Clave para el dólar: por qué para el Gobierno, el viaje de Batakis a Washington es bisagra

La ministra busca reforzar el apoyo del FMI y de la administración Biden. ¿Hay posibilidad de fondos frescos para las reservas?
24/07/2022 - 19:28hs
Clave para el dólar: por qué para el Gobierno, el viaje de Batakis a Washington es bisagra

El Gobierno vive la inminente visita de Silvina Batakis como una bisagra en plena corrida cambiaria y la disparada de los dólares alternativos, bien por encima de los $300. Alberto Fernández pretende demostrar que su administración, fuera de la frontera argentina, reúne el respaldo pleno de los Estados Unidos.

Si se concretan las reuniones cumbre que ya trascendieron, Batakis podrá argumentar que ese apoyo existe: tiene una agenda con encuentros con Kristalina Georgieva y -acaso más relevante aún- con David Lipton y, probablemente, con la propia Yanet Yellen, la poderosa secretaria del Tesoro americano.

Para Alberto F., esta misión de último momento de su ministra de Economía, organizada contrarreloj tras la frustrada cumbre con Joe Biden, contagiado de coronavirus, podría ponerle límite a la corrida contra el peso.

La expectativa de máxima es que el FMI, con el sello de los Estados Unidos, revea las fallidas metas firmadas por Marín Guzmán, bajo el argumento de que la guerra en Ucrania trastocó todas las variables. No sólo en la Argentina, sino con los precios de los alimentos y la energía en todo el mundo.

Batakis tiene una agenda con encuentros con Kristalina Georgieva y con David Lipton

Las fuentes oficiales consultadas por iProfesional aseguran que no habrá pedido sobre un desembolso de dinero extra por parte del FMI. Sin embargo, existe la posibilidad de que esa negociación se abra a cambio de un plan de estabilización de corto plazo, que saque del medio la posibilidad de una devaluación desordenada en las próximas semanas, que hunda a la economía y provoque un caos social.

La clave es más política que económica. Sin el respaldo de la administración Biden, cualquier revisión sería posible.

De paso, Batakis hará un reclamo para que el BID acelere el desembolso de u$s500 millones, que ya debía haber mandado. Mauricio Claver Carone, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, fue puesto en ese lugar por Donald Trump, y Fernández está convencido de que juega en contra del gobierno argentino.

La agenda de Batakis en Washington

La ministra de Economía arribará este mismo domingo a Washington, con una agenda pactada para mañana lunes y el martes. Lo dicho más arriba: se verá con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva.

También se encontrará con autoridades del Tesoro, que incluiría a Lipton y a Yellen. El martes será el turno de empresas líderes americanas instaladas en la Argentina, de distintos sectores, como Google, General Motors, Amazon y Chevron.

Ese día también se juntará con inversores de Wall Street, en especial con fondos internacionales que tienen devaluados bonos argentinos en sus carteras. Durante el fin de semana, los gerentes de esos fondos intentaban conseguir tickets para viajar desde Nueva York a Washington.

Negociación clave con el FMI

La idea de Batakis es abrir una negociación con el FMI para rever algunas pautas firmadas, en el contexto de las medidas anunciadas por la ministra, que básicamente tienden a tomar al Fondo como el único ancla que le queda al Gobierno para evitar una profundización de la crisis.

Lo primero, entonces, será asegurarse de que la Casa Blanca mantiene su respaldo a la Argentina, y que ese apoyo se plasmará en la negociación con el FMI.

El mensaje de Batkis será que el gobierno argentino está comprometido con ese acuerdo, y que va a corregir los desvíos fiscales que heredó de Guzmán.

Obviamente, los planteos del FMI se centrarán en si Alberto Fernández cuenta con el respaldo político para sacar adelante ese compromiso.

Y no solamente eso: la cuestión es cómo hará el Gobierno para reconstituir las reservas del Banco Central con una brecha cambiaria que la última semana trepó al 150%. Nada menos.

La idea de Batakis es abrir una negociación con el FMI para rever algunas pautas firmadas

Contra lo propuesto puertas adentro por el ministro Julián Domínguez, todavía no está decidido una medida especial para que el sector agroexportador acelere las liquidaciones de soja. Según el Banco Central, hay por lo menos unos u$s5.000 millones en soja que debieron liquidarse pero aguardan para otro momento en los silobolsas.

Un informe de la Ieral dio cuenta de la desaceleración en las liquidaciones de la producción de soja: "De venderse casi 800 mil toneladas semanales de soja en mayo, se pasó a 540.000 en las últimas cinco semanas (cuatro semanas de junio y una de julio), es decir se redujeron en un 32% los volúmenes comercializados. Nótese que a fines de junio sólo el 27% de la cosecha de soja estaba comercializada, cuando el patrón histórico ubica este porcentaje en el 45% para esa misma fecha".

Temas relacionados