Más artículos

Deuda, vencimientos y reformas: por qué Guzmán tiene prisa en acordar con el FMI y cuáles son los costos

Deuda, vencimientos y reformas: por qué Guzmán tiene prisa en acordar con el FMI y cuáles son los costos
Un ex representante argentino ante el organismo reveló la letra chica del nuevo programa y anticipó el principal desafío de Guzmán
Por Juan Manuel Barca
23.11.2020 20.45hs Economía

Después de responsabilizar al FMI y Mauricio Macri por la crisis económica en la gestión anterior, Alberto Fernández aseguró en las últimas horas que buscará un programa con "objetivos" y una "mejora" en la redistribución del ingreso. Así se refirió al acuerdo de facilidades extendidas (EFF, por sus siglas en inglés) que se negocia con el organismo.

Para el ex representante de Argentina ante el Fondo, Héctor Torres, la decisión del Gobierno es acertada. Pero también asegura que el programa de hasta 10 años de duración tendrá "costos" en el corto plazo y condicionalidades. "Los EFF son para ayudar a países que lleven a cabo reformas estructurales que exigen cambios de largo plazo", señaló el especialista desde Suiza.

Por otra parte, consideró que hubo "desinteligencias" dentro del Gobierno después de la carta de los senadores oficialistas -encabezados por Cristina Kirchner- en rechazo a eventuales condicionamientos por parte del organismo y en la que proponen reducir los intereses, retrasar los pagos anuales hasta 2025 y estirar la amortización en varias décadas.

"El Fondo no puede reducir intereses ni veo la posibilidad de repagar capital a lo largo de décadas, salvo que uno quiera vivir con el Fondo durante décadas", explicó Torres. Y sugirió que el Gobierno debería estar "apurado" en cerrar un acuerdo para despejar los próximos vencimientos y, de esa manera, evitar un default.

-¿Qué opina de la decisión del Gobierno de solicitar un acuerdo de facilidades extendidas (EFF)?

-Esos programas son para países con problemas estructurales que generan crisis de balanza de pagos o crecimiento muy lento. En nuestro caso, es una decisión acertada haberlo pedido, nos da mucho más tiempo para repagar deudas, hasta en 10 años. Es conveniente.

 -¿Cuáles son las exigencias del Fondo a cambio del financiamiento?

-Los EFF son para ayudar a países que lleven a cabo reformas estructurales que exigen cambios de largo plazo. Tienen costos de corto plazo para tener beneficios de mediano y largo plazo.

Las reformas espero sean las que aumenten la competitividad económica, el problema más serio de la Argentina. Salvo cuando hay boom de commodities, cada vez que crecemos terminamos con un déficit de cuenta corriente al que financiamos con deuda, no con inversión, y eso en algún momento se corta.

Héctor Torres, ex representante argentino ante el FMI, aseguró que el organismo crediticio "no puede reducir intereses".

-Cristina Kirchner rechazó la imposición de condiciones y el Presidente dijo que "el ajuste lo van a pagar los acreedores"

-Son señales contradictorias. Ssos programas siempre tienen condicionalidades, el tema es que la hoja de ruta no tiene que ser impuesta, no le doy importancia a esa parte.

Si el Gobierno quiere hacer las reformas estructurales que necesitamos, es correcto y el Fondo lo va apoyar. En cuanto al resto de lo que dicen los senadores, el Fondo no puede reducir intereses ni veo la posibilidad de repagar capital a lo largo de décadas, salvo que uno quiera vivir con el Fondo durante décadas.

-¿Ve señales de parte del gobierno en línea con las expectativas del FMI?

- Lo que más le preocupa (al organismo) es la falta de consensos. Guzmán quiere pasarlo por el Congreso porque el programa va a tener que ser continuado por el próximo gobierno. Para que sea creíble, hacen falta señales de consenso sobre reformas estructurales que por el momento no veo. Lo único que veo dentro del gobierno son bastantes desinteligencias.

La carta (de los senadores) es contradictoria con la buena relación con el FMI que venía armando Guzmán. El Presidente dijo en campaña que el Fondo había subfinanciado a Macri, eso es cierto. Pero no tiene nada que ver con las reformas que hay que hacer en Argentina y que el Fondo debería financiar. El Gobierno tiene mayoría en el Congreso. Eso debería facilitar la búsqueda de consenso con otras fuerzas.

-¿Y cuáles son las reformas que pediría el Fondo?

- Solos dos de cada diez personas en edad de trabajar tienen empleos formales en el sector privado formal, el resto son autónomos, trabajadores del Estado, desocupados o trabajadores que ya no buscan trabajo. Los ingresos de la ANSES dependen de un número cada vez más chico de trabajadores.

Además, el esquema impositivo afecta la inversión y el empleo. Se pueden hacer varias reformas, como la laboral, impositiva y previsional, pero se deben hacer de a poco y en forma coordinada para que sean socialmente aceptables y políticamente posibles. El programa largo es útil si sabés a dónde vas.

El Gobierno ya lo eligió, ahora falta elegir la dirección y alinear consensos, pasarlo por el Congreso es una buena iniciativa de Guzmán.

-¿Qué implicaría una reforma laboral en Argentina?

-Por ejemplo, crear un esquema que proteja al empleado que pierda el trabajo y al empleo. Las empresas no se animan a contratar porque se las fuerza a absorber el costo de protección. Una posibilidad es la propuesta de Roberto Lavagna (de crear un fondo de cese, similar al de la construcción). Pero no veo señales. Si vamos a un acuerdo de facilidades extendidas solo para ganar tiempo, no sirve.

Para Torres, la Argentina necesita un nuevo programa y "dinero de inmediato" para evitar un nuevo default.

-¿Puede el Gobierno acordar desembolsos antes de cerrar la negociación de condiciones o reformas?

-El Fondo quiere un programa integral, la prioridad es evitar default y no llegar al 2022 sin pagar. No tenemos la suerte de Macri de tener un amigo en la Casa Blanca que pega un telefonazo y logra que el FMI apruebe un programa con una enorme concentración de créditos.

Por más buena relación que pueda haber con Joe Biden, no se puede aspirar a lo mismo. Fue un error lo de Macri, que el Fondo no debería haber aceptado. Ahora tenemos los vencimientos de capital muy concentrados, por lo que vamos a necesitar dinero de inmediato para reformas que vendrán después.

-Guzmán prevé patear vencimientos de capital y pagar intereses con desembolsos

-En este caso, necesitamos que los desembolsos sean compatibles con vencimientos en 2022 y 2023. El Gobierno dice que no va a pedir desembolsos netos, que solo va a pedir dinero que le permita pagar los vencimientos. Nuestra exposición al FMI no debería variar.

Los apurados somos nosotros. Necesitamos un nuevo programa antes del vencimiento de la deuda con el Club de París para que este acepte refinanciarla. Sin un nuevo programa no hay posibilidad de evitar un nuevo default. Con el FMI, no hay reestructuración. Te puede prestar para que le pagues, pero no se puede reestructurar la deuda, tampoco bajar la tasa de interés. Le cobra el mismo interés a un país con más riesgo que a otro con menos riesgo.

- ¿Hay antecedentes de acuerdos en los que se paguen vencimientos con desembolsos?

- Hay antecedentes de engalgues de un programa con otro y que coincidan desembolsos con pagos de vencimientos. En términos netos, la exposición al FMI no cambia. Es como una refinanciación.

Temas relacionados