"Cortes Cuidados" de carne: con brecha de casi 100% en los precios, ¿se renovará el programa?

El programa está vigente pero vence el próximo 7 de agosto y se prevén difíciles negociaciones para su renovación. Los detalles
Por Fabián Rojo
01/08/2022 - 18,26hs
"Cortes Cuidados" de carne: con brecha de casi 100% en los precios, ¿se renovará el programa?

Además de medidas macroeconómicas para encarrilar la situación general del país, en el corto plazo la nueva conducción del Palacio de Hacienda deberá decidir qué política de precios adoptará para contener la inflación, el principal Talón de Aquiles de la administración de Alberto Fernández desde su asunción y una de las principales exigencias del FMI.

Una de las herramientas que más utilizó y expandió Fernández fue el programa "Precios Cuidados", que tiene varios apéndices, entre ellos uno exclusivo para carnes, que se denomina "Cortes Cuidados".

La última renovación de este plan orientado a contener el precio de siete cortes populares tiene como fecha de vencimiento el domingo 7 de agosto, aunque operativamente caerá 48 horas antes, ya que el marco normativo lo habilita de lunes a viernes.

Pero la realidad es otra: "Hay muy poco de la oferta y hace unos días que no reponemos más", comentó un empleado de un supermercado de primera línea. La palabra del trabajador no hizo más que cerciorar lo que cualquier consumidor observó por experiencia propia.

Los precios suben y hay faltantes de
Los precios de la carne suben y hay faltantes de "Cortes Cuidados".

Por qué no hay carne con precios de "Cortes Cuidados"

El motivo del faltante es simple: la brecha entre el valor de los "Cortes Cuidados" y el precio de los que se comercializan a precio libre trepa hasta el 50%

Los valores oficiales publicados en la página del Ministerio de Economía son: asado de tira, $729; vacío, $955; matambre, $929; falda, $478; tapa de asado, $729; nalga, $999; y paleta, $809.

"A estos precios no encontrás nada y si hay la calidad es muy mala", es la habitual queja de los consumidores más común delante de las góndolas de los supermercados.

Y el reclamo tiene lógica desde el punto de vista más elemental de la económica doméstica y empresarial: el kilo de asado de buena calidad fuera de ese programa oscila entre $1.200 y $1.300. Si nos mantenemos dentro de las datos oficiales, para el INDEC el kilo de asado promedio en junio –último dato disponible– fue de $1.080, a lo que se le debe sumar la disparada que se produjo tras el portazo de Martín Guzmán. En consecuencia, la brecha sería de 48%.

Lo mismo sucede con los demás cortes. Por ejemplo, la nalga para milanesa de promociona en "Cortes Cuidados" a $999, pero para el INDEC el promedio era de $1.344 a fines de junio, con lo cual el margen es de 34%. Otro corte muy popular, por las variantes de cocción que ofrece, es la paleta, que en el programa oficial tiene un precio de $809, mientras que la medición del órgano estadístico lo sitúa en $1.051: una diferencia del orden de 30%.

El programa Cortes Cuidados abarca 7 cortes de carne populares.
El programa Cortes Cuidados abarca 7 cortes de carne populares.

Un nuevo acuerdo de precios para la carne

Cuando a mediados de agosto el INDEC publique los valores actualizados al 31 de julio, sin dudas la diferencia entre los "Cortes Cuidados" y los no regulados se ampliará y alcanzar un nuevo acuerdo no será sencillo ante tamaño desfasaje.

Ante la dinámica descripta, no es descabellado pensar que esa diferencia sea superior al 50% lo cual deja muy poco margen para la negociación, dado que el Gobierno debería convalidar un salto muy grande en los precios oficiales

Recordemos también que "Cortes" Cuidados" forma parte de la negociación que permite la exportación sin límites de otros productos cárnicos que le interesan a la industria frigorífica.  

Consultadas, las principales cadenas de supermercados prefirieron no pronunciarse hasta que haya definiciones concretas sobre la continuidad del plan y en particular qué posición adoptarán los frigoríficos, principales proveedores del sistema. 

El silencio "stampa" se repitió en los frigoríficos: "Habrá que esperar que nos llamen", fue la corta respuesta y resulta lógico. 

La incertidumbre domina todos los segmentos de la economía y complica la toma decisiones tanto de empresarios como de consumidores.   

Temas relacionados