Las peligrosas profecías del presidente del BCRA para 2023: los números del presupuesto y la realidad argentina

El titular del Banco Central, Miguel Pesce, expuso ante el Congreso y habló del futuro escenario del dólar, el tipo de cambio, la inflación y las Leliq
Por Carlos Arbia
06/10/2022 - 13,00hs
Las peligrosas profecías del presidente del BCRA para 2023: los números del presupuesto y la realidad argentina

Por lo general, en los últimos años, la mayoría de ministros de Economía y presidentes del BCRA han fallado en sus proyecciones macroeconómicas en los distintos Proyectos de Presupuestos presentados en el Congreso de la Nación. El último caso más notorio fue el del ex ministro Martin Guzman en los presupuestos aprobados del 2020 y 2021.

Los números presentados esta semana en el Congreso por el ministro de Economía, Sergio Massa, en el Proyecto de Presupuesto 2023 corren el mismo riesgo. En particular por las proyecciones de inflación. 

En ese aspecto hay que destacar la presentación del presidente del BCRA, Miguel Ángel Pesce, quien manifestó -por ejemplo- que la inflación del año que viene será del 60% anual. También descartó una devaluación brusca del peso para el año próximo y un shock externo y afirmó que las Leliq emitidas por el BCRA no son una bomba a punto de explotar, como advierten algunos analistas del mercado financiero local y de Wall Street.

Lo que más llama la atención es que Pesce defienda la posibilidad de que este Gobierno -con un BCRA que es uno de los que más ha emitido pesos sin respaldo desde el 2011 a la fecha- afirme que la inflación bajará de un casi 100% este año a un 60% en el 2023 que será un año electoral. El presidente del Banco Central hizo hincapié en los tres factores internacionales en materia de combate a la inflación como la contracción de la demanda por procesos recesivos, la apertura económica o el crecimiento económico. La sorpresa es que ninguna de las tres las utiliza este gobierno.

El peligro de una recesión

Pesce destacó que en un país con el 36% de pobreza el camino de contraer la demanda por recesión tiene consecuencias sobre el tejido social que son muy delicadas, ya que el camino de la apertura económica es imposible de recorrer porque no se cuenta con el financiamiento externo y que solo queda el camino del crecimiento. Lo que omitió decir el presidente del BCRA es que la Argentina corre el peligro de enfrentar una recesión de características muy distintas a las que tuvo en el pasado. Es una recesión por falta de insumos y dólares para producir y el caso testigo es la falta de neumáticos en la industria automotriz que prácticamente dejó de producir en septiembre su producto final como un auto, una camioneta o un camión.

Muy por el contrario, Pesce afirmó que "tenemos dos componentes importantes que afectan la inflación y estamos esperando que los aumentos de la demanda que se están dando dejen de ser respondidos con más aumentos de precios y con más aumento de la producción".

Las peligrosas profecías del presidente del BCRA para 2023
Las peligrosas profecías de Miguel Ángel Pesce para 2023

El presidente del BCRA manifestó que "para los que tienen visiones monetaristas el año que viene vamos a tener una monetización del déficit fiscal que será la menor desde el 2015 por eso creemos que la inflación del año próximo se acercará al 60%".

La monetización del déficit fiscal no es otra cosa que el aumento de la emisión monetaria que de acuerdo a la mayoría de las proyecciones de analistas locales será nuevamente récord este año y el año próximo.

Qué pasará con el tipo de cambio

Pesce manifestó además que "no habrá una modificación brusca del tipo de cambio" y aclaró que "la devaluación del peso será acorde a los niveles de la inflación". Pero tal vez lo que más sorprendió en su presentación es la explicación del problema de las Leliq emitidas por el BCRA al afirmar que "no existe una bomba de Leliq ni riesgos en ese sentido" y explicó que "él crecimiento de estos instrumentos se relaciona con el resguardo contra la inflación del ahorro de las familias y que la solución virtuosa a este problema es que el ahorro de los argentinos se convierta en inversión a través del mercado de capitales".

Lo que no explicó Pesce es que las Leliq no son ahorro de las familias sino de los bancos y que son un instrumento financiero que utiliza el BCRA para sacar de circulación parte de la cantidad de pesos sin respaldo que emite. 

Lo que también omitió decir es que en la actualidad el Banco Central le paga unos 500.000 millones de pesos de interés a los bancos para renovar ese stocks de letras que llega a unos 7 billones de pesos que hoy representa el doble de la base monetaria que constituyen los pesos en circulación en poder de los bancos y de los agentes económicos y por los que la entidad paga una tasa nominal anual del 75% lo que equivale una tasa efectiva anual superior al 100%.

Las proyecciones para el Presupuesto 2023

Con respecto a las proyecciones presentadas en el Congreso para el Proyecto de Presupuesto 2023 los números lucen bastante optimistas si se comparan con las proyecciones de las principales consultoras y bancos que envían sus datos al BCRA para que este confeccione el Relevamiento de Expectativas Mensuales (REM).

Pesce manifestó además que
Pesce manifestó además que "no habrá una modificación brusca del tipo de cambio"

"En ese aspecto se proyecta una inflación de 60%, mientras el REM pronostica un 84%. En tanto para la evolución del dólar se observa una diferencia de unos 30 pesos con respecto a presupuesto.El sector privado calcula un crecimiento nulo del PBI para el año que viene mientras lo presupuestado proyecta un crecimiento del 2% del PBI" indicó Damián Di Pace Director de la Consultora Focus Market a Iprofesional.

En el caso de la inflación proyectada la mayor diferencia la tuvo Martin Guzmán en 2022 con un presupuesto con una inflación de 33% y una proyectada del 95% para este 2022. La menor brecha la tuvo Hernán Lacunza con una diferencia del 6%. Para 2023 la diferencia entre lo presupuestado por Sergio Massa con un inflación de 60% tendría una diferencia de 40 puntos con respecto de lo que proyecta el mercado con una inflación promedio del 84% para el año que viene. 

En cuanto a los desaciertos con respecto a las proyecciones de datos macroeconómicos con respecto al crecimiento del PBI proyectado se observa que el mayor desvío se dió con Guzmán a favor con una proyección de 5,5% para 2021 que finalizó en 10%. Para el caso de lo presupuestado por Sergio Massa proyecta un crecimiento del 2% para el año que viene mientras el mercado proyecta un crecimiento nulo. Para el caso del Tipo de Cambio proyectado en el presupuesto la mayor diferencia de la brecha la tuvo Nicolás Dujovne en 2019 con un 57% de diferencia y la menor brecha fue en 2020 con Martín Guzmán de apenas un 6% de diferencia.

¿Sirven los presupuestos en Argentina?

"Para este año 2022 de acuerdo a la aceleración de la devaluación del peso frente al dólar en el tipo de cambio oficial mayorista a Diciembre 2022 podría llegar a los $180 incluso superando las proyecciones previas del mercado con una diferencia del 30% en base a lo presupuestado por Martin Guzmán en 2021 y dejando una diferencia del 38% entre lo presupuestado y lo acontecido realmente. Para el año 2023 la diferencia presupuestada y lo proyectado por el mercado sería de un 11% con un tipo de cambio oficial mayorista de $269 y $298,83 respectivamente" dice Di Pace. 

Además destaca que: "los presupuestos en Argentina son una mera formalidad con incumplimientos tanto por parte del oficialismo y la oposición en el ejecutivo. A su vez, los mismos se han visto condicionados por años electorales y no electorales, por caprichos de cambios y pujas políticas entre gobiernos nacional y gobernadores en provincias, por incrementos no previstos del gasto público o de incorporación de mayor personal en planta o contrataciones en el sector público. Siempre hubo motivos para no equilibrar las cuentas, para subestimar las presiones cambiarias e inflacionarias de ejecuciones laxas de lo aprobado en el Congreso de la Nación que llevó a caída de la inversión real, crecimiento económico, empleo y deterioro de la situación social en los últimos años.

Pesse hace un análisis equivocado de la situación al manifestar que: "por ahora no hay atraso cambiario" pero tal vez su frase para destacar es que "no resultará fácil para este o para el próximo gobierno levantar las restricciones cambiarias porque hay muchos fondos extranjeros con deuda en pesos que presionan sobre el tipo de cambio".

Pesce  afirmó que las Leliq emitidas por el BCRA no son una bomba a punto de explotar
Pesce afirmó que las Leliq emitidas por el BCRA no son una bomba a punto de explotar

En el futuro cercano de la economía argentina aparecen tres escenarios: un salto cambiario del dólar oficial, una profundización de la multiplicidad de tipos de cambio que dé lugar a un esquema de control de cambios aún más administrado y con diversas cotizaciones sectoriales o un régimen cambiario insostenible a mediano plazo pero que en el corto plazo podría servirle al Gobierno para cumplir su principal objetivo que es no devaluar el peso frente al dólar para evitar una fuerte suba de precios frente a una inflación que se proyecta cerca del 100% anual para fin de este año y que Pesce calcula que se reducirá el año que viene tal vez la más incumplible de sus profecías.

Temas relacionados