¿Se termina el congelamiento en los precios de los alimentos?: Las claves de lo que viene

¿Se termina el congelamiento en los precios de los alimentos?: Las claves de lo que viene
En las próximas horas se definirá la continuidad del programa de Precios Máximos, cuya última versión caduca el martes 19 de mayo
Por Claudio Zlotnik
14.05.2020 10.16hs Economía

La reunión cumbre se realizará en las próximas horas: de un lado estarán las principales fabricantes de alimentos de la Argentina nucleados en la Copal. Del otro lado, los funcionarios de Comercio Interior.

Allí se definirá la continuidad del programa de Precios Máximos, cuya última versión caduca el próximo martes 19 de mayo.

Como adelantó iProfesional, los empresarios irán a la reunión con la idea de un ajuste de los precios de entre 7% y 10% sobre los más de 2.000 productos que forman parte del programa de "Precios Máximos", y que están congelados desde hace más de dos meses. No para aplicar de manera inmediata, pero sí a través de un plan gradual y consensuado con el Gobierno.

La duda de los fabricantes, antes de encontrarse con Paula Español, secretaria de Comercio Interior, refiere a si los funcionarios están dispuestos a aceptar esos aumentos en medio de la cuarentena y la reducción en los ingresos de la mayoría de la población.

En las próximas horas se definirá la continuidad del programa de Precios Máximos, cuya última versión caduca el martes 19 de mayo
En las próximas horas se definirá la continuidad del programa de Precios Máximos, cuya última versión caduca el martes 19 de mayo

En la actualidad, los valores se encuentran congelados al 6 de marzo y deberían mantenerse así hasta el próximo martes 19. Pero los empresarios argumentan que, en un país con una inflación interanual del 50%, resulta imposible sostener un freno de 70 días.

Algunas empresas y productores ya se adelantaron y enviaron a Comercio un detalle con la estructura de costos, con el fin de demostrar la necesidad del ajuste.

Desde el Gobierno contradicen ese argumento: aseguran que la estabilidad de las tarifas, la baja de las tasas de interés y la paz cambiaria benefician a las compañías. Algunos funcionarios creen que, detrás del pedido de los empresarios, subyace la pretensión de mejorar los balances en plena cuarentena. 

Recuerdan que, en contra de lo que sucede con la mayoría de los sectores económicos, las fábricas de alimentos están trabajando a pleno, e inclusive sin poder cumplir con los pedidos de los comerciantes.

"No es momento para relajar los precios", asegura un funcionario clave de la administración.

¿Qué piensan los empresarios?

Desde el lado empresario, la suba del dólar "alternativo", ya por arriba de los $130 puso en crisis la estrategia de precios estabilizados. Algunos ejecutivos dirán en la reunión con los funcionarios que, muchas veces, para asegurarse insumos para la producción deben recurrir al "contado con liqui" para asegurarse las importaciones.

Para el Gobierno, la historia no es así. Afirman que las empresas alimentarias tienen asegurada su participación en el mercado único de cambios, donde el dólar cotiza algunos centavos por debajo de los $70.

Los ejecutivos de las empresas llevan entre sus papeles la fundamentación de los incrementos de sus costos: entre ellos, la suba del dólar "oficial" desde que empezó el año (en torno al 11%, por encima de la inflación) y los incrementos en los costos de la logística en medio del confinamiento y los controles en las rutas.

"No es momento para relajar los precios", asegura un funcionario clave de la administración

Desde las grandes empresas, a medianas y pequeñas empiezan a mostrar descontento por la prolongación de este congelamiento y anticipan la posibilidad de desabastecimiento de aquellos productos que empiecen a mostrar rentabilidad cero.

Desde la cámara que agrupa a los supermercados también advierten con el fantasma del desabastecimiento de productos de la canasta básica. La cámara de Supermercados (CAS) y la Federación de Supermercados y Autoservicios (FASA) salieron a denunciar una "gran cantidad de violaciones" al congelamiento de precios impuesto por el Gobierno a través de la Resolución 100 de Comercio Interior.

Culpan a los proveedores de los supermercados por no cumplir con esos precios máximos. Y advierten que habrá aumentos en las góndolas, si el Gobierno no interviene para frenar esas remarcaciones por parte de las fábricas y del resto de la cadena comercial. 

La historia de un tema tan sensible como el precio de los alimentos, en medio de la cuarentena, escribirá un nuevo capítulo en las próximas horas.

Temas relacionados