedará para el gobierno entrante.

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Temas relacionados
Te puede interesar