La Argentina de Alberto Fernández, sin plan económico y presa en la trampa del "huevo o la gallina"

La Argentina de Alberto Fernández, sin plan económico y presa en la trampa del "huevo o la gallina"
Funcionarios del Tesoro de EE.UU. volvieron a solicitar un plan económico para apoyar ante el FMI. El organismo también lo reclama. Pero Guzmán lo esconde
Por Leandro Gabin
16.06.2021 20.10hs Economía

No es la primera vez que lo hacen. Y seguramente no será la última. Pero la comunidad internacional le sigue pidiendo una y otra vez un programa económico al gobierno de Alberto Fernández.

Hasta el momento nadie lo conoce y si bien hay algunos indicios, se esperan definiciones que marquen el camino que quiere tomar el país. Pero quienes buscan algo concreto chocan contra la misma pared. Y el argumento oficial, con diferencias en el tiempo, suele ser siempre el mismo: la crisis heredada, la deuda con los privados (ya resuelta), la pandemia del Covid-19 y las negociaciones con el Fondo son hechos que limitaron la concreción de un plan económico. La teoría del "huevo o la gallina", o cuál es la causa y cuál el efecto, es lo que describe la ausencia de una hoja de ruta creíble para el mundo. 

Recientemente un subsecretario del Tesoro americano, que mantuvo una charla con Martín Guzmán, volvió a solicitar un plan. Indicó "que un marco sólido de política económica para Argentina que brinde una visión para el crecimiento del empleo en el sector privado tendría el apoyo de Estados Unidos y la comunidad internacional". Lo dijo Wally Adeyemo, un ex BlackRock (el fondo más grande del mundo, que se peleó con Guzmán durante la reestructuración del 2020) y fue comunicado oficialmente por el Tesoro americano.

El Fondo le pide al Gobierno un plan económico creíble para avanzar con un acuerdo.
El Fondo le pide al Gobierno un plan económico creíble para avanzar con un acuerdo.

Dudas en el Tesoro americano

Lo que dijo el funcionario de Janet Yellen es, en realidad, lo que viene repitiendo el Fondo: la ausencia de un plan económico que permita destrabar un programa de Facilidades Extendidas. El ex gerente del FMI y enemistado con Guzmán, Alejandro Werner, fue uno de los que apuntó sobre esto. Luego siguió la economista jefe del organismo, Gita Gopinath. En ambos casos, hablaron de la ausencia de un ancla contra la inflación (clave para un programa a largo plazo).

Desde el Gobierno minimizan los dichos de "funcionarios que no están en las negociaciones" y repiten del buen diálogo que hay entre el ministro de Economía y Julie Kozack (la subdirectora del Departamento del Hemisferio Occidental). "Entienden en qué situación está la Argentina y las conversaciones son constructivas", dicen fuentes oficiales, para bajarle el tono.

Sea como fuere, la apuesta oficial con el FMI es obtener un programa "poco demandante". Así y todo, en Washington le piden al Gobierno argentino un plan económico que sustente el programa con el FMI. O sea, definiciones sobre los temas sensibles como el fiscal, monetario (más que nada la acumulación de reservas) y la inflación.

Las dudas del Tesoro americano (básicamente quien define si le otorga un programa a la Argentina o no) se produce mientras que Sergio Massa sigue su gira por EE.UU. Este jueves tendrá reuniones con fondos de Wall Street e inversores. Le preguntarán, como todos los demás, qué pasará con un potencial acuerdo con el FMI que permita levantar el default virtual en el que está el país con el Club de París (CP).

Ricardo Arriazu dijo que el crecimiento de la Argentina es de los más volátiles del mundo.
Ricardo Arriazu dijo que el crecimiento de la Argentina es de los más volátiles del mundo.

No hay grieta entre economistas

La fecha límite es finales de julio pero algunos especulan con que podría extenderse. Lo mismo le preguntaron a Hernán Lacunza, el ex ministro de Economía de Mauricio Macri en el peor momento de la crisis económica, que desde el lunes y hasta este miércoles tuvo varias reuniones con inversores y fondos de Estados Unidos en su gira junto a María Eugenia Vidal. El mundo quiere saber cuál es el horizonte para la Argentina.

Las dudas se mantienen de un lado y el otro de los economistas. "Argentina tiene un problema de credibilidad que trasciende la grieta. Hay que salir con hechos concretos, no con promesas", dijo Emmanuel Alvarez Agis, el ex viceministro de Economía de Axel Kicillof durante una charla en el IAEF. El socio de la consultora PxQ pidió al Gobierno acelerar un acuerdo con el FMI.

Ricardo Arriazu, socio fundador de Arriazu Macroanalistas, afirmó que la Argentina lleva un largo periodo de decadencia. "Un gigantesco fracaso que generó condiciones extremas de pobreza. La tasa de crecimiento tiene una de las mayores volatilidades del mundo. Hay factores profundos que escapan a la economía, como el carácter rentístico de la sociedad. Hay diferencias ideológicas y otros factores", describió también en el IAEF.

E hizo un cálculo que desnuda el complejo panorama económico: para bajar la pobreza al 10% en veinte años, se necesita crecer al 4,5% por año. "En los últimos cuarenta años hemos crecido en promedio a poco más del 1%. Invertimos poco, creamos poco empleo y la productividad es malísima", recordó. Todo esto, difícil de cambiar sin un plan económico.