Nueva jugada de Massa: avanzan las negociaciones secretas por dólares para empresas que congelen precios

El ministro acepta darles dólares oficiales a las empresas para pagar sus importaciones. Guerra de nervios entre fabricantes y supermercados
Por Claudio Zlotnik
04/11/2022 - 07,00hs
Nueva jugada de Massa: avanzan las negociaciones secretas por dólares para empresas que congelen precios

Las próximas jornadas serán de renovada tensión entre el Gobierno y el sector de la alimentación: las empresas líderes serán convocadas a negociar un acuerdo para que mantengan sin cambios los precios de una canasta de entre 1.000 y 1.500 productos durante 120 días, entre diciembre y fines de marzo.

Las empresas ya dijeron en su momento -cuando la secretaría de Comercio realizó el primer sondeo- que no están dispuestas a congelar los precios durante cuatro meses, en un contexto inflacionario de entre 6% y 7% mensual.

Mucho menos a estampar los precios de la nueva canasta de "Precios Justos" en los envases. A cambio, el Gobierno propondría que las compañías "alimenten" una app tecnológica para que los clientes de los supermercados sepan identificar el producto y su valor.

El Gobierno confía en que tiene la "zanahoria" para que las empresas adhieran al pedido: promete que esas compañías tendrán acceso fluido al dólar oficial para pagar sus importaciones de insumos.

No es ningún misterio: con una brecha cercana al 100% y con trabas cada vez más fuertes sobre las importaciones, este tipo de atajo "vale oro", admiten en las propias empresas alimenticias.

Para algunas de ellas, hoy en día es más relevante asegurarse los dólares "oficiales" que perder puntos de rentabilidad en la comercialización de algunos de sus productos.

Para lograr el congelamiento de precios, Massa está dispuesto a ofrecer divisas a precio oficial a las empresas.
Para lograr el congelamiento de precios, Massa está dispuesto a ofrecer divisas a precio oficial a las empresas.

Las claves de los próximos días y el mail interno

Por eso, mismo en las empresas estaban atentos a dos variables claves, que se definirán de acá a las próximas semanas.

Una es cuál será efectivamente el flujo de dólares que el Banco Central les garantizará para pagar compras de insumos en el extranjero. La fórmula ya estaba siendo trabajada por técnicos de Comercio.

Sobre este mismo punto, un mail entre gerentes en una alimenticia de las más grandes del país, ayer jueves, destacaba: "El ‘beneficio’ es poder importar con cierta libertad... Estamos negociando y cuando tengamos más información cierta se las estaré comunicando".

El otro tema refiere a cuáles serán los productos cuyos precios finalmente quedarán congelados hasta el fin del verano. Las empresas estarían dispuestas a que esa canasta de precios congelados no supere los 1.000 productos. Y que en marzo se habilite un incremento de, al menos, 4%.

Por otra parte, el Gobierno exigió a las empresas que los productos que estén por fuera de la lista de "Precios Justos" no tengan aumentos que superen el 4% mensual. Desde ahora, con vigencia hasta el 31 de marzo. Al cierre de esta edición, algunas compañías evaluaban dar marcha atrás con algunos de los incrementos que habían decidido a principios de esta semana, y que en algunos casos de productos básicos trepaban al 14%. Nada menos 

Pelea entre supermercados y fabricantes

Es lógico y sucede cada vez que el Gobierno interviene en el mercado para regular los precios. Reaparece la grieta entre los fabricantes y los supermercados para deslindar responsabilidades sobre los ajustes de precios.

Los aumentos de precios constantes generan tensiones entre fabricantes y supermercados.
Los aumentos de precios constantes generan tensiones entre fabricantes y supermercados.

Matías Tombollini ya les pidió a las cadenas comerciales que rechacen los productos que vengan con aumentos de más del 4%. Una situación muy incómoda para el sector: ¿Cómo llevar a la práctica semejante pedido, cuando los aumentos van muy por encima de esos valores?

"Si no les entregan la mercadería, me avisan por WhatsApp y yo lo soluciono", avisó.

Los supermercados esperaban que hoy mismo, antes del fin de semana, las empresas líderes retrotrajeran algunos de los incrementos. Al cierre de esta edición todavía no estaban definidos los detalles en cada fábrica.

Preocupación maxi en económía: ¿riesgo de hiperinflación?

Desde Economía, la preocupación es máxima. Lo admitió el propio viceministro, Gabriel Rubinstein, en su paso por el Senado: "Logramos reducir el riesgo de hiperinflación, pero no lo eliminamos".

El funcionario completó: "Tuvimos una situación pre hiperinflacionaria en julio. La situación se había desbordado y el riesgo de hiperinflación era bastante elevado. Lo hemos reducido, aunque no lo hemos eliminado", advirtió. 

"Toda vez que hablemos de inflaciones anuales del 60, 70, 80, estamos coqueteando con la hiperinflación. No es que estemos eliminando completamente el riesgo de hiperinflación, pero por lo menos lo hemos reducido en forma significativa a través distintas acciones", sentenció Rubinstein en el Congreso.

Funcionarios admiten que, aunque menor, persiste el riesgo de una hiperinflación.
Funcionarios admiten que, aunque menor, persiste el riesgo de una hiperinflación.

Bajo la consigna de evitar un estallido, ahora el Gobierno presiona por una medida de emergencia, con el único objetivo de atravesar el verano, que será una temporada baja de entrada de dólares para las reservas del Banco Central. 

Inflación caliente

Los principales estudios económicos estimaron que el IPC de octubre se situó por encima del 6,2% de septiembre, que a su vez había marcado un descenso en relación al 7% de agosto.

Algunos funcionarios del gabinete económico habían dejado trascender que la inflación de octubre podría ubicarse algunas décimas por debajo del 6%. "Cinco y algo", afirmaban, entre la ilusión, y un poco de deseo. 

¿Se cumplirá la previsión oficial de un nuevo y marcado descenso? ¿O tendrán razón las consultoras privadas?

A sabiendas de que la situación viene complicada, Sergio Massa endureció su postura frente a las empresas.