Más artículos

Por la demora en paritarias, sólo 1 de cada 10 trabajadores pudo acordar aumentos este año

Por la demora en paritarias, sólo 1 de cada 10 trabajadores pudo acordar aumentos este año
La incertidumbre por la pandemia demoraron las negociaciones. Qué sectores firmaron acuerdos, cuáles faltan cerrar y cuánto es lo que negocian.
Por Juan Manuel Barca
26.08.2020 06.58hs Economía

Por la postergación de las negociaciones salariales, solo un millón de trabajadores formales acordó un aumento de un total de 11,7 millones. Esto significa que hasta el 21 de agosto se firmaron 23 acuerdos que fijaron subas para uno de cada 10 asalariados del sector privado y público.

El mercado laboral registrado está compuesto por 5,8 millones de empleados privados, 3,2 millones del sector público, 471.000 asalariadas de casas particulares, 370.000 autónomos, 1,4 millones de monotributistas y 357.000 monotributistas sociales.

En las empresas, más de la mitad de las negociaciones fueron por un plazo de entre 4 y 7 meses, luego del cual las partes definieron volver a reunirse, mientras que en la otra mitad se establecieron subas por 12 meses, con revisión antes de fin de año o a principios del próximo.

Los empleados de la administración nacional, en tanto, no tuvieron paritarias hasta el momento. Tal como anticipó iProfesional semanas atrás, el Gobierno informó a los sindicatos estatales que si abre la discusión salarial no hay recursos suficientes para pagar los subsidios por la emergencia.

De esa manera, el 90% de los asalariados registrados sigue con los sueldos de principio de año, cuando el Gobierno otorgó por decreto un incremento de $3.000 desde febrero y $4.000 desde marzo a los privados y sumas fijas iguales en dicho período a los estatales con sueldos de hasta $50.000 netos.

En ambos casos, las subas fueron a cuenta de las paritarias del 2020 y apuntaron a compensar en forma parcial la pérdida sufrida por los salarios en el 2019, cuando el grueso de las paritarias quedó detrás del 54% de inflación. Este año, las consultoras prevén que será del 40%.

"La suma fija de $4.000 más las cláusulas de revisión incluidas en las paritarias 2019, provocaron incrementos salariales en el presente año, antes de sustanciarse las paritarias de 2020", señaló el Ministerio de Trabajo en un informe.

Para la cartera laboral, este fenómeno dio lugar a un aumento adicional de los salarios que, en definitiva, terminó siendo relevante para amortiguar la caída del poder adquisitivo durante la pandemia, por las suspensiones y la menor cantidad de horas trabajadas en ciertos sectores.

La mayoría de los trabajadores sigue con los sueldos de principio de año debido a la postergación de las paritarias.

Incertidumbre y crisis

La baja cantidad de trabajadores alcanzados por las paritarias obedece a que, según las autoridades, se postergó el inicio de las negociaciones salariales de este año debido a la incertidumbre por la pandemia. En muchas actividades, recién hubo acuerdos a partir de julio y otros ya llevan una demora de hasta cinco meses.

En la cartera laboral lo vinculan con el calendario de los convenios, que en varios casos se actualizan a mediados de año. En otros casos, por ejemplo, los gremios privados o estatales no pudieron llegar a un acuerdo con los empleadores para mejorar los salarios, lo que se tradujo en reclamos y protestas.

También influye el impacto de la crisis sobre 1 millón de trabajadores. En lo que va del año los puestos registrados se redujeron en 350.000 y hubo 740.000 suspensiones, en su mayoría con reducciones salariales.

Así las cosas, el 70% de los aumentos firmados en el sector privado (16 acuerdos) se dieron en la industria manufacturera, donde se concentra la mitad de los asalariados alcanzados por las paritarias (525.000 trabajadores), según el Ministerio de Trabajo.

En esta rama se destaca el sector metalúrgico, alimenticio, textil, maderero y aceitero.

Mientras que la rama de transporte y almacenamiento pactaron sólo dos acuerdos en los cuales trabajan 243.000 asalariados, destacándose el gremio de camioneros. En el resto se firmó un acuerdo en cada rama, entre ellas encargados de edificio y entidades deportivas y civiles.

En servicios, en cambio, la caída de la economía golpeó con fuerza al rubro comercio y gastronómicos. Esos gremios no cerraron aún paritarias. Mientras que sanidad se encuentra negociando. Entre los tres sectores, suman 1,6 millones de asalariados privados, un tercio del empleo formal privado.

Los aumentos anuales pactados se ubicaron entre un 23% y 30%, mostrando una fuerte desaceleración con respecto a años previos.

Subas moderadas

El criterio principal utilizado para otorgar los aumentos consistió en establecer porcentajes sobre los salarios básicos del convenio colectivo respectivo. Ese fue el caso de Camioneros, Encargados de edificios y Bancarios.

En el resto se acordaron sumas fijas durante algunos meses del año, con diferentes porcentajes sobre las categorías profesionales del convenio. Por ejemplo, los metalúrgicos acordaron un monto de $6.000 en cinco cuotas consecutivas entre agosto y diciembre.

En otras paritarias (textiles y molineros), se incorporó el aumento solidario establecido por decreto en los básicos de convenio, y además se pactó el pago de una suma fija. Varias ramas de la industria también extendieron las suspensiones con rebajas salariales de hasta el 30%.

En los acuerdos anuales, los aumentos pactados se ubicaron entre un 23% y un 30%, mostrando una fuerte desaceleración con respecto a los incrementos acordados en años anteriores, según reconoció el Ministerio de Trabajo. Las subas, además, son inferiores a la inflación prevista para este año.

Transporte de carga, industria cervecera y maderera negociaron los porcentajes más elevados de aumento (30%), mientras que la rama avícola del convenio de la Carne se ubicó en el rango inferior del 23%. En tanto, Bancarios y Aceiteros negociaron mejoras salariales de 26% y 25%, respectivamente.

Una diferencia entre los convenios que pactaron mayores subas es el tratamiento dado a la suma fija de $4.000 fijada por decreto a principios de año. Mientras la industria maderera absorbió la suma fija, Camioneros lo aplicó íntegramente a la estructura salarial.

En la mayoría de los casos, el monto otorgado por el gobierno fue incorporado a los básicos de convenio, conservando la proporcionalidad entre las categorías profesionales. Pero se aplicó de diversas formas. La industria aceitera compensó esa suma con un bono extraordinario.

Por último, la mayoría de las paritarias anuales incluyó cláusulas de revisión que permiten reabrir las negociaciones en caso que la inflación exceda los aumentos pactados. Bancarios y Porteros lo harán en noviembre, Aceiteros en agosto y Camioneros en febrero del próximo año.

Temas relacionados