Más artículos
Uno de los bonistas más "duros" apuntó sobre el principal error de Guzmán que complicó las negociaciones

Uno de los bonistas más "duros" apuntó sobre el principal error de Guzmán que complicó las negociaciones

Uno de los bonistas más "duros" apuntó sobre el principal error de Guzmán que complicó las negociaciones
El fondo inglés Ashmore, que maneja u$s100.000 millones detalló las experiencias recientes de reestructuraciones de deuda como la Argentina y Ecuador
Por Leandro Gabin
14.08.2020 10.20hs Economía

El arreglo por la deuda de la Argentina con los acreedores externos dejó varios análisis "partidistas" de un lado y del otro. Mientras que el Gobierno "vendió" que fue un éxito de su gestión convencer a los bonistas de aceptar su última oferta mejorada, desde los acreedores hicieron también un racconto de cómo fueron las negociaciones de los últimos meses. Ashmore Group, el fondo británico que maneja alrededor de u$s100.000 millones en activos y que fue uno de los más duros contra la Argentina (a la par de BlackRock) dice que uno de los errores fundamentales de Martín Guzmán fue ir a negociar con los bonistas sin tener el respaldo de un programa económico avalado por el Fondo Monetario Internacional (FMI). 

En un documento al que tuvo acceso iProfesional, Ashmore (que estuvo en el Ad Hoc Exchange Group junto al fondo neoyorquino de Larry Fink), afirma que "en el caso de Argentina, la ausencia de un programa con el Fondo Monetario Internacional para apuntalar la reestructuración del sector privado en el proceso creó incertidumbre sobre la dirección futura de la política gubernamental que complicó las negociaciones". 
 
BlackRock y Ashmore eran los dos más duros contra la oferta oficial que presentó Guzmán
BlackRock y Ashmore eran los dos más duros contra la oferta oficial que presentó Guzmán
 

Similitudes con el caso ecuatoriano

 
"Además, los datos y análisis del FMI realizados en el contexto de las negociaciones o en la ejecución de un programa a menudo puede servir como referencias útiles para una reestructuración exitosa", agrega Ashmore. 
 
En otra parte del paper, el gigante inglés compara lo que dejó las das recientes de reestructuraciones como la de Ecuador y Argentina (donde Ashmore fue acreedor de ambos). "Las experiencias recientes de reestructuraciones soberanas en Ecuador y Argentina muestran que los tenedores de bonos privados y los emisores soberanos pueden llegar a un acuerdo rápidamente de manera de mantener las obligaciones fiduciarias de los tenedores de bonos y al mismo tiempo otorgar importantes alivio para los emisores en el mundo post-COVID", advierte. 
 
Ashmore admite que las CACs (cláusulas de acción colectivas o de arrastre) han reducido drásticamente el problema de los holdouts, mientras que los gobiernos de los mercados emergentes parecen reconocer el beneficio de recuperar el acceso a los mercados lo más rápido posible. 
 
Cree Ashmore que habrá una mejor relación entre los bonistas y los deudores en el futuro
Cree Ashmore que habrá una mejor relación entre los bonistas y los deudores en el futuro
 

Amigos son los amigos

 
"El apoyo del FMI también es claramente un factor positivo importante para las posibilidades de una reestructuración exitosa de la deuda. Mientras tanto, el marco de las CAC en el Los bonos que se emitirán de Ecuador y potencialmente Argentina introducen importantes mejoras para cerrar importantes lagunas en la arquitectura existente. Esto debería asegurar
reestructuraciones aún más justas y transparentes en el futuro", dicen en referencia a cuáles fueron las modificaciones en los indenture (términos legales) de los títulos. que permitieron -en el caso argentino- saldar la diferencia entre lo que pedían los bonistas y lo que estaba dispuesto a aceptar el Gobierno para cerrar un acuerdo en 54,8 dólares por cada 100 que debía el país. 
 
"La antigua postura antagónica entre emisores y tenedores de bonos parece haber pasado su momento. Parece haber una madurez creciente entre inversores y prestatarios por igual, tal vez reflejando una mayor comprensión de su dependencia mutua, que esperamos aumente en el mundo post-COVID", se esperanza Ashmore. 
 
"Si es así, el riesgo asociado con la angustia soberana por la deuda habrá disminuido significativamente. Esto debería ser bueno no solo para quienes poseen bonos en distressed, sino también para la clase de activos en su conjunto", afirma el fondo inglés.